Las Fuerzas marroquíes evitan un nuevo salto al vallado de Melilla

Se trataba de un grupo de 800 de los 3.500 que se encuentran cerca de la frontera española

Imáagenes del salto del vallado de ayer jueves. EFE/ Paqui Sánchez
Imáagenes del salto del vallado de ayer jueves. EFE/ Paqui Sánchez FOTO: Paqui Sánchez EFE

La actuación, o supuesta pasividad, de las fuerzas marroquíes que custodian la frontera con Melilla está siendo objeto de controversia. Lo cierto, como viene informando LA RAZÓN, es que las unidades que están sobre el terreno colaboran. en la medida de lo posible, en frenar los saltos del vallado, lo que no siempre consiguen, según han confirmado a este periódico fuentes de la Ciudad Autónoma. Las unidades magrebíes sí utilizan material antidisturbios y llegan a enfrentamjentoa a pedradas con los inmigrantes.

Esta misma mañana, a las 10.00 horas de hoy, la Comandancia de la Guardia Civil ha observado un grupo de inmigrantes (unos 800), que, a “pesar de encontrase a distancia del perímetro fronterizo, se acercaban hacia el vallado, por lo que se ha activado el protocolo anti-intrusión. Gracias a la efectiva coordinación y colaboración de las Fuerzas de Seguridad marroquíes con la Comandancia de la Guardia Civil, se ha logrado contener el avance y desactivar el intento de aproximación”, informa la Delegación del Gobierno.

La colaboración entre unidades de ambos lado de la frontera se mantiene y, según las citadas fuentes, el elevado número de inmigrantes que pretenden entrar en España hace poco menos que imposible contenerlos a todos. Según ha podido saber este periódico, se ha habilitado un campamento cerca de Nador a donde son conducidos en autobuses los que son detenidos, con el fin de tomarles la filiación y expulsarles a sus países de origen.

Otra cosa es el malestar existente en rabat por la reciente entrevista del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el lider del Frente Polisario, Brahim Ghali, en Bruselas. Pero, de momento, no se ha traducido en una minoración de la colaboración contra la inmigración ilegal sin que se pueda descartar algún tipo de queja por dicha reunión.