MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
16:50
Actualizado
  • 1

Iglesias fuerza un acuerdo Errejón-Espinar para escenificar la unidad

Obliga a su ex número dos a aceptar en su lista a su rival para tratar de ganar Madrid

  • Pablo Iglesias (c), en rueda de prensa junto Íñigo Errejón (i) y Ramón Espinar (d). EFE/Nicolás Rodríguez
    Pablo Iglesias (c), en rueda de prensa junto Íñigo Errejón (i) y Ramón Espinar (d). EFE/Nicolás Rodríguez

Tiempo de lectura 4 min.

20 de abril de 2018. 05:21h

Comentada
Rocío Esteban Madrid. 19/4/2018

El miércoles Podemos estallaba en una nueva crisis interna por los mandos de poder en la Comunidad de Madrid. Un «golpe de Estado» en toda regla que era orquestado por la diputada Carolina Bescansa tras filtrar «por error» un borrador de documento en el que contaba con Íñigo Errejón para descabalgar a Pablo Iglesias de la Secretaría General. Un acuerdo que fue tildado por el propio Errejón de «delirante» pero que sembraba dudas y desconfianza en la dirección estatal de Podemos sobre ambos diputados. Fuentes cercanas al propio líder confirmaban a este diario que la filtración de este plan de desestabilización de Podemos se considera «muy grave».

Un día después, el jueves, a tan sólo 24 horas de cerrarse las listas para concurrir a las primarias de Podemos a la Comunidad de Madrid para las elecciones autonómicas de 2019, el propio secretario general de la formación, Pablo Iglesias, reunía en su sede a Íñigo Errejón y al secretario general autonómico, Ramón Espinar, para cerrar un acuerdo de última hora con el fin de encauzar la división del partido. Ayer, Pablo Iglesias obligaba a su ex número dos a aceptar en su lista al secretario general autonómico para así cerrar las disputas internas y dudas que se estaban empezando a crear entre los inscritos y simpatizantes de la formación. El principal objetivo era el de escenificar así una imagen de unidad en Podemos, con la vista puesta en los próximos comicios. «Mi obligación era construir un acuerdo: le doy las gracias a Ramón y a Íñigo», decía Iglesias: «Las inscritas y los inscritos me han pedido que cuide Podemos y es lo que quiero hacer», puntualizaba.

Iglesias sorteaba así la convulsión vivida en el seno de su formación y aseguraba a los medios que tras escuchar las explicaciones de Errejón, éste tiene su confianza para ser el candidato y el «próximo presidente de la Comunidad». Minutos después desaparecía para cederle el protagonismo a los dos futuros diputados madrileños, y también para evitar pronunciarse sobre la situación actual de la diputada Carolina Bescansa, tras su traición a la cúpula estatal.

El plan tejido ayer en la sede morada es el de lograr una candidatura de unidad encabezada por Íñigo Errejón y apoyada por Ramón Espinar. Ambos políticos confiaron ayer en enterrar el hacha de guerra y comenzar a trabajar desde hoy mismo para lograr la presidencia de la Comunidad de Madrid. Ambos tildaron el acuerdo de «magnífico» y aunque no explicitaron los términos del pacto, sí aseguraron que las listas estaban abiertas al resto de sensibilidades de Podemos. La rama anticapitalista se desmarcó el miércoles de concurrir a las primarias, aunque tratarán de convencer a la portavoz Lorena Ruiz Huerta para que se incorpore a la lista.

Aunque no se ha detallado cuál será el puesto que ocupe Ramón Espinar, todo hace pensar que pueda ser el número tres de la candidatura puesto que en Podemos, para cumplir con los Estatutos, se forman listas cremallera. Es decir, Errejón será el cabeza de lista, una mujer, la número dos –previsiblemente alguien de su máxima confianza– y el número tres sería para Ramón Espinar. Quien sí queda descartada de la lista de la cual Errejón tiene una cuota de poder del 60% es Carolina Bescansa, como confirmó Errejón.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs