Emiliano García-Page cree que conceder los indultos sería el “error más grave de la democracia”

Preocupación en el PSOE por la “incomprensión” de los indultos entre el electorado

Thumbnail

La eventual concesión de los indultos a los líderes del “procés” es una cuestión controvertida dentro y fuera del Partido Socialista, que se reconoce dividido en esta cuestión. Existe preocupación en el seno de la formación por la “incomprensión” que pueda existir en el electorado sobre la aplicación de la medida de gracia a los condenados por el desafío a la legalidad de 2017. Aunque todavía no se ha adoptado la medida, la actitud del Gobierno, recordando que la facultad de decisión recae en el Consejo de Ministros, en respuesta al durísimo informe del Tribunal Supremo que considera los indultos “inaceptables” marcan las primeras reacciones en el seno del PSOE.

En las últimas horas se ha dado un silencio público, roto tímidamente por el presidente de Extremadura, Guillmermo Fernández Vara, que en su cuenta de Twitter aseguró que “resulta evidente que no debe ser indultado quien no quiere serlo, porque no respeta ni cree en las leyes que lo hacen posible”. A él se han ido sumando otras voces.

Entre ellos, los ex presidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, que muestran lo polarizadas que están las posiciones. González defendió en El Hormiguero que “en las condiciones actuales, no lo concedería”, mientras que Zapatero se muestra más posibilista y es “partidario” de la medida de gracia, si con ello se consigue el reencuentro en Cataluña.

También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha rechazado la posibilidad de que el Gobierno indulte a los presos independentistas, considerándolo un “grave error de la democracia”. Más que una medida de gracia, me parecería una enorme desgracia, sinceramente. Hay muchos argumentos jurídicos y políticos para pensar que la hipótesis de un indulto sea uno de los graves errores de la democracia en el caso de que se produzca”, ha destacado García-Page, que ha añadido que desea “de todo corazón” y desde sus convicciones “constitucionales y socialistas” que no se lleve a efecto.

El líder autonómico ha reflexionado sobre el cumplimiento de las resoluciones judiciales y ha recordado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que la sentencia judicial a cuenta del “caso Gürtel”, que sirvió como punto de partida para conformar la moción de censura que le dio el Gobierno, es igual de legítima que el pronunciamiento condenatorio del Tribunal Supremo contra los encausados independentistas.

El presidente de Castilla-La Mancha no comparte el perfil político que se le quiere dar a la medida de gracia porque un mecanismo de ese tipo “no deben tener ni perseguir origen político”. “Los indultos no deben tener perfil político, y menos aún que resulten parecer una transacción. En ningún caso pueden significar una cesión, porque eso es exactamente lo contrario de una medida de gracia que a mí no me hace ninguna gracia, esa es la realidad”, ha abundado.

¿Y si vuelven a las andadas?

En este momento, Page no cree que “una decisión de indulto ayude en el fondo a enfocar el problema de Cataluña”, incluso podría ser “estéril”, porque podría incurrirse en “la muestra de cómo pueden volver a las andadas sin consecuencias”. “¿Se imagina alguien en qué posición quedaría el que toma la decisión de indultar sin garantizarse primero la renuncia expresa a volver a las andadas?”, se ha preguntado García-Page.

“Yo soy del PSOE y mi bandera es la misma que la de todos. Lo último que querría es que el indulto injustificado de alguien que quiere hacer lo mismo sea una condena para la organización de quien sustenta a quien toma la decisión”, ha sentenciado el líder del Ejecutivo autonómico.