Llegan cerca de 800 inmigrantes a las costas españolas en 72 horas

Desde el viernes se han multiplicado los rescates, sobre todo en Canarias, donde más pateras se han interceptado

Una patera rescatada en alta mar por la Guardamar Polimia y trasladada al muelle de Puerto del Rosario
Una patera rescatada en alta mar por la Guardamar Polimia y trasladada al muelle de Puerto del Rosario FOTO: Carlos de Saá EFE

La llegada de pateras a distintos puntos del litoral español se ha descontrolado este fin de semana. El buen tiempo, la mar en calma y la luna llena propiciaron que en las útimas 72 horas cerca de 800 personas hayan llegado en pateras, embarcaciones motorizadas o neumáticas y hasta motos de agua a las costas españolas de forma clandestina. En total, desde el viernes han sido interceptadas al menos 22 embarcaciones con destino Almería, Murcia, Mallorca, Fuerteventura, Lanzarote, Ceuta, y Cádiz, según los datos recopilados por LA RAZÓN.

El rescate más complicado se vivió en las costas de Lanzarote el pasado viernes, cuando los servicios de emergencia rescataron a un total de 392 personas a bordo de ocho embarcaciones en aguas próximas a las Islas y fueron necesarios dos helicópteros, así como la colaboración de varias embarcaciones mercantes que se encontraban en las inmediaciones de la zona de rescate. Todas ellas arribaron desde distintos puntos del continente africano, aunque en el camino perdió la vida una niña de siete años, según relató su madre al llegar al muelle. Al parecer, las fuertes olas explicarían la caída de varios tripulantes al agua. De hecho, varios de ellos fueron rescatados por un helicóptero, entre los que se encontraba otro pequeño que necesitó reanimación al llegar al hospital.

Al día siguiente, el sábado, al menos 170 personas fueron rescatadas en siete embarcaciones. De nuevo, gran parte de la presión migratoria se situó en las Islas Canarias, en concreto en la isla de Lanzarote–donde el presidente Pedro Sánchez pasa unos días de descanso–. Más de cien personas fueron interceptadas cerca de esa última isla, a bordo de dos embarcaciones. Las casi 500 personas que llegaron hasta Lanzarote en solo dos días están poniendo en tensión sus recursos de acogida. No en vano, el Centro de Atención Temporal de Inmigrantes (CATE), en el que las personas pueden estar retenidas hasta 72 horas, contó con una capacidad inicial de 200 plazas cuando el Ministerio del Interior lo levantó en la capital lanzaroteña en octubre de 2021 para hacer frente a la avalancha de llegadas a través de la ruta Atlántica. También en la jornada de ayer, otras cuatro embarcaciones con al menos 153 personas arribaron a distintos puntos de Fuerteventura y Lanzarote. De este modo, alrededor de 650 personas alcanzaron España a través de la ruta Atlántica, que sigue siendo la que más llegadas ha experimentado en lo que va de año, según los datos del Ministerio de Interior. La última patera logró alcanzar las playas de Lanzarote en la tarde de ayer con 36 personas a bordo, entre ellas dos menores de edad.

Por otro lado, Salvamento Marítimo y la Guardia Civil interceptaron en aguas de la Región de Murcia dos pateras con 16 inmigrantes, una de ellas conocida como «patera taxi». En una de las embarcaciones viajaban marroquíes, mientras que en la otra lo hacían argelinos. Según los expertos en migración consultados por LA RAZÓN, se está detectando un aumento en la ruta argelina durante las últimas semanas. De hecho, en las costas de Mallorca fueron rescatadas 53 personas entre el sábado y el domingo. El sábado llegaron tres embarcaciones –dos de ellas de manera casi simultánea a última hora de la tarde– y el domingo, otra. Todos ellos magrebíes. Otro de los rescates más llamativos se produjo en Ceuta, donde once menores marroquíes, uno de ellos de tan solo 6 años, fueron rescatados cuando pretendía llegar a la Península usando palos como remos y con uno de los jóvenes enganchado en la popa de la embarcación.

La costa andaluza y murciana también fueron testigos de las llegadas clandestinas de decenas de personas. Murcia, Almería y Cádiz fueron los puertos a los que arribaron. Entre los datos llamativos en estos puntos hay que destacar el uso de motos de agua, una práctica cada vez más habitual con la llegada del verano. Fuentes de Ep señalaron que frente a la costa de Almería, un vehículo estaba a la deriva por lo que fue necesario que Salvamento Marítimo se acercara hasta la embarcación para escoltarles. A bordo viajaban tres varones de origen magrebí, lo que confirmaría el impulso de esta ruta, a raíz de la suspensión del Tratado de Amistad con Argelia que puso fin a la colaboración entre Madrid y Argel en materia migratoria. Aunque la mayoría de las 750 personas que llegaron este fin de semana son varones jóvenes, sí que se ha detectado un importante incremento de la presencia de mujeres con menores de edad.

A espera de la actualización de los datos quincenales del Ministerio de Interior –entre hoy y mañana– la llegadas irregulares han crecido un 3,3% respecto a 2021. Las Islas Canarias siguen siendo la principal ruta de llegada de los flujos migratorios, aunque, entre las que experimentan mayores incrementos a día de hoy está la balear o argelina, que ha crecido un 45%, respecto a 2021.