Causas físicas y psicológicas de la sequedad vaginal

Tener sequedad vaginal es como se conoce a la disminución o ausencia de lubricación y humedad en la zona genital femenina.

  • Causas físicas y psicológicas de la sequedad vaginal
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de mayo de 2019. 09:38h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 6/5/2019

Esta afección es bastante común durante la menopausia, aunque puede ocurrir a cualquier edad, ya que, está muy ligada a los desequilibrios hormonales, en concreto a la disminución de los estrógenos, algo que puede producirse durante toda la vida fértil de una mujer por diversos factores. La sequedad vaginal se convierte en un problema al no permitir tener relaciones sexuales placenteras y no dolorosas.

Si bien se considera un problema de salud, la mayor parte de las mujeres que acuden a una consulta ginecológica debido a este problema, lo hacen ante una preocupación por no poder mantener relaciones sexuales. La sequedad vaginal suele provocar dolores durante el coito e incluso sangrados leves después de la relación sexual, pero además, también suele provocar ardor al orinar, picor y comezón alrededor de la abertura de la vagina e incluso en el interior de la misma.

Principales causas

El motivo principal que origina este problema es la disminución en los niveles de estrógeno de nuestro cuerpo, que al no poder realizar sus funciones de manera óptima no son capaces de mantener la vagina correctamente lubricada. Los estrógenos comienzan a crearse en los ovarios durante la pubertad, y al llegar los años cercanos a la menopausia los niveles comienzan a decaer, por lo que, es bastante habitual que las mujeres sientan sequedad vaginal llegando al final de su vida fértil. Sin embargo hay otras causas físicas, orgánicas e incluso psicológicas, que pueden afectar a la producción de estrógenos y por lo tanto, producir sequedad vaginal.

Factores orgánicos

Además de la menopausia, otra causa debida a factores orgánicos que origina sequedad vaginal es el embarazo y la lactancia; cuando una mujer está en estas etapas existe un desequilibrio hormonal y por lo tanto, la cantidad de estrógenos producidos está alterada. En el caso de las mujeres que están dando el pecho, están además segregando prolactina, una hormona que favorece la producción de la leche, pero que disminuye los estrógenos.

Cuando vuelve la menstruación, lo normal es que los niveles se equilibren y la vagina vuelva a lubricarse de manera natural. Asimismo, la sequedad vaginal también puede ser circunstancial y puede suceder unos días antes de que llegue la menstruación e incluso unos pocos días después del último sangrado.

Causas físicas

También existen causas físicas que originan este problema. En muchas ocasiones la sequedad vaginal puede ser un síntoma provocado por una infección como la cándida o vaginitis. Asimismo, existen ciertos productos, medicamentos o hábitos de higiene que aumentan el riesgo de padecerla:

Los anticonceptivos hormonales, son una de la causa frecuente por la que se presenta sequedad vaginal, debido a que pueden provocar un descenso hormonal que termina manifestándose en falta de lubricación.

El consumo de alcohol y tabaco también pueden afectar negativamente a la lubricación vaginal. En este sentido, se puede decir que es un mito eso de que la mujer se excita más consumiendo alcohol, al menos, a nivel hormonal.

Medicamentos. El consumo tanto de antihistamínicos, como de antidepresivos o tratamientos gastrointestinales pueden producir también sequedad vaginal. También se ha observado este problema en mujeres que están recibiendo tratamiento contra el cáncer de mamá, como la radioterapia o la quimioterapia.

Productos de higiene íntima. Lavarse la zona íntima con ciertos productos químicos como ciertos jabones u otras soluciones especiales, pueden provocar sequedad al eliminar las secreciones vaginales normales.

La mente también influye

Finalmente, y no menos importante, muchas veces detrás de la sequedad vaginal existen problemas de índole psicológica. El estrés es un factor muy importante que tiene a bloquear la excitación femenina. Como también lo es el miedo a mantener relaciones sexuales por diversas razones o tener depresión. Asimismo, otras veces, es la falta de estimulación previa a la penetración la que está provocando esa falta de lubricación. En estos casos, la clave para solucionar este problema pasa por mejorar la erótica en el seno de la pareja.

Existen muchos tratamientos para solucionar la sequedad vaginal. Si bien lo principal es determinar la causa para poder poner remedio desde la raíz del problema, las cremas y lubricantes naturales pueden ayudarnos a mantener relaciones sexuales más placenteras.

Abandonar el hábito de fumar y beber, mejorar los preliminares, comer de manera saludable -sin olvidarnos los alimentos ricos en vitamina B, vitamina A, beta carotenos y fitoestrógenos- así como beber mucha agua y evitar productos químicos para nuestra higiene íntima son actos cotidianos que debemos interiorizar si queremos tener una vagina bien lubricada y unos encuentros sexuales realmente placenteros.

Últimas noticias