Asperger, vivir sin barreras: herramientas necesarias para los alumnos con necesidades especiales

Desde 2007, el 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico dentro del espectro autista. El Asperger también se conoce como Trastorno del Espectro Autista (TEA) sin discapacidad intelectual asociada.
El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico dentro del espectro autista. El Asperger también se conoce como Trastorno del Espectro Autista (TEA) sin discapacidad intelectual asociada.

Desde 2007, el 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger, con la finalidad de hacer visible a este colectivo, sus necesidades y sus capacidades, promoviendo la concienciación de la sociedad actual.

El Síndrome de Asperger es uno de los Trastornos del Espectro Autista (TEA) más habituales y menos conocidos entre la población española, es posible que por esto se generen mayores prejuicios y existan grandes barreras dentro de la educación hacia los más pequeños. El diagnóstico tardío, la falta de información, el desconocimiento de sus características y las barreras en la educación provocan que estas familias no tengan todo el apoyo que necesitan. Desde ELEInternacional, escuela online, explican que son niños que sufren cierta discriminación por la falta de información sobre este síndrome, así como por la falta de herramientas para establecer una interacción adecuada.

El autismo es un trastorno que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida. Las personas que están en el espectro del autismo experimentan barreras persistentes en la comunicación social y la interacción social, y exhiben patrones restringidos y repetitivos de comportamientos, actividades o intereses.

En las últimas cuatro décadas, los casos de TEA se han aumentado significativamente, situándose en 1 caso por cada 100 nacimientos, según datos ofrecidos por Autismo Europa, 2012. Sin embargo, el número de personas afectadas por este tipo de trastorno sería superior al millón si se tiene en cuenta el profundo impacto que produce en cada sistema familiar, siendo cada uno los miembros de la familia los afectados. A falta de datos oficiales actuales, según la Confederación Asperger España, estiman que hay entre 1 y 5 casos de Asperger cada 1.000 nacimientos.

Como matizan desde ELEInternacional, todas las personas con TEA comparten características que definen su trastorno, sus comportamientos y sus dificultades en los procesos de aprendizaje:

– Déficits en la comunicación social y la interacción social.

– Patrones restringidos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

– Hipersensibilidad o hiposensibilidad a determinados estímulos sensoriales (un niño con Asperger puede entrar en pánico ante el ruido de una aspiradora o no responder ante alguna emoción).

– Conductas obsesivas en algunas situaciones.

– Inflexibilidad del pensamiento.

– Resistencia para aceptar el cambio.

– Tener dificultades para entender el lenguaje corporal.

– Dificultad para entablar amistades.

En general, todos tienen dificultades para concentrarse y seguir el ritmo normal de la clase, para empatizar con los compañeros, para comunicar lo que han aprendido, para resolver dudas al momento o tan solo recordar los deberes que tienen que realizar o estudiar. Como explican desde la escuela online, «algunas de las adaptaciones que podemos poner en marcha en el aula serían: ponerles en primera fila, ofrecerles técnicas y estrategias para mejorar su proceso de aprendizaje, programaciones, material visual, son necesidades educativas que ayudan a construir un aula inclusiva para todos esos alumnos que lo necesitan».

Durante toda su vida, tanto padres como educadores son el pilar fundamental del crecimiento de cualquier niño. El Síndrome de Asperger conlleva todas las características que ya hemos visto. Todas estas, pueden redirigirse notable con las herramientas correctas para un desarrollo más óptimo e igualado en las diferentes áreas evolutivas. Todos los docentes deben aprender sobre las distintas capacidades y necesidades que se puede encontrar en el aula para trabajar en la adaptación de actividades y dinámicas. «De esta forma, la unión entre colegio y familia es imprescindible para un buen funcionamiento de su educación, en definitiva, una comunicación fluida resulta fundamental durante todo el proceso», insisten desde ELEInternacional.