La manifestación del 8-M divide a Podemos: Echenique pide ir, pero Montero “obedecerá” a Sanidad

El portavoz aseguró en un primer momento que su partido asistiría a las concentraciones, en contra de la opinión de Sanidad. Desde el PSOE se borran de las manifestaciones por la situación sanitaria e Irene Montero también seguirá las recomendaciones

Thumbnail

La celebración del día de la Mujer, el 8-M, vuelve a dividir al Gobierno de coalición. No por la reivindicación de la necesidad de denunciar la desigualdad que sufren las mujeres y avanzar por el progreso de la igualdad entre hombres y mujeres, que es una bandera clara de ambos partidos, sino por la idoneidad de la celebración de las manifestaciones que están por organizarse de cara a dentro de dos semanas.

Si bien desde Sanidad ayer, la ministra Carolina Darias fue explícita en su recomendación de no celebrar manifestaciones el 8-M e hizo un llamamiento a la “responsabilidad” porque “no ha lugar” y “la situación actual no permite llevar a cabo manifestaciones el 8-M”, tanto desde el ministerio de Igualdad como desde Unidas Podemos, su portavoz Pablo Echenique ha enmendado en un primer momento hoy sus palabras y han refrendado que, sí la comisión 8-M, la encargada de organizar las concentraciones, decide convocar movimientos, el partido las secundará. Una posición que se contrapone con las palabras de la ministra de Sanidad y que posteriormente el partido se ha visto obligado a rectificar y a reconocer que seguirá las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, ha confirmado que su partido irá a las manifestaciones feministas organizadas por el colectivo “si se convocan”. “Unidas Podemos acudirá a las manifestaciones del 8 de marzo si las hay. La decisión de convocarlas o no está en manos de las asociaciones feministas”, ha explicado el diputado de Podemos que ha calificado las palabras de Darias de ser una “recomendación” que es “compatible” con la autorización hecha por la Delegación del Gobierno en Madrid con el límite de 500 personas para esas concentraciones.

Minutos después de las palabras del portavoz en las que daba por seguro la asistencia de Unidas Podemos a las manifestaciones, desde la formación han precisado sus palabras y han matizado su postura. Aseguran que esperarán a conocer si se convocan las concentraciones por parte del colectivo y en qué medida se respetan las medidas sanitarias, y será entonces cuando se decidirá en qué medida estará presente el partido en las mismas. En Unidas Podemos optan así por ser prudentes, una manera en la que también se evita, en esta ocasión, el choque directo con el Gobierno, que ya se ha pronunciado al respecto y ha abogado por evitar manifestaciones.

El Ministerio de Igualdad ha asegurado esta mañana que, ante el próximo 8M, seguirá las recomendaciones de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien ha subrayado que este año “no ha lugar” a las manifestaciones del Día de la Mujer ante la situación epidemiológica del país.

Solo un día antes, la secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, Noelia Vera defendía que en su ministerio “acompañarán como siempre” al colectivo si se decide convocar las concentraciones, aunque pidió que para ello se cumpliera con todas las medidas de seguridad. “Estamos esperando a tener información de ellas -las organizadoras- que son las protagonistas”, respaldó para “atender a las normas de seguridad que pongan”.

El partido enmarca el debate sobre la celebración del 8-M en un cuestionamiento “poco edificante”, en relación a la edición del 8-M de 2020, a escasos días de que el Gobierno decretase el primer estado de alarma por coronavirus. Cree, además, que el debate actual se remonta a “hace un año” cuando se “estigmatizó el 8-M”. “Sobre las manifestaciones de la hostelería no hay debate, pero sobre el 8 de marzo cuestionamos que las mujeres puedan salir a la calle”, lamentan en la formación morada.

El PSOE: “Por responsabilidad, hay que evitar el contagio”

Por su parte desde el PSOE reconocen que todavía no tienen clara su agenda para esos días, pero no se muestran proclives a acudir a movilizaciones masivas, a pesar de que las permita la Delegación del Gobierno de Madrid. “Por responsabilidad hay que evitar situaciones de contagio”, señalan. Fuentes socialistas de la capital cuestionan, no obstante, que “va a ser muy difícil controlar que las medidas se cumplen” y que no se debe crear polémicas que acaben empañando la causa feminista. “Por las mujeres hay que trabajar todos los días”, señalan y ponen el acento en que la movilización debe ser siempre segura y en esta ocasión no está claro que vaya a ser así.

Fuentes de Igualdad del PSOE reseñan la “indiscutible la importancia” que tiene el 8-M para el partido, dado que han sido “pioneros en la lucha de lo derechos de las mujeres”. Desde la formación recuerdan como “todos los años, nuestros compañeros y compañeras se han sumado a las distintas manifestaciones convocadas por el movimiento feminista”, pero ponen el acento en que en esta ocasión y “dada la situación pandémica”, desde el PSOE “se apoyarán las actividades que, sin perder el carácter reivindicativo conlleva esta fecha, sean compatibles con la situación sanitaria”. De lo que trasciende que no participarán en las manifestaciones que puedan convocarse.