“En telemedicina un tercio de los que la utilizan tienen más de 60 años”

Una de las grandes revoluciones positivas que ha traído la pandemia es la aceleración del uso de la tecnología en todos los ámbitos, también en la sanidad.

Carlos Nueno, presidente de Teladoc Health International.
Carlos Nueno, presidente de Teladoc Health International.Linkedin

Carlos Nueno es el presidente de Teladoc Health International y el pasado 12 de enero participó como ponente en la mesa Presente y futuro de la sanidad la sanidad tecnológica, una realidad, dentro del marco del I Congreso Online organizado por 60 y mucho +, Construir futuro pensando en el sénior (puede verse en este enlace).

-Se ha puesto de manifiesto con la pandemia la importancia de la Telemedicina, pero ¿están las personas mayores preparadas para la revolución tecnológica que se está produciendo en sanidad?

-En primer lugar, sabemos que en Europa y en concreto en España tenemos una de las esperanzas de vida más altas del mundo. En parte, este es uno de los motivos por los que la pandemia ha tenido un impacto mayor. A la vez, tenemos una calidad de vida por encima de la gran mayoría de países. En este sentido, una de las grandes revoluciones positivas que ha traído la pandemia es la aceleración del uso de la tecnología en todos los ámbitos, también en la sanidad.

-Sabemos que la penetración del móvil en España es de las más altas del mundo, también para la población mayor de 65 años, así como el uso de Internet. Desde el 2008 el uso de Internet en este segmento de la población ha crecido del 7% a más del 60%.

-En telemedicina ya vemos que un tercio de los que la utilizan tienen más de 60 años y este porcentaje sigue creciendo. Lo mismo ocurre con los profesionales sanitarios. Si bien es cierto que son los profesionales jóvenes los que antes adoptaron los nuevos canales de comunicación, también es cierto que hoy en día es un recurso que bien integrado, pasa a ser un elemento clave en la gestión del día a día de todos los profesionales, el 64% de los cuáles dice sentirse más cómodo con la telemedicina.

La tecnología por sí misma no es el fin, la tecnología es el medio a través del cual el profesional puede ofrecer un mejor servicio al paciente. Por tanto, no se trata tanto de incluir a las personas mayores dentro una revolución, sino de ofrecerles el servicio que necesitan gracias al avance que nos permite la tecnología.

-El deseo de todas las personas es vivir en su casa durante toda su vida, ¿puede explicarnos cómo la tecnología puede ayudar a monitorizar a un paciente en su casa y cuál es la repercusión en la mejora de las listas de espera?

-Este año debido a la pandemia que estamos viviendo, nos hemos dado cuenta de que muchas visitas médicas se pueden realizar desde casa, de forma telemática para evitar contagios, desplazamientos que no son necesarios y crear sistemas más eficientes que faciliten la vida de las personas y el trabajo de los profesionales sanitarios. Esta situación sumada a la evolución de las conexiones y la tecnología móvil permite ofrecer servicios de telemedicina seguros, altamente profesionalizados y capaces de descongestionar el acceso a la atención médica. Como ejemplo de ello, en Estados Unidos, según datos de McKinsey, en el 2019 el 11% de los consumidores declaraba utilizar servicios de telesalud y en el 2020 la cifra aumentó hasta el 46%. Este mismo estudio concluye que 3 de cada 4 ciudadanos de sociedades avanzadas, estiman necesario tener acceso a la consulta médica a distancia y de forma inmediata.

-En España, sabemos también que un servicio de telemedicina puede evitar desplazamientos en el 60% de los casos a la vez que acelera la atención en aquellos casos que más lo necesitan. Todo ello con un aumento de la satisfacción del profesional y del paciente.

Además de esta tecnología, en España, gracias a la fusión con Livongo, ya estamos trabajando para implementar a nivel nacional el uso de dispositivos médicos conectados que permitan controlar las enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, el sobrepeso y la salud mental, entre otras y estar conectados en todo momento con su médico para el correcto control.

-¿Qué relación encuentra entre la sanidad tecnológica y la disminución del gasto de la sanidad actual?

El principal objetivo de la telemedicina no es la disminución del gasto, sino la mejora del acceso a la población al sistema sanitario. La telemedicina es una garantía de equidad del sistema sanitario. Es cierto, que a la vez que mejora el acceso, puede evitar desplazamientos, colas, esperas, con la consecuente mejora en la eficiencia del sistema e incluso impacto medioambiental positivo.

En general, hay tres tendencias que van a continuar impactando a nuestro sistema sanitario:

1) La esperanza de vida, siendo España uno de los países del mundo con mayor esperanza de vida.

2) La prevalencia de enfermedades crónicas (más de 1/3 de la población tiene una enfermedad crónica y hasta 2/3 de los mayores de 65 años tiene una enfermedad crónica).

3) La falta de profesionales sanitarios (1/3 de los profesionales se jubilarán en los próximos 10 años).

En España, además, estás tendencias son más extremas que en muchos otros países y a éstas se añaden los problemas derivados de la España vaciada. Por tanto, es evidente que la telemedicina puede jugar un papel muy relevante en España, mejorando el acceso y la equidad del sistema sanitario.

En cuanto al gasto, sabemos que cerca de un 80% del gasto sanitario está provocado por las enfermedades crónicas. Por ejemplo, el 20% de la población tiene diabetes y sobrepeso y el 50% de las visitas a primaria son debidas a enfermedades crónicas. Por tanto, gestionar las enfermedades crónicas mediante sistemas que permitan al ciudadano controlar su enfermedad desde casa es una forma de mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario.

En este sentido, Teladoc Health se ha fusionado este pasado año con la empresa norteamericana Livongo, líder en la prestación de terapias digitales mediante dispositivos conectados que permiten a los pacientes crónicos estar monitorizados 24/7 y conectados al sistema sanitario desde casa. Con este tipo de avances, la sanidad podrá mejorar la vida de las personas a la vez que permitiendo un sistema más sostenible.

-¿Puede explicarnos cómo la tecnología puede conectar las salas de cuidados intensivos en distintos centros hospitalarios?

-Ya estamos trabajando en implantar estas tecnologías para facilitar la conexión entre distintos profesionales en tiempo real. En este sentido, estamos conectando hospitales de primer nivel donde tienen experiencia relevante en Unidades de Cuidados Intensivos o de Neonatología con hospitales rurales que no cuentan con la misma capacidad. Esto permite evitar complicaciones en partos de riesgo o bien tener un soporte de neurólogos u otros especialistas en lugares donde es más difícil tenerlos. En definitiva, el paciente es el principal beneficiario de una sanidad conectada.

-¿Cómo la tecnología puede solucionar el problema de la España vaciada?

-Uno de nuestros objetivos como empresa es acercar y ofrecer asistencia médica de calidad a toda la población, desde cualquier sitio y a cualquier hora. Esto se consigue gracias a la digitalización del sector y nosotros queremos que España sea un ejemplo de ello y abandere este proceso. Algunos estudios predicen que en los próximos 5 años un 12% del gasto sanitario será susceptible de digitalización. Esto creará una nueva industria de la que España puede ser un referente internacional.

En concreto, una aplicación directa es la posibilidad de dotar de mejores servicios médicos a zonas rurales o despobladas. Tenemos experiencias donde estamos conectando hospitales pediátricos de primer nivel en España y en otros países con hospitales comarcales que no tienen acceso a pediatras las 24 horas. De esta forma, estos hospitales rurales son capaces de tener un apoyo constante de especialistas en ámbitos como la pediatría, la dermatología o la ginecología. Estas herramientas generan una gran satisfacción en el profesional, una mayor eficiencia en la prestación y una consulta médica de mayor calidad para el paciente.

Gracias a la telemedicina, en los próximos años, vamos a ver cómo los hospitales van a poder prestar servicios más allá de sus limitaciones físicas en el beneficio del paciente.

-¿Puede adelantarnos algo sobre cuáles son los siguientes avances que veremos en tecnología enfocada a la sanidad?

Veremos un mayor uso de los servicios de telemedicina y gracias a la inteligencia artificial, al uso de asistentes de voz y de dispositivos médicos conectados, podremos mejorar la comunicación entre médico y paciente, conocer con mayor precisión los síntomas y niveles de la enfermedad que tienen en tiempo real, para hacer un seguimiento diario de los pacientes. Veremos como la tecnología se integrará en el sistema sanitario facilitando el diagnóstico de enfermedades. Por ejemplo, seremos capaces de detectar un ictus antes de sus primeros síntomas y así acelerar el tratamiento evitando las secuelas de los infartos cerebrales. Seremos capaces de controlar el estado de salud desde casa, facilitando que tomemos medidas preventivas que eviten el avance de enfermedades crónicas. En general, viviremos una revolución de la sanidad que aumentará nuestra calidad de vida.

Por último, nuestra alianza con Telefónica es un ejemplo de cómo mejorar el acceso a la medicina a toda la población, de manera asequible y fácilmente utilizable. En el futuro, veremos como este tipo de acuerdos aportarán más valor a la población y a los profesionales, mejorando el acceso a la sanidad e integrando la tecnología en el sistema sanitario, así como en nuestros hogares.