La Fiscalía eliminó del archivo del «caso Stampa» párrafos que exculpaban al fiscal Anticorrupción

El Fiscal Superior de Madrid cambió de versión en el decreto en un lapso de tres días y del documento desaparecieron 5 páginas con argumentos en favor de Stampa

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el acto conmemorativo del "40º Aniversario de la aprobación del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal" en Bilbao
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el acto conmemorativo del "40º Aniversario de la aprobación del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal" en Bilbao FOTO: H. BILBAO-EUROPA PRESS H. BILBAO-EUROPA PRESS

Martes 2 de febrero de 2021: «Buenos días Álvaro [fiscal jefe de la Secretaría Técnica y mano derecha de Dolores Delgado]. Te envío el decreto de archivo de las Diligencias de Investigación [del «caso Stampa»] seguidas en esta Fiscalía. Ha sido determinante el oficio del [del letrado de la Audiencia Nacional] en el que informa que el chat no está incorporado a las actuaciones y tan solo constan alusiones al respecto. Un abrazo», firma un correo el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid, Jesús Caballero Klink, adjuntando un archivo de 15 páginas.

Correos de la Fiscalía
Correos de la Fiscalía FOTO: Foto La Razón

Jueves 4 de febrero de 2021: «Buenas tardes Álvaro. Te envío el decreto que he elaborado. Creo que es más concreto y preciso. Muchas gracias y un abrazo.», mismo firmante que el anterior y un archivo adjunto, esta vez de 10 páginas.

Correos de la Fiscalía
Correos de la Fiscalía FOTO: foto La Razón

Unos días más tarde -el 16 de febrero y con una nueva versión- termina la investigación al que fuera fiscal Anticorrupción del «caso Villarejo», Ignacio Stampa, y a quien no le fue renovada la plaza en medio del escándalo por estas indagaciones para determinar si durante su trabajo había cometido un delito de revelación de secretos. El caso acabó en archivo, pero por el camino y en dos días el decreto que lo acordaba perdió cinco páginas. Lo que ocurrió en medio difiere según las versiones: unas fuentes señalan que las «sugerencias» que el fiscal jefe de la Secretaría Técnica, Álvaro García Ortiz, había realizado a lo largo de la instrucción motivaron a Klink a cambiar el escrito, mientras que fuentes de la Fiscalía General del Estado puntualizan que la decisión fue únicamente del fiscal jefe de Madrid y que se hizo para que el decreto final no fuera «largo y farragoso».

En todo el «largo» que se perdió había declaraciones al detalle como la del compañero de Stampa, el también fiscal Anticorrupción Miguel Serrano. «Que nunca se dio o se proporcionó a los abogados de la acusación popular, dato o información sensible de la causa principal o de las piezas, cuando las mismas estaban declaradas secretas, y a la pregunta de si conocía o existía una relación especial o íntima entre Marta Flor [abogada de Podemos y persona a la que supuestamente Stampa había filtrado] y su compañero Stampa, manifestó en primer lugar que él no es quien para preguntar sobre las relaciones personales de nadie [..]y que fue este mismo quien por razones de lealtad al declarante le desmintió tajantemente haber tenido en ningún momento una relación».

Este párrafo en boca de Serrano y que es parte crucial para rebatir la versión por la que se abrieron diligencias fue suprimido del decreto de archivo que se limita a refundir varios testimonios en un párrafo: «Los fiscales Stampa y Serrano y los abogados Nuñez y Gámez [los dos de la formación morada] niegan categóricamente que se diera ningún tipo de información declarada secreta por parte de los fiscales».

Tampoco se incluyó de forma amplia la versión que la propia Marta Flor dio del asunto. «Negó categóricamente la existencia de relación sentimental y/o íntima con el Sr. Stampa, así como la veracidad de los ‘comentarios’ que parece que se han vertido respecto de ella». Asimismo, se eliminó la versión larga de la declaración del otro abogado de Podemos Alejandro Gámez. «Manifestó también que de 44 peticiones instadas en la causa por la acusación popular, la Fiscalía únicamente en tres supuestos avaló lo interesado por aquella, oponiéndose o no contestando en las restantes».

Ni huellas, ni indicios, ni sospechas

Todos estos matices no se expusieron en el decreto final que llegó a la misma conclusión: «No cabe apreciar indicios que avalen [...] la existencia de un delito de revelación de secretos» y por tanto se acuerda el archivo. Sin embargo las frases con las que se da ‘carpetazo’ al caso cambian de forma sustancial sin que en esos dos días se practicasen nuevas diligencias ni se produjera ningún cambio en la investigación.

El 1 de febrero (en el correo remitido el 2 de febrero) Klink decía: «Del resultado de la actividad investigadora desplegada en las presentes diligencias de investigación y consideraciones que hemos desarrollado a lo largo del informe, no cabe apreciar huella alguna de indicios ni tan siquiera de sospechas que avalen la pretensión de los denunciantes».

Escrito del Fiscal superior sobre el caso Stampa
Escrito del Fiscal superior sobre el caso Stampa FOTO: La Razón (Custom Credit)

El 4 de febrero la frase cambia: «Del resultado de la actividad investigadora desplegada en las presentes diligencias de investigación y consideraciones que hemos desarrollado a lo largo del informe, no cabe apreciar indicios que avalen la pretensión de los denunciantes». Dejando por fuera del decreto toda la contundencia con la que en un inicio el fiscal jefe de Madrid tenía pensado archivar. Klink hurtó así al expediente de Stampa de todos los relatos pormenorizados que defendían su actuación y de frases de peso para el archivo como que ni siquiera existieron sospechas.

Escrito del Fiscal superior sobre el caso Stampa
Escrito del Fiscal superior sobre el caso Stampa FOTO: La Razón (Custom Credit)

La versión del 1 y del 4 de febrero tampoco fueron las definitivas, a pesar de que Klink ya parecía dar por cerrado el asunto. No fue hasta el 16 de ese mismo mes cuando realmente se dio por finiquitado, fecha que se le dio al archivo definitivo. El fiscal Stampa considera -y así lo mostró en su recurso ante el Ministerio de Justicia a quien pide una indemnización- que fue un tiempo para dejar pasar un nuevo Consejo Fiscal en el que se repartían nuevas plazas y él podía solicitar la de la Fiscalía Europea. Sumando a estas tres versiones (la de los correos de los días 2 y 4 de febrero, más la final del día 16 de ese mes), el intento que ya se había producido en octubre de 2020 y que se quedó en un borrador porque el fiscal jefe de la Secretaría Técnica solicitó que se practicaran nuevas diligencias, son en total 4 cambios en el decreto de archivo.

Esta información llega en medio de la polémica que, de nuevo, está generando la documental que ha ido saliendo sobre el caso que terminó por apartar a Stampa del procedimiento que se seguía en la Audiencia Nacional sobre el comisario Villarejo. Dos de las tres asociaciones de fiscales han pedido la dimisión de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, después de conocer el contenido de unas comunicaciones internas de la Fiscalía que revelan que ella sí estuvo enterada de la investigación al fiscal Ignacio Stampa mientras estaba en curso. Un extremo que Delgado siempre ha negado, pero que contradice un informe dirigido directamente a ella.