Sánchez: “Este Gobierno va a poner todos los medios para acabar con los delitos de odio”

El Gobierno prepara el Segundo Plan de Acción contra los Delitos de Odio 2022-2024

Thumbnail

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha iniciado hoy su intervención ante los grupos parlamentarios del PSOE en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo, expresando su “solidaridad y la de todos con quienes sufren delitos de odio”. Unos delitos que, según el jefe del Ejecutivo, “la amplia mayoría de la ciudadanía no comparte ni representan a España”, porque “España es el país más tolerante con la diferencia y exigente con la igualdad”. En el Ejecutivo consideran “preocupantes” las dinámicas que estamos viendo en la actualidad, con agresiones homófobas de extrema gravedad, que incluso causaron la muerte de Samuel Luiz el pasado mes de julio en A Coruña.

Frente a esta realidad, los socialistas se posicionan como un “muro contra la intolerancia, un valladar contra la desigualdad”. Sánchez ha sacado pecho y ha reivindicado la gestión de su partido, haciendo un repaso a las leyes que ha promovido el PSOE desde la Moncloa y ha advertido de que “no habrá otra vez armarios, sino un gobierno comprometido con la diversidad y que ponga todos los medios para acabar con los delitos de odio”. En el Ejecutivo pugnan por liderar la bandera del colectivo LGTBi frente a la derecha, pero también frente a sus socios de Unidas Podemos.

Sánchez presidirá este viernes la comisión de seguimient contra los delitos de odio. Un foro que se reúne con cierta asiduidad, la última vez en el mes de julio, pero que no había estado hasta ahora presidida por el jefe del Ejecutivo. El objetivo de la reunión es «analizar» la situación y «activar nuevos mecanismos» contra este tipo de agresiones y hechos. Ahora se busca la conveniencia de la foto con Sánchez al frente de la reunión para lanzar un mensaje de acción.

Desde el Gobierno señalan que en esta reunión se avanzará en la preparación del Segundo Plan de Acción contra los Delitos de Odio 2022-2024, con el objetivo de “actualizar los delitos de odio y adoptar cambios pertinentes para que aquellos grupos que quieren devolver el odio a la calle, no puedan hacerlo”. El que está en vigor en la actualidad se aprobó en 2019.

En paralelo, Sánchez consideró que “nos falta una pieza” en esta apuesta por defender la diversidad y es culminar la tramitación de la Ley de igualdad de trato y no discriminación o “Ley Zerolo”, por lo que el presidente pidió públicamente que se acelere para poder ver resultados en este periodo de sesiones. La citada ley que “venía a incidir en este tipo de actitudes para evitarlas” generó polémica en trámite parlamentario. Contó con el voto en contra de Vox y con la abstención del PP y de Podemos. Los socios de coalición no la avalaron en plena pugna interna por la “ley trans”, porque los socialistas la presentaron sin avisarles, contraviniendo el acuerdo de coalición.