Se aplaza hasta el viernes la citación del jefe del Frente Polisario

El juez Pedraz pide a la Policía que compruebe que realmente se encuentra internado en un hospital de Logroño

Fotografía de archivo del líder del Frente Polisario y presidente de la República Arabe Democrática Saharaui (RASD), Brahim Ghali. . EFE/Javier Martín
Fotografía de archivo del líder del Frente Polisario y presidente de la República Arabe Democrática Saharaui (RASD), Brahim Ghali. . EFE/Javier MartínJavier MartínEFE

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha citado para el próximo viernes al jefe del Frente Polisario Brahim Ghali, según han informado a LA RAZÓN fuentes jurídicas. Previamente, ha ordenado comprobar si la persona identificada con este nombre es realmente líder del Frente Polisario. Si es así, será citado el viernes como investigado por la comisión de delitos de detención ilegal y torturas, a raíz de la querella presentada por el bloguero Fadel Breika, un disidente saharaui.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5 no ha rechazado, en principio, interrogar a Ghali, como se afirma desde medios saharauis, sino que, antes de proceder a su citación, ha acordado que se compruebe su verdadera identidad para asegurar que se trata del secretario general del Frente Polisario, ya que, según informó Jeune Afrique, habría sido ingresado bajo la identidad de Mohamed Benbatouche.

Por su parte, la Asociación Saharahui de los Derechos Humanos se ha emitido un comunicado en el que se señala quem” el Brahim Ghali ya ha sido identificado después que la ministra de Asuntos Exteriores en nombre  del Gobierno confirmara su acogida “por razones humanitarias”” el pasado martes; por ello creemos que dicha declaración constituye  suficiente prueba de su identificación”.

Por otro lado, en una providencia del juez Pedraz de fecha de 13 de abril acuerda, atendiendo al informe de Fiscalía, que el 5 y el 7 mayo declaren cinco de los investigados, todos relacionados con el Frente Polisario: Sidahmed El Bellal Hedda, Gali Sidi-Mohamed Adelyelil, Bachir Sayed, Mohamed EL Khalil y Mohamed Salec Abdesamad, tal y como adelantó LA RAZÓN.

Esta citación es consecuencia de que en enero de este mismo año el magistrado decidiera estimar un recurso de la representación del citado activista saharaui con nacionalidad española Fabel Breica. Previamente, en 2020, fue desestimada su querella indicando que la Audiencia Nacional carecía de competencia para la instrucción.

La admisión se produce después de que Breica pusiera de manifiesto que tenía conocimiento de que la residencia de la gran mayoría de los querellados se encontraba en territorio español, pero que no era pública y notoria para evitar poder ser investigados en causas con ésta.

En su auto, Pedraz indica que “la falta de competencia del estado español para conocer de los hechos expuestos en la querella radica única y exclusivamente en la falta de residencia o nacionalidad de los querellados, razón igual por la que estos obstruyen u ocultan la misma”, informa Ep

“Entendemos, dada la entidad de los hechos denunciados, resulta necesario una investigación a fondo respecto de la residencia, estancia o nacionalidad de los querellados en base a facilitar la investigación”, señalaba el magistrado en los razonamientos jurídicos. Así, acordaba librar nuevo oficio a la policía y a la Delegación del Frente Polisario en España para recabar datos.

Breica en su querella contra Brahim Ghali y el resto les acusaba de delitos de detención ilegal, torturas y lesa humanidad. Afirmaba que en abril de 2019 a su llegada a los campamentos de Tinduf fue sometido a amenazas por parte de agentes del Frente Polisario para que abandonara el lugar y fue acusado de traidor.

Tras organizar varios actos contrarios a la línea oficial del Polisario y tras convocar una manifestación, fue detenido por los militares y trasladado a centros de detención indeterminados. Durante ese periodo, dice en la querella, fue sometido a golpes, descargas eléctricas y se le mantuvo con los ojos vendados y con los pies y manos atados.

El juez José De la Mata, que fue quien archivó la querella que posteriormente Pedraz ha vuelto a estimar, dijo en su auto que si bien los hechos denunciados podían ser delitos de detención ilegal y torturas, no encajaban en el de lesa humanidad porque no se aportaba elemento que supusiera una ataque generalizado a la población civil.

Por su parte, ASADESH presentó el pasado mes de abril un escrito en la Audiencia Nacional solicitando la reapertura de la querella presentada contra el secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, que se archivó en octubre del año pasado, así como su detención y su toma de declaración como investigado. En dicho escrito, publicado por este periódico, la asociación informó al Juzgado Central de Instrucción número 5, quien ya estudió la querella presentada, que le constaba que el líder del Frente Polisario entró en España bajo “un nombre falso para evitar problemas con la Justicia española por esta causa”, a través de un “avión medicalizado”. Así, tras facilitar dicho nombre bajo la que Ghali se habría ocultado, ASADESH pidió al juez instructor Santiago Pedraz que ordenara la comprobación de su verdadera identidad y proceda a la “notificación de la querella”.

Asimismo, interesó que se emita una orden de detención y entrega del secretario general del Frente Polisario para que no pueda “eludir la acción de la Justicia internacional” y que se le tome declaración a Ghali “en el hospital de Logroño donde está ingresado”.