MENÚ
martes 16 octubre 2018
22:04
Actualizado
  • 1

Casado no da un paso atrás en inmigración: «Hablamos claro»

Activa una ofensiva en el Parlamento contra Sánchez en su competencia con Rivera

  • El presidente del PP Pablo Casado y el secretario general del PP, Teodoro García Egea durante la reunión del Comité de Dirección del Partido Popular / Efe
    El presidente del PP Pablo Casado y el secretario general del PP, Teodoro García Egea durante la reunión del Comité de Dirección del Partido Popular / Efe
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

30 de julio de 2018. 22:36h

Comentada
C. Morodo .  Madrid. 30/7/2018

La nueva dirección del PP se ratificó ayer en el mensaje en materia de inmigración que el domingo defendió el presidente nacional del partido, Pablo Casado. Sus palabras han sido muy criticadas por hablar, por ejemplo, de «millones» de africanos dispuestos a entrar en España y han dado aire a la campaña de la izquierda que centra toda su munición en deslegitimar al nuevo líder popular con etiquetas que le identifican con «la derecha europea más radical».

La respuesta del nuevo PP es otro paso adelante, y ratificarse en un mensaje que justifican en su decisión de «hablar claro» a los ciudadanos y dejar atrás la «corrección política». En inmigración, en Cataluña o en otros debates sociales. Ayer, tanto el nuevo secretario general del PP, Teodoro García Egea, como la nueva portavoz, Isabel García Ayuso, insistieron en sacudirse la etiqueta de «derechas» con la justificación de que el nuevo PP ha abandonado la estrategia de medirlo todo para no molestar a nadie y que ahora el PP va a defender sin complejos sus principios. Antes no se hacía porque estaban «más centrados en la gestión» y en buscar «una moderación» que ha hecho que sus votantes miren a otras opciones, es decir, a Ciudadanos.

La nueva cúpula popular confirmó ayer que utilizará el Parlamento como campo de confrontación con la izquierda, pero también con el partido de Albert Rivera. En una competencia a cara de perro para tomar la iniciativa y marcar el terreno antes de que lo pise el contrario.

Frente a las críticas por el discurso de su líder en materia de inmigración, el Grupo Popular solicita la comparecencia del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, para que informe de las decisiones del Gobierno ante la situación de emergencia creada por la llegada masiva de inmigrantes en la frontera sur de España. «No es posible que haya papeles para todos, ni el Estado del Bienestar puede absorber a millones de africanos», sentenció el domingo Casado. García Egea avaló estas declaraciones, sin modificar ni una coma salvo para añadir que en la inmigración ilegal los inmigrantes son «las víctimas» y las mafias que negocian con ellos las «culpables», pero el «responsable» de poner soluciones sobre la mesa es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Casado «no se esconde y da la cara» y eso es «lo que asusta». Los ataques demuestran que el PP «ha vuelto». Mañana Casado visitará Ceuta y Algeciras para dejar un mensaje de apoyo a la Guardia Civil y a la Policía. Ya ha ido Rivera.

La precampaña para el curso electoral que se inaugurará efectivamente en septiembre no deja lugar a la tregua. Y la nueva cúpula popular sabe que la gestión del problema de la inmigración, superada la emotividad del gesto de solidaridad con el Aquarius, es un arma de desgaste del Ejecutivo socialista. Entre líneas le acusan de favorecer el efecto llamada, de no hacer todo lo necesario para combatir a las mafias, y de no trabajar por una «inmigración ordenada y vinculada al mercado laboral». Durante la etapa de Gobierno de Rajoy también hubo picos de llegada masiva de inmigrantes y la posición del PSOE siguió el mismo patrón, usar el problema en la frontera sur para desgastar al Ejecutivo popular.

Hoy el PP también llevará de nuevo al Congreso el debate sobre la lista más votada. El partido de Rivera ya ha adelantado que su guía será el programa, para poder buscar alianzas a derecha y a izquierda.

La Complutense cierra la investigación y la URJC encuentra los documentos

La Inspección de Servicios de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha decidido archivar el expediente de la carrera de Derecho cursada por el presidente del PP, Pablo Casado, en el Centro Cardenal Cisneros (centro privado adscrito a la UCM), al no haber detectado irregularidades. Así lo manifestó la Universidad tras iniciar en mayo «un proceso de información previa» para revisar los estudios de Pablo Casado que aprobó en el curso 2006-2007 «un total de 12 asignaturas», según el informe de la UCM. Asimismo, la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha remitido a la magistrada del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, una caja con nueva documentación localizada en el Instituto de Derecho Público (IDP) sobre el máster de Casado, en el marco de las declaraciones previstas para este jueves.

Últimas noticias