Interior se muestra dispuesto a reformar el delito de atentado para proteger mejor a los agentes policiales

Muchas de las agresiones que sufren en manifestaciones y concentraciones quedan impunes

Varios individuos lanzan piedras y otros objetos contra los agentes policiales (AP Photo/Bernat Armangue)
Varios individuos lanzan piedras y otros objetos contra los agentes policiales (AP Photo/Bernat Armangue) FOTO: Bernat Armangue

El Ministerio del Interior está dispuesto a regular, de una manera más efectiva, los supuestos de atentado contra la autoridad pública, que se suelen dar en ataques de manifestante a los agentes en concentraciones ilegales. Se trata de que quienes cometan estos delitos sean convenientemente castigados.

Así se la ha anunciado Interior a la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y al Sindicato Unificado de Policía (SUP) que, el pasado 2 de julio, remitían una propuesta en la que se solicitaba la modificación de la legislación vigente “con el fin de dar una mayor pro a los miembros de los cuerpos policiales, a través del aumento de las penas aplicadas en ilícitos penales de delito de atentado contra agente de la autoridad”.

“Desde el Ministerio del Interior, nos han comunicado que esta acción se valora positivamente en la búsqueda de que la actuación de los efectivos policiales se vea protegida, pues con ello se facilita el desarrollo de sus misiones generales basadas en cumplir y hacer cumplir la ley, en proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y en garantizar la seguridad ciudadana”, señala una nota de ambos sindicatos.

“Desde AUGC y SUP, valoramos positivamente el inicio de lo que entendemos como necesario esta reforma legislativa que permita adecuar los tipos penales ya existentes, recogidos en al artículo 550 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, ofreciendo así una respuesta más adecuada a este tipo de ilícitos penales, siguiendo el modelo de otros países de nuestro entorno europeo”.

Finalmente, anuncian que harán un seguimiento de la iniciativa que, sin duda, ha de culminar con la presentación de un Proyecto de Ley Orgánica.