La primera mujer piloto de Eurofighter de España se estrena en una misión con la OTAN

La teniente Elena Gutiérrez se ha desplegado con el Ala 11 en Bulgaria para proteger el espacio aéreo aliado

La teniente Elena Gutiérrez en uno de los Eurofighter del Ala 11
La teniente Elena Gutiérrez en uno de los Eurofighter del Ala 11 FOTO: Kiko Hurtado

Hace poco más de un año, la teniente Elena Gutiérrez se convirtió en la primera mujer piloto de Eurofighter en el Ejército del Aire. Unos meses antes ya había sido la primera en volar en solitario este moderno avión de combate, pero desde el verano de 2021 pasó a formar parte oficialmente del Ala 11, con base en Morón de la Frontera (Sevilla). Y ahora ha dado un paso más en una carrera llena de hitos al estrenarse en una misión internacional, en concreto, en la Policía Aérea Reforzada (eAP) de la OTAN en el área del Mar Negro, en Bulgaria, donde España ha desplegado un nuevo destacamento de aviones de combate para proteger el espacio aéreo aliado ante las amenazas de Rusia.

Con motivo de ese hito, LA RAZÓN mantuvo un encuentro con ella en la base sevillana hace justo un año, cuando dejó claro que “pilotar un Eurofighter no lo hace cualquiera, da igual que seas hombre o mujer”. Y al mismo tiempo avisaba de que estaba preparada para cualquier tipo de misión: “El fin para el que te estás preparando es para si el día de mañana tienes que ir a la guerra”, decía entonces.

Pese a su juventud, apenas 26 años, la teniente Gutiérrez lleva muchos años preparándose y formándose. Incluso después de alcanzar ese puesto en el Ala 11 seguía su instrucción para su siguiente hito: formar parte de los equipos de reacción rápida (QRA, por sus siglas en inglés). Se trata de los pilotos y aviones que están en alerta preparados para despegar en menos de 15 minutos para interceptar cualquier aeronave sospechosa que pueda suponer una amenaza.

Y eso es lo que hará las próximas semanas en la base de Bezmer (Bulgaria) junto a sus 150 compañeros de destacamento y los seis Eurofighter desplegados, trabajando codo con codo con los aviones de combate búlgaros hasta el próximo 2 de diciembre, tal y como confirman fuentes del Ejército del Aire. El lunes comenzó esta nueva misión de Policía Aérea de la OTAN para la Fuerza Aérea española, que este año habrá realizado un total de cinco despliegues de este tipo: dos en el Báltico, dos en Bulgaria y uno en Rumanía que empieza el próximo mes.

Su padre, piloto de F-18

De familia militar (su padre pilotaba un F-18 en la base aérea de Zaragoza), a esta aviadora le llegó la vocación por el mundo castrense cuando cursaba primero de Bachillerato. Desechó su idea de ser profesora y se metió de lleno, tras consultar a otras pioneras de las Fuerzas Armadas, en el Ejército del Aire con la vista puesta en los aviones de combate.

Paso a paso superó un duro camino que incluía cinco años de intensa y exigente preparación que compaginaba con la Universidad. Superó cuatro años en la Academia General del Aire de San Javier (volando primero una avioneta de hélice y, después, el ya dado de baja C-101) mientras estudiaba Ingeniería en Organización Industrial. El quinto año se trasladó a Talavera la Real (Badajoz) para iniciar en el Ala 23 el curso de caza y ataque, superando su “suelta” (volar por primera vez en solitario un Eurofighter) en diciembre de 2020.

Tras un último curso para convertirse oficialmente en piloto, en verano de 2021 certificó su Aptitud para el Combate Limitado (LCR, por sus siglas en inglés) e ingresó en el 111 Escuadrón del Ala 11. Toda una preparación que ahora tendrá que poner a prueba en la que es su primera misión internacional, para la que, como dijo en su día a este periódico, “has de estar capacitado al 200%”.