MENÚ
lunes 24 junio 2019
22:35
Actualizado

Mossos por la Constitución denuncian la persecución de Asuntos Internos

La «Divisió D’Afers Interns» (DAI) ha citado para el 30 de octubre al presidente de la «Unión de Mossos por la Constitución» (UMC), Ángel Gómez Sánchez, tras la querella presentada por éste en la Audiencia Nacional por «el acosos al que se ven sometidos los agentes contrarios al procés».

  • Ángel Gómez Sánchez
    Ángel Gómez Sánchez / Archivo
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

25 de octubre de 2018. 10:19h

Comentada
I. Trujillo.  Barcelona. 25/10/2018

Mossos per la Constitució ha denunciado a través de su cuenta de Twitter la persecución y el doble rasero que padecen los miembros de esta asociación de la policía autonómica catalana por parte de al División de Asuntos Internos. Los agentes "constitucionalistas" denuncian que está siendo objeto de una campaña de expedientes y acoso, en especial hacia su presidente Ángel Gómez.

La «Divisió D’Afers Interns» (DAI) ha citado para el próximo martes, 30 de octubre de 2018, al presidente de la «Unión de Mossos por la Constitución» (UMC), Ángel Gómez Sánchez, tras la querella de este agente ante la Audiencia Nacional el pasado martes 23 de octubre, contra los Mozos y la DAI, en la que Sánchez pide a la Audiencia Nacional que “tome las pertinentes y eficaces medidas para prevenir y reprimir el acoso contra los agentes constitucionalistas” .

«Me ha citado la DAI para el 30 de octubre 2018 a las 10:30 h. Me hará falta abogado. Gracias» anunciaba el agente.

En la citación de la (DAI) se acusa a Gómez de «un presunto incumplimiento del orden de servicio de la prefectura de Policía con el número de regulación de la asistencia de miembros de los Mossos D'Escuadra en actos y eventos”.

Según el documento, Gómez declarará el próximo «martes, 30 de octubre de 2018, a las 10:30 horas de la mañana en la comisaria central de los Mossos, ubicada en la Traversera de las Cortes, número 319-320 Barcelona».

Desde la «Asociació de Mossos per la Constitució» denuncian que esta citación es una respuesta política del Govern a la querella presentada en la Audiencia Nacional y se enmarca dentro de la campaña de acoso hacia los miembros de la policía autonómica catalana contrarios al procés.

En su querella contra la DAI, Ángel Gómez Sánchez, alerta de las repercusiones y represalias «que me pueden ocasionar el cumplimiento de mis obligaciones de denunciar actos ilícitos o que revisten caracteres de ilicitud, promover su persecución y colaborar con la Justicia».

«Los mandos y la DAI - añade el escrito- ejercen de comisarios políticos instrumentalizando las herramientas de tipo disciplinario para amenazar con sancionarnos por hablar castellano, o nimiedades que enmascaran una animosidad y persecución política, aprovechando la falta de garantías jurídicas en los procesos de incoación de expedientes y que de forma rápida te puede suponer una separación del servicio transitoria o permanente».

En su querella, el agente denuncia el «doble rasero» de una DAI que no hace nada contra los «mossos independentistas». «Paradójicamente -subraya- se nos persigue a los Mossos constitucionalistas que con nuestra actitud, compromiso público, manifestaciones en medios, reiteramos nuestra adhesión a la legalidad y al Estado de Derecho y por ende hemos conseguido mitigar la inicial reprobación de la sociedad española y del resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; en caso de la inexistencia de U.M.C y de nuestras declaraciones y compromiso publico con la legalidad, hubiera redundado en la ciudadanía española la percepción de Mossos d’Esquadra ser una Institución al servicio de intereses partidistas e implicada en un entramado criminal contra la Seguridad del Estado».

«Doble rasero»

En este sentido alerta de que «la dirección política de los Mossos jamás ha actuado contra los agentes que se declaraban abiertamente independentistas en las redes sociales y sus centros de trabajo. Si algo ha hecho es alentar la politización separatista y promocionar a agentes de probada lealtad nacionalista. La imagen definitiva de la politización del cuerpo fue la participación de varios agentes en la fuga de Puigdemont y la escolta permanente a cargo de miembros del cuerpo. Se tolera que el agente Albert Donaire, líder de los mossos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), insulte a los ciudadanos contrarios al separatismo en su concurrido canal de “Youtube”, que los agentes de “Guilleries” llenen las comisarías de panfletos y comunicados a favor de boicotear al Estado y los Mossos per la Democràcia avisen por vídeo a Vox, Ciudadanos y el PP de que no tolerarán injerencias españolas».

«En cambio, añade, los mossos que han redactado algún informe en español o quienes han criticado el nacionalismo en las redes sociales han sufrido represalias en forma de traslados o investigaciones internas. A la contra, la división de asuntos internos canceló la investigación sobre la actividad de los agentes que se enfrentaron a policías nacionales y guardias civiles durante el 1-O o simularon llevarse urnas».

Ante esta situación, el presidente de la asociación de mossos constitucionalistas solicita que se tomen medidas para prevenir y reprimir «el acoso contra los agentes constitucionalistas, que no nos dejen a los pies de los caballos y que se identifique y personalice al/los promotor/es de dichas campañas, expedientes e “informaciones reservadas”».

Ángel Gómez ya fue citado el pasado 27 de julio ante la división de Asuntos Internos de los Mossos d’Esquadra. En la citación, no se especificaba el motivo, pero fuentes cercanas a esta división aseguraron que el jefe de los mossos constitucionalistas “está en el punto de mira” de los nuevos jefes del cuerpo y “quieren advertirle”. La citación de Gómez fue una de las primeras medidas que tomó la nueva cúpula de los Mossos, tras recuperar el control con el levantamiento del 155. Meses después, el acoso continúa.

Tras el anuncio en twitter de esta nueva citación, las muestras de apoyo no se han hecho esperar y las redes se han llenando de mensajes animando a la asociación de mossos constitucionalistas a no ceder ante las presiones.

Últimas noticias