MENÚ
sábado 20 julio 2019
10:50
Actualizado

Sánchez activa la disolución de las Cortes

El PSOE registra cambios en la Diputación Permanente, el órgano de «guardia» en las Cámaras en los períodos electorales tras el varapalo de sus socios al tumbar los Presupuestos.

  • Sánchez activa la disolución de las Cortes

Tiempo de lectura 4 min.

14 de febrero de 2019. 03:36h

Comentada
A. Martínez / T. Bolaño.  14/2/2019

No hubo sorpresas. Ni los partidos soberanistas dieron su apoyo a los Presupuestos ni el Gobierno lo buscó. Desde hace días Moncloa había pasado de pantalla, el objetivo ya no era resistir –sostenidos en el poder por los independentistas–, sino visibilizar la ruptura y forzar un adelanto electoral. La estrategia había fracasado, pero el acicate sigue siendo el mismo: el pacto de «las derechas» en Andalucía propició la presentación de las cuentas y la foto en Colón del pasado domingo fue clave para promover una convocatoria anticipada. El paso hacia las urnas se da después de ponderar que el posicionamiento de Ciudadanos con PP y Vox deja huérfano a un sector del centro político que el PSOE aspira a captar en los futuros comicios. También, después de que una veintena de los otrora socios de la moción de censura dejaran solo al Gobierno en el Congreso y propiciaran la caída de las cuentas.

Será el presidente Pedro Sánchez quien decidirá las consecuencias de un veto a los Presupuestos que, en todo caso, deja sentenciada la legislatura. Mañana tras el Consejo de Ministros anunciará «su decisión», según anticiparon desde la Secretaría de Estado de Comunicación de Moncloa, y todo indica que ésta será convocar elecciones para el próximo 28 de abril. Será un anuncio sin consecuencias inmediatas, porque hasta el 5 de marzo no se disolverían las Cortes, pero en el Gobierno ya están pensando en esta situación de interinidad y –según ha podido saber LA RAZÓN– ayer se registraron en el Congreso los cambios que quieren promover en los miembros del Grupo Parlamentario Socialista que componen la Diputación Permanente, el órgano de «guardia» en esta Cámara durante los periodos en los que no hay sesiones, como por ejemplo, la campaña electoral. Un claro signo de que ya han activado la disolución de las Cortes. El PSOE cuenta con una vicepresidencia segunda y 14 vocales en este órgano. Hasta que esto ocurra, sin embargo, el Ejecutivo aspira a sacar adelante vía real decreto ley las principales medidas que han quedado en el tintero de los Presupuestos fracasados, aunque solo queda un pleno hábil para su aprobación. Para ello sí cuenta con los votos de algunos de los partidos que ayer no le apoyaron.

El compás de espera que Sánchez quiere imponer a un anuncio que parece claro dentro y fuera del Gobierno obedece a varias razones. No se produjo inmediatamente a ver tumbados los Presupuestos, porque Moncloa no quiso distraer la atención de lo que había ocurrido en el Congreso: el voto de los independentistas –incluso de EH Bildu–junto a las derechas de PP y Ciudadanos. Este hecho será enarbolado durante toda la campaña en dos sentidos: para exhibir que Casado se ha apoyado en estos partidos para evitar unas cuentas buenas para España y para demostrar que no existían «pactos ocultos» con el soberanismo para mantenerse en el poder.

Tampoco será hoy, porque ni el Rey Felipe VI ni varios ministros, que se encuentran de viaje oficial en Marruecos, están en España. En concreto, el Ejecutivo quiere esperar al Consejo de Ministros de mañana para dotar de un respaldo constitucional al anuncio. El artículo 115 de la Carta Magna establece que el presidente del Gobierno, «previa deliberación del Consejo de Ministros», y «bajo su exclusiva responsabilidad», podrá proponer la disolución del Congreso, del Senado o de las Cortes Generales, una decisión que será decretada por el Rey.

Hecho el anuncio, Sánchez participará este fin de semana en sendos actos de presentación de candidatos en Sevilla, junto a Susana Díaz, y en Extremadura con Guillermo Fernández Vara. Además de ser el primer evento en el que coincidirá con la ex presidenta andaluza desde que perdiera la Junta, ambos feudos son dos de los bastiones tradicionales del socialismo español, lo que se antoja el mejor enclave para dar el pistoletazo de salida a la precampaña.

Últimas noticias