MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
01:20
Actualizado
  • 1

Escrache a Casado por rechazar los homenajes a etarras

El presidente del PP recibió insultos de «terrorista» en su visita a Vitoria. Coincidió con la celebración en una herriko taberna de Lasarte de la excarcelación ayer de Santi Potros

  • El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso (d), pone al presidente de los populares, Pablo Casado, el pañuelo festivo durante la visita de ésta a Vitoria. Foto: Efe
    El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso (d), pone al presidente de los populares, Pablo Casado, el pañuelo festivo durante la visita de ésta a Vitoria. Foto: Efe

Tiempo de lectura 4 min.

06 de agosto de 2018. 05:26h

Comentada
C.S. Macías 5/8/2018

Segundo escrache abertzale a Pablo Casado. Primero fue en Sanfermines, en la plaza del ayuntamiento de Pamplona durante la campaña para la sucesión de Rajoy cuando se disponía a hablar ante los medios de comunicación. Ayer, se volvió a repetir la misma secuencia de acoso proetarra, pero esta vez a un Casado ya líder del PP. Aunque en el de las fiestas vitorianas no llegaron a veinte, los miembros de la izquierda abertzale, tras enterarse de la convocatoria de medios del presidente del PP y de que haría declaraciones en la Plaza de Correos, sede del ayuntamiento de Vitoria, acudieron para increparlo. Venían de la plaza de España que está al lado, donde a esa misma hora se realizaba un homenaje a la ikurriña. Muchos de ellos vestían el traje de blusa, el tradicional de Vitoria.

Pero los abucheos no consiguieron silenciar las palabras del líder del PP –que era aplaudido por los populares vascos que le rodearon– reclamando al Gobierno que «extreme las precauciones» para evitar que se celebren homenajes o «actos de enaltecimiento» a sanguinarios terroristas como Santi Potros que ayer fue excarcelado tras pasar 31 años en la cárcel (aunque fue condenado a 3.000 años) por más de 40 asesinatos. Hubo también lanzamiento de insultos con alusiones a su máster, o gritos de «que se vayan», «españoles», «terrorista», «fuera», «no os importamos», o «hijos de puta». Ante el acoso abertzale Casado aseguró que es necesario «recuperar la convivencia y la concordia», frente a aquellos que representan una «minoría radical» y «quieren que no podamos hablar en el País Vasco de lo que les interesa a los españoles».

Casado, que estuvo acompañado por el presidente del PP, Alfonso Alonso con el que se le vio en «buena sintonía», y otros dirigentes populares como Javier Maroto, Iñaki Oyarzabal o Leticia Comerón –que se postula a la alcaldía de Vitoria–, y defendió la necesidad de construir «una sociedad en libertad, con seguridad y sin ningún tipo de presiones o insultos». En su intervención ante los medios, Casado recordó a la niña Silvia Martínez, asesinada por ETA en un atentado cometido en 2001 en Santa Pola (Alicante), y que ayer habría cumplido 18 años. El presidente del PP anunció que su partido acudirá el jueves a la localidad alicantina con motivo del aniversario del atentado. El líder del PP aseguró que la desaparecida ETA «no puede obtener rédito alguno ahora que ha dejado de matar, igual que no lo tuvo cuando mataba». El dirigente del PP considera que es necesario contar con una nueva Ley de Memoria, Dignidad y Justicia «para homenajear a las víctimas y para que no se toleren los homenajes a terroristas». Pero no todos fueron insultos, también tuvo buena acogida entre los vitorianos que a su paso por las calles le pidieron incluso fotografiarse con él.

Un recuerdo a las víctimas

El histórico etarra Santiago Arróspide Sarasola «Santi Potros» salió de la prisión de Topas, en Salamanca, a las 8:15 horas acompañado por tres familiares, dos hombres y una mujer, y no quiso hacer declaraciones a los medios. Solo una mujer que le acompañaba a su salida de prisión respondió con un «muy bien» a la pregunta de cómo se encontraba a la salida de prisión. Vestido con ropa de deporte y una gorra blanca, el etarra, con cuarenta asesinatos a sus espaldas, se subió en la parte delantera de un vehículo blanco que lo esperaba fuera del recinto penitenciario. Santi Potros ha sido ex carcelado tras pasar 31 de sus 70 años en la cárcel –13 en Francia y 18 en España– y superar el cumplimiento máximo de privación de libertad, como autor de los atentados más sanguinarios de ETA como el de Hipercor de Barcelona o el de la plaza de República Dominicana de Madrid.

En el municipio guipuzcoano de Lasarte, donde vive la hermana del etarra se podían ver pancartas dando la bienvenida a Santi Potros. Más sorprendente era otra en la plaza, donde acusan al Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) de hacer «negocio con las víctimas».

Además, advirtió también a través de su cuenta de Twitter que «deslegitimar política, social y culturalmente a ETA es todavía una tarea pendiente en el País Vasco y en Navarra».

Ordóñez señaló en otro tuit que era «un día para el recuerdo de las víctimas» del sanguinario etarra e incidió en que «hasta 115 –asesinatos– le atribuye la Guardia Civil, aunque como todos los etarras haya sido condenado por muchas menos».

Últimas noticias