Tabla de rutinas para fomentar la responsabilidad en los niños

Para que tu hijo aprenda que significa ser responsable es necesario que le demos la oportunidad de practicarlo. Involucrar a los niños en las obligaciones diarias de la familia es una buena práctica para ello.

Ser responsables es una cualidad que se va adquiriendo a medida que vamos asumiendo responsabilidades. Para que tu hijo aprenda que significa ser responsable es necesario que le demos la oportunidad de practicarlo. Involucrar a los niños en las obligaciones diarias de la familia es una buena práctica para ello. Además estaremos forjando el tan necesario sentimiento de pertenencia. La tabla de rutinas es un gran ejercicio en el que el niño introduce dentro de sus rutinas diarias las responsabilidades. También le sirve de guía para no “olvidar” aquello que tiene que hacer.

Para que sirve una tabla de rutinas

El recordatorio constante a nuestros hijos de aquellas cosas que tienen que hacer supone un desgaste psicológico muy grande para los padres. De hecho, en numerosas ocasiones, se generan conflictos por el cansancio emocional que lleva asociado el tener que repetir las mismas cosas todos los días. Para los niños también supone un desgaste y suele ser un motivo de enfado que los padres estén continuamente detrás de ellos, “persiguiéndoles” y recordándoles continuamente lo que tienen que hacer.

Sentarnos una tarde y realizar una tabla de rutinas con nuestros hijos puede ahorrarnos muchas frustraciones tanto a nosotros como a los niños. Siempre ayuda tener un sitio donde tengamos plasmado aquello que tenemos que hacer, ¿cuántas veces te has hecho una lista con las obligaciones pendientes? Los hábitos se crean a través de la repetición. Si ayudamos a nuestros hijos a recordar como desarrollarlos será mucho más fácil que los adquieran.

Por otro lado, estas tablas de rutinas también pueden servirnos para resolver conflictos. En mi caso, teníamos una pelea constante sobre los colores de los platos a la hora de comer (los dos querían siempre el mismo). Lo resolvimos sentándonos una tarde y haciendo una tabla en donde ellos eligieron los colores de las comidas para toda la semana. Las discusiones con ese tema se han reducido considerablemente. Cuando se generan ellos mismos van a la tabla y ven que color eligieron para ese día y para esa comida. En instagram puedes ver nuestra tabla de los platos para las comidas, aunque estas tablas suelen necesitar “renovación” cada cierto tiempo, te lo cuento en esta otra publicación.

Beneficios de la tabla de rutinas

Las tablas de rutinas, además de servir para que los padres no tengamos que ser un recordatorio constante de los quehaceres de nuestros hijos, tienen grandes beneficios en el desarrollo y la educación de los niños. Vamos a verlos:

  • Responsabilidad: Una vez que la tabla está hecha la responsabilidad pasa a manos de nuestros hijos. Gracias a esto fomentamos que ellos mismos la desarrollen. Como se suele decir “las palabras se las lleva el viento” pero una vez que está escrito nuestro cerebro asume esa responsabilidad como una verdadera “obligación”. Como decíamos, para que los niños puedan desarrollar la cualidad de ser responsables necesitan practicarlo y que nosotros confiemos en que pueden serlo.
  • Autonomía: Ya no somos los padres los que estamos todo el día detrás de los niños recordando y persiguiendo para que realicen sus tareas. La tabla de rutinas sirve para que el propio niño pueda consultar que tiene que hacer y no necesite ningún “pepito grillo”. Con esto estamos desarrollando la autonomía del niño para que el mismo pueda ejercer sus responsabilidades.
  • Sentimiento de pertenencia: Cuando dejamos en manos de nuestros hijos sus responsabilidades les hacemos formar parte de la familia. Pertenecer y que confíen en nosotros es algo que nos hace sentir importantes y esto conlleva que queramos demostrar que somos capaces. El sentimiento de pertenencia es algo fundamental para cualquier persona y los niños necesitan saber que su familia cuenta con él. Las tablas de rutinas hacen que cada miembro de la familia tenga unas responsabilidades y gracias a que todas ellas se cumplen el núcleo familiar “funciona”.

Como hacer una tabla de rutinas

Lo primero que debemos hacer es identificar con nuestros hijos cuales son sus hábitos diarios: Levantarse, desayunar, lavarse los dientes, vestirse, colgar el abrigo, deberes, recoger, bañarse, cenar... Cuando tengamos todas las rutinas identificadas, las ponemos en una cartulina por orden cronológico. En función de la edad se pueden escribir, dibujar o poner una foto del niño realizándola. Si todos los días de la semana no tenemos las mismas rutinas podemos poner en horizontal los días y en vertical las rutinas. Se pueden incluir horarios si es necesario, pero la idea es que el niño se responsabilice de esas tareas y sea capaz de organizarse para hacerlas.

Una vez que tengamos hecha la tabla completa debemos incluir un sistema con el que poder marcar la rutina una vez que se haya realizado, chinchetas o un velcro, por ejemplo. Ten en cuenta que con lo que se realice el marcaje se pueda poner y quitar, de esa manera podrás usar la misma tabla de rutinas todas las semanas.

Lo más importante a la hora de realizar la tabla de rutinas es que el niño participe y colabore en su realización. Se trata de que nuestros hijos asuman sus responsabilidades, si hacemos la tabla por ellos de poco servirá... Si somos los adultos los que la elaboramos no dejará de ser una “herramienta” más con la que le recordamos al niño lo que tiene que hacer. Mientras que si es el niño quien la hace, él está organizando y preparando como va a realizar sus tareas.

Como se usa la tabla de rutinas

Elegimos donde vamos a colgar la tabla, debe ser un sitio visible y accesible para el niño. Una vez que está colgada la responsabilidad de realizar lo que está en ella es de nuestro hijo. Esto no quiere decir que si necesita de nuestra ayuda no podamos dársela. La idea es que dejemos de repetir constantemente lo que tiene que hacer y que dejemos de perseguirle para que lo haga. Debemos ser capaces de “soltar” y asumir que en ocasiones habrá rutinas que no serán hechas...

La tabla de rutinas no es una varita mágica que en el momento en el que se cuelga los niños comienzan a realizar sus tareas. Es un trabajo que, en un inicio, hay que ir realizando con ellos pero desde otra perspectiva. Cada vez que se realice una de las tareas que están en la tabla el niño la marca para saber que ya se realizó. Durante el día no debemos estar constantemente haciendo alusión a la tabla pero sí podemos, al final del día, hacer un repaso para ver si se nos quedó algo sin hacer. Si alguna de las rutinas no está marcada tratemos de no sermonear ni culpabilizar. La mejor opción es alentar a nuestro hijo para que al día siguiente vuelva a intentarlo.

Poco a poco, a medida que vayamos usando diariamente la tabla de rutinas nuestros hijos irán adquiriendo esas responsabilidades como hábitos de su día a día. Es importante ser constante en alentar a que lo intenten y no desesperarnos por las que no se hacen. En vez de ir detrás de los niños, en ocasiones, casi suplicando que recojan el cuarto antes de ducharse, por ejemplo, podemos hacer alusión a la tabla preparada con un: “¿Hijo puedes mirar en la tabla que hay que hacer antes de ducharse?”.

Estas tablas de rutinas pueden usarse desde que son pequeños y a medida que crecen ir incorporando más responsabilidades. Un niño desde bien pequeño puede colaborar y ayudar, por ejemplo llevando su pañal a la basura o metiendo la ropa en el cesto para lavar. Cuanto antes comencemos a fomentar la colaboración y darles responsabilidades a los niños más fácil será que a medida que crezcan sean ellos quienes quieran ir aportando más.

La tabla de rutina es una de las herramientas que se utiliza dentro de la disciplina positiva para trabajar la responsabilidad y la autonomía de los niños desde que son pequeños. Si quieres saber más sobre este modelo de crianza respetuosa puedes encontrar más información en Qué es la disciplina positiva.

Rosa Rasche Santaolalla, especializada en Crianza Respetuosa, educadora en Disciplina Positiva para Familias y miembro de la Positive Discipline Association (PDA). Puedes encontrarme en: www.embarazoycrianza.com, Instagram y Facebook