Los barones del PP tachan de “timo” la Conferencia de Presidentes

Protesta de las comunidades del PP ante la Conferencia de Presidentes de mañana por lo que ven como un privilegio de Sánchez a País Vasco y Cataluña en detrimento de los foros multilaterales

Foto de familia de la última Conferencia de Presidentes del pasado año
Foto de familia de la última Conferencia de Presidentes del pasado añoAlberto RuizEuropa Press

Las alianzas de las que depende el Gobierno de Sánchez han dinamitado desde dentro la Conferencia de Presidentes autonómicos de mañana. Nacionalistas vascos y los independentistas han recibido el premio mayor, el trato bilateral, en paralelo a la reunión del resto de presidentes autonómicos. La consagración de esa España a dos niveles en la que los foros multilaterales han quedado convertidos en una solemne recepción para las fotos, mientras que los repartos a los socios de cabecera se hacen en paralelo.

Los barones del PP tachan de «timo» la cumbre de este viernes, ya no sólo por la falta de agenda y preparación, sino porque el Gobierno de Sánchez no ha disimulado que justo en paralelo el PNV consigue su recompensa, y la de la Generalitat la guardan para el lunes, en una reunión bilateral hecha al servicio de ERC, y a pesar de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, plante a la cumbre autonómica de Salamanca.

Moncloa viste las reuniones multilaterales, como la del Consejo de Política Fiscal y Financiera o la propia Conferencia de Presidentes, pero hasta los barones socialistas critican en privado los gestos a País Vasco y a Cataluña con los que se está rodeando la reunión multilateral. Y eso a pesar de que los barones socialistas deben guardar las formas para entrar con ventaja en el reparto de los fondos.

La Generalitat volvió ayer a acudir a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que se repartían casi 14.000 millones de euros adicionales que se incluyeron en los Presupuestos para 2021. La Generalitat llevaba cuatro años sin acudir a este órgano multilateral, y enmarca esta decisión en que debe estar presente para defender la parte de los fondos que le corresponden. Pero donde se juega de verdad la negociación es en la bilateral que se reunirá el lunes, y en esa negociación paralela a la discusión sobre la independencia y de la que Aragonés confía sacar el «botín», en financiación, competencias o infraestructuras, que le permitan ganar el pulso sobre Junts.

Los de ERC saben que Moncloa está dispuesta a hacer lo que sea necesario para conseguir que se diferencien de Junts y de los de Puigdemont, de tal manera que esto permita al Gobierno de Sánchez justificar otras cesiones como los indultos a los líderes del «procés».

Como calentamiento de la Conferencia de Presidentes, el «lendajari» vasco, Íñigo Urkullu, confirmó ayer que asistirá a la cumbre tras lograr la recaudación de nuevos impuestos y el compromiso de reactivar las transferencias. Sánchez «compra» la presencia de Urkullu en la foto con el resto de presidentes autonómicos con la convocatoria de una reunión mixta del Concierto Económico para concertar la cesión de nuevos impuestos. Urkullu también reclama a Sánchez que refuerce la bilateralidad con ellos.

En este contexto, el resto de presidentes autonómicos tienen cara de «convidados de piedra» en el foro multilateral, aunque el Gobierno confía en que los fondos europeos sirvan para silenciar críticas y plantes. Los barones del PP sí harán frente común, aunque cada uno de ellos defienda los intereses particulares de su territorio. Con Isabel Díaz Ayuso como la lideresa que más empuje ha hecho al Gobierno de Sánchez, los demás barones no se quedarán atrás en sus reclamaciones y críticas a la falta de cogobernanza real. En Génova están coordinando una posición común para la Conferencia de Presidentes, y anticipan que de la reunión de Salamanca no saldrá un acuerdo, si no la confirmación de que el presidente del Gobierno juega con dos barajas, la que usa para sus socios, con cartas marcadas, y la que ofrece al resto de territorios. «La discriminación es evidente. Podían haber disimulado más y dejar las cesiones bilaterales para más adelante. No tiene sentido convocarnos a todos para que el reparto esté ya hecho», sostiene uno de los presidentes autonómicos del PP.

Esto del trato bilateral es ya casi tradición. El año pasado el lendakari también decidió a última hora participar en la Conferencia de Presidentes que se celebró en San Millán de la Cogolla, siguiendo el mismo guion que este año, tras cerrase un acuerdo entre los Ejecutivos central y vasco sobre la senda de déficit de la comunidad autónoma. El presidente de la Generalitat y el «lendakari» sólo han participado de los foros multilaterales, sin exigir contraprestaciones a cambio, en los momentos más duros de la pandemia. Cuando no tenían ninguna capacidad en solitario para hacer frente a la crisis sanitaria del coronavirus.

LA RAZÓN HABLA CON LOS PRESIDENTES AUTONÓMICOS

► Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

«No sabemos cuándo presentar los proyectos»

En su reciente reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamó «soluciones para el país». Espera del Gobierno de España información, transparencia y verdadera cooperación con las comunidades autónomas a la hora de gestionar los fondos europeos para la recuperación. Destaca que «ni siquiera sabemos cómo ni cuándo presentar los proyectos». Además, subraya que tampoco se conoce que figura jurídica regulará los fondos. La presidenta madrileña volverá a recordar que «no es momento de políticas partidistas ni de batallas de poder» y ve «opacidad acerca de la gestión y arbitrariedad a la hora de distribuir los fondos».

► Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha

«La riqueza nacional no se puede trocear»

No tiene dudas de que las prioridades las sigue marcando la pandemia, tanto en el ámbito sanitario como el económico. En el reparto de los fondos se atiene a los criterios objetivos marcados por Bruselas, con especial énfasis en las apuestas por la digitalización y la modernización de nuestra economía o el desarrollo sostenible y de las energías renovables. En cuanto a la financiación autonómica, Page recuerda que es «una cuestión de Estado en mayúsculas, porque España se define como un Estado Autonómico y ni la riqueza nacional se puede trocear ni la financiación se puede decidir al margen de la mesa en la que opinamos y decidimos todas las CC AA».

► Alfonso Fdez. Mañueco, presidente de Castilla y León

«La despoblación debe ser un criterio clave»

«Queremos abordar el plan de recuperación y la lucha contra la despoblación, que debe ser un criterio clave en el reparto de los fondos europeos», destaca. Considera que «los nuevos Fondos Europeos deben dirigirse a vertebrar y reequilibrar España» y por ello «he pedido desde el primer momento la convocatoria de un Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar este asunto». Advierte de que los fondos europeos «deben servir para avanzar en un nuevo modelo, para corregir inercias, cambiar tendencias y afrontar la despoblación y no para pagar peajes de Sánchez». También destacará que la cogobernanza en la gestión de la Covid «tiene que ser diálogo y no imposición».

► Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia

«No es una Conferencia, es una reunión»

«Hay que lamentar que, una vez más, no se haya respetado el reglamento» por lo que «es una reunión convocada por el presidente del Gobierno y no una auténtica Conferencia» y ese «no es un buen comienzo». Feijóo lamenta que en plena quinta ola «sigamos sin herramientas para su gestión» ya que el Gobierno se negó a impulsar una ley para ello. Sobre los fondos Galicia acude con ánimo «constructivo y buscando consensos para que el Gobierno apueste por fin por la cogobernanza». En el reparto de fondos apuesta por que sea «objetivo y dar prioridad a la cohesión social y territorial» y se alegra de que por fin se aborde el reto demográfico siendo Galicia la primera que lo impulsó.

► Iñigo Urkullu, lendakari del País Vasco

«Es necesaria una relación fluida y pactada»

«No es razonable que, ni en plazos se respete, ni haya un orden del día ni haya tenido una interlocución con los presidentes», destacaban desde la lendakaritza. Reprocha «la forma de proceder» del Ejecutivo, que debe tener «una relación fluida, negociada, dialogada, hablada y pactada». En un principio declinó asistir a la cita y envió una carta a Sánchez donde le pedía la mascarilla obligatoria y un marco legal que permita aplicar el toque de queda y limitar el número de personas que pueden participar en reuniones sin depender de los tribunales. Finalmente acudirá a la conferencia tras lograr la convocatoria para hoy de una comisión del Concierto Económico.

► Fernando López Miras, presidente de Murcia

«Hace falta un marco jurídico que dé seguridad»

«Mucho me temo que esta Conferencia de Presidentes volverá a convertirse en un nuevo monólogo de Pedro Sánchez del que sólo saldrá una bonita foto sin diálogo, sin contenidos y sin acuerdos». El presidente murciano critica el hecho de que el Gobierno central delegara la pandemia en las comunidades. «Se ha desentendido de cualquier decisión o actuación» por lo que han tenido que tomar . medidas en solitario. «Necesitamos coordinación, una estrategia nacional y un marco normativo que aporte seguridad jurídica a las comunidades». Cree que el reparto de fondos se debe hacer siguiendo los criterios marcados por la UE: El PIB, tasa de desempleo y población.

► Juanma Moreno, presidente de Andalucía

«Hay que acelerar el ritmo de la vacunación»

«España tiene un problema muy importante con las vacunas. Hay que acelerar el ritmo y para ello hay que plantarse ante quien haga falta y exigir dosis. En Andalucía hemos tenido que frenar el ritmo porque se nos ha reducido de manera drástica el envío de viales». Además, Moreno espera también que en esta reunión «el presidente del Gobierno nos aclare por fin qué va a hacer con los fondos, porque la incertidumbre es muy grande» y pide pasar de «las musas, al teatro» y concretar cosas: cuántos fondos va a tener cada comunidad, cuándo los vamos a recibir, qué proyectos se van a priorizar. Sobre financiación, Andalucía exige el mismo trato que se da a Cataluña.

► Javier Lambán, presidente de Aragón

«Hay que hablar de la España abandonada»

La Conferencia de Presidentes tendrá como puntos del día la gestión de fondos europeos y el reto demográfico, una «pésima denominación» esta última, que el presidente de Aragón prefiere renombrar como «España abandonada». Lambán cree que los fondos europeos deben servir «reequilibrar las oportunidades y potencias económicas de todas las CC AA». «Hay quien tiene una prevención respecto a que puedan ir a Cataluña y País Vasco, que son las que han recibido mayores aportaciones y atenciones por parte del Estado, pero ha llegado la hora de las CC AA que conformamos el resto de España en base a la unidad del país», señala.

► Ximo Puig, presidente de Valencia

«Digitalización y transición energética»

«El objetivo de la Generalitat es aprovechar al máximo esta oportunidad histórica y conseguir el uso más eficiente de los fondos para conseguir los tres objetivos que marca la estrategia de la Comisión Europea: la resiliencia, la digitalización y la transición energética». Considera que deben haber dos objetivos fundamentales en el reparto: uno vinculado a la población y otro a la capacidad de gestionar estos fondos mediante proyectos concretos. La gestión de la pandemia se ha realizado desde un marco de cogobernanza completamente novedoso y cree que «no se trata tanto de crear nueva legislación si no de ejecutar con todo el rigor y corresponsabilidad la que ya existe».

► Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura

«Hay que articular una ley de pandemias»

El presidente extremeño huye de la crispación partidista y prefiere que el cónclave del próximo viernes se base en «compartir preocupaciones y soluciones», porque «no se trata de repartir fondos, sino de trabajar juntos por un país más próspero, más justo, más solidario y que piense más en sus ciudadanos». El objetivo de Extremadura es que el maná europeo se vehicule para que «lleguemos todos a esta nueva revolución industrial, verde y digital con las mismas oportunidades». Sobre la crisis sanitaria, Vara apuesta por «articular una ley de pandemias» en el futuro, pero «cuando no estemos inmersos en ella porque hay mucho desenfoque».

► Concha Andreu, Presidenta de La Rioja

«Aprovecharemos nuestras ventajas comparativas»

La Rioja acude a la reunión del viernes con «ganas de escuchar, dialogar y acordar». En cuanto a los criterios para el reparto de fondos se remiten a los ya establecidos por la Comisión Europea, aunque existen varias «líneas dirigidas a sectores especialmente afectados por la crisis para compensar los daños ocasionados por la pandemia». La prioridad de Andreu es «impulsar la modernización de La Rioja y transformarla desde el punto de vista social y económico, aprovechando nuestras ventajas comparativas», en el terreno de la sostenibilidad, y la transformación verde y digital, enfocado al sector del vino, en el que son punteros a nivel internacional.

► Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias

«Debe haber trato favorable a los más damnificados»

Canarias defenderá que, del mismo modo que apoyó que los fondos económicos por las consecuencias de la Covid durante la pandemia se repartieran teniendo en cuenta las camas ocupadas, personas en la UCI o test PCR realizados, ahora, «cuando estamos hablando de la recuperación económica, debe haber un trato diferencial favorable a aquellos que han tenido un daño económico». Una filosofía que, en su opinión es «idéntica» a la que se utilizó en Europa para repartir los fondos a los distintos países, por los que España recibió más dinero que otros». «Canarias es objetivamente la comunidad que ha tenido un mayor daño socioeconómico por la pandemia».

► Francina Armengol, presidenta de Baleares

«Los fondos deben ir a las CC AA que más han sufrido»

Baleares concibe los fondos europeos como una «palanca de cambio y transformación de nuestro modelo económico» para paliar la excesiva dependencia del turismo. Una camino que la región ya había comenzado, pero que la pandemia ha puesto de relieve que se debe «acelerar». Armengol defiende un reparto de los fondos que tenga en cuenta a los territorios que «más han sufrido el impacto de la pandemia». «El reparto de los fondos debería ser estratégico y beneficiar a aquellos territorios que los necesitan más». En cuanto a la crisis sanitaria, la región quiere que se implemente un pasaporte de acceso a actividades sociales, culturales o deportivas.

► María Chivite, presidenta de Navarra

«Importa más la gestión, que el reparto de fondos»

Navarra no quiere entrar en el debate establecido por otros territorios sobre los criterios de reparto de los fondos, porque sostienen que «mas allá del volumen de dinero que se perciba, el problema va a ser la ejecución de los fondos, tener la capacidad de gestión de esos fondos». Por lo tanto, consideran que es un «debate equivocado» entrar en el «cuánto me toca a mí», sino que hay que enfocarse en ver cómo podemos estructurar unas cadenas para vehicular ese dinero. «No creo que un discurso de enfrentamiento entre españoles nos vaya a ayudar a gestionar mejor», aseguran desde Navarra, donde también se muestran partidarios de articular una ley de pandemias.

► Adrián Barbón, presidente de Asturias

«Los fondos son prioritarios para la reactivación»

El presidente asturiano está dispuesto a «abordar todos los asuntos que se planteen», pero cree que son tres las cuestiones prioritarias: «La superación definitiva de la pandemia; la reactivación económica, ligada al buen uso de los fondos europeos y el desafío demográfico, que requiere un planteamiento de Estado. Barbón apuesta por que los fondos se utilicen para «modernizar la economía, consolidar la industria, fomentar el desarrollo científico y tecnológico y crear trabajo». En cuanto a la pandemia, cree que «hace falta voluntad política de coordinación y entendimiento» y que, «sinceramente, me temo que algunas comunidades tenemos más voluntad de acuerdo que otras».

► Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria

«Faltan medios para dar respuesta al virus»

«Yo defenderé los proyectos planteados por Cantabria, imprescindibles para revertir los efectos de la crisis provocada por la Covid, ya que hablamos de actuaciones para promover la fortaleza empresarial, impulsar el potencial de grandes activos como el puerto de Santander y luchar contra el despoblamiento. Sobre los criterios que deben guiar la reforma de la financiación autonómica subraya que «no deben ser los criterios poblacionales». Además, advierte de que el sistema de financiación «no puede ser el resultado de una negociación bilateral». También subraya que «las comunidades no contamos con los medios necesarios para dar respuesta a la evolución del virus».

► Eduardo Castro, presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla

«Trasladaré mi preocupación por la frontera»

«Entre mis preocupaciones que quiero trasladar están, sin duda, la situación migratoria y de frontera; las relaciones con Marruecos, los últimos episodios de salto a la valla o la situación de los menores extranjeros no acompañados que están bajo nuestra tutela y los que ya no lo están porque han cumplido la mayoría de edad, pero siguen en Melilla». También se interesará por el Plan Estratégico diseñado por el Gobierno para las dos Ciudades Autónomas, «porque es de vital importancia para nuestro desarrollo más inmediato».

En cuanto al reparto de fondos destaca que espera contribuya a reforzar el potencial de crecimiento de Melilla y sus proyectos.

► Pere Aragonès, presidente de Cataluña

«Priorizamos las relaciones bilaterales»

«No hay orden del día ni nadie nos ha llamado para los trabajos previos». Con estas palabras, Pere Aragonès critica el planteamiento del Gobierno y rechaza acudir a la conferencia –será el único líder autonómico que no acuda–ya que considera que, por el propio formato de la reunión, no tendrá mucho margen para decidir. «En el Govern priorizamos las relaciones bilaterales con el Estado para resolver los problemas del día a día. En los órganos multilaterales, si se va a trabajar y con capacidad de codecisión, estaremos», afirma, quien defiende que los fondos europeos se cogestionen desde Cataluña y rechaza negociar el sistema de financiación porque lo ve «inviable».