Pablo Casado apoya en Quito y Bogotá a Lasso y Duque

Tras su relevo en el PP, no ha vuelto a participar en actos públicos y se ha mantenido en un discreto silencio.

Pablo Casado con el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso.
Pablo Casado con el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso.

Han pasado ya tres meses desde que, el que fuera líder del PP, Pablo Casado dejara la primera línea de la política tras un congreso nacional extraordinario en el que fue elegido como su sucesor, Alberto Núñez Feijóo. Su salida fue precipitada, y «obligada», después de que todos sus leales le dieran, en escalada, la espalda por no haber sabido liderar una de las mayores crisis del PP como se esperaba.

En el cónclave de Sevilla, Casado se despidió anunciando que dejaba su escaño en el Congreso de los Diputados y todas las responsabilidades del partido. Feijóo, le había ofrecido incluso poder continuar con alguna responsabilidad, pero el exlíder del PP declinó el ofrecimiento. «Me voy, pero volveré para todo lo que necesitéis, para apoyar a este gran proyecto para España y a quien hoy recoge el testigo», dijo entonces garantizando que sería «el primero en respaldar a un buen gestor, un buen político y un buen amigo». «Podrás contar conmigo siempre, esté donde esté, mientras pueda ser útil» y al tiempo que se alegró de que vaya a contar con personas de su equipo.

Después de esta despedida, Casado se retiró del foco mediático y ha evitado que se hable más de él mientras trataba de recuperar la «normalidad» tras el impacto emocional que supuso su caída al tiempo que encauza su futuro profesional. Muchos se preguntan: ¿Dónde está Pablo Casado ahora? ¿A qué se ha dedicado tras su marcha de la primera línea política?

Según ha podido conocer LA RAZÓN por fuentes gubernamentales, el expresidente del Partido Popular viajó a Ecuador y Colombia, donde fue recibido por los presidentes Guillermo Lasso a quien visitó para respaldar su gestión tras los graves disturbios en Quito y a Iván Duque con motivo del cambio de gobierno colombiano.

Su último viaje a Latinoamérica fue el pasado mes de diciembre para visitar a los presidentes de Chile, Uruguay y Paraguay y al ex presidente Macri en Argentina, antes de que saltara la crisis del PP en febrero y que se llevó por delante su liderazgo.

Entonces, Casado lanzó una propuesta para ampliar la OTAN integrando a varias naciones iberoamericanas. Lo denominó la creación de una «Alianza por la Libertad» que abarcara a toda la región iberoamericana y sirviera como «un sólido dique de contención ante la marea populista». El entonces líder del PP había propuesto también en Berlín la ampliación de la Alianza transatlántica a otras potencias, como por ejemplo Japón, Australia e India. De hecho, en la cumbre de Madrid tanto Australia como Japón asistieron como invitados.

Desde su marcha, el exlíder del PP no ha vuelto a participar en actos públicos ni a hacer declaraciones ya que no ha querido influir en el nuevo rumbo del partido y tampoco es de los que les guste el papel de «jarrón chino» y ha preferido quedarse, como dijo, al margen, salvo que requieran de su presencia, porque, como ya indicó en el cónclave de Sevilla, apoyará a Feijóo para que llegue a La Moncloa.

Pablo Casado con el presidente de Bogotá, Iván Duque.
Pablo Casado con el presidente de Bogotá, Iván Duque.

Casado, a lo largo de toda su trayectoria política ha destacado por su interés por los temas internacionales y siempre ha estado muy presente en la defensa de la libertad en países como en Cuba o Venezuela donde siempre ha mostrado públicamente su apoyo a la disidencia. También incluyó al padre de Leopoldo López Gil, padre del líder opositor venezolano, como eurodiputado del PP como una forma de dar más visibilidad y voz en Europa a la situación real de ambos países latinoamericanos.

El que fuera líder del PP, en su etapa como asistente personal del presidente de FAES, José María Aznar viajó por todo el mundo y absorbió los conocimientos y la importancia de las relaciones internacionales. Siempre se ha dicho que, a buen seguro, el futuro profesional de Casado estaría en el ámbito internacional ya que, además, habla perfectamente inglés y francés.

Según publica el Ideal, el exlíder del Partido Popular, Pablo Casado se ha dejado ver este fin de semana por Úbeda donde se ha hospedado en uno de los establecimientos del casco histórico. El exlíder del PP aprovechó este primer fin de semana de julio para descubrir los encantos de la ciudad patrimonial junto a su familia y se le pudo conversar con los ubetenses que se acercaron a él para saludarlo.