• 1

¿Qué puedes contestar a comentarios tipo «tu leche ya no le alimenta a tu bebe»?

Una asesora de lactancia nos da las claves

  • ¿Qué puedes contestar a comentarios tipo «tu leche ya no le alimenta a tu bebe»?
    / GTRES ONLINE
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

13 de marzo de 2018. 15:57h

Comentada
Macarena Ruiz.  Madrid. 13/3/2018

ETIQUETAS

Es muy habitual que la maternidad venga acompañada de consejos (normalmente no solicitados) por parte de personas de nuestro entorno, incluso de desconocidos. La crianza de los hijos es un tema sobre el que todo el mundo tiene algo que decir, y además, hay opiniones muy diversas.

La lactancia materna siempre es motivo de debate y es probable que la cantidad de mitos y falsas creencias que rodean la lactancia, hace que sea una de las cuestiones sobre las que más comentarios se vierten.

Sin duda, a pesar de que se hacen con buena intención, es una forma de acrecentar las dudas que ya de por sí acechan a las madres primerizas. Por eso es de vital importancia que ya desde el embarazo se obtenga una adecuada información sobre lactancia materna para evitar complicaciones.

Estando segura de tu labor como proveedora principal de alimento de tu bebé, cuando te ves en la tesitura de tener que escuchar recomendaciones desactualizadas sobre lactancia puedes hacer dos cosas: asentir con la cabeza y aguantar educadamente para no meterte en discusiones, o sacar toda la artillería y responder, con la evidencia en la mano, que esos consejos que nos están regalando no sólo no nos hacen falta, sino que además, son incorrectos.

Así pues, vamos a repasar algunas de las recomendaciones de los organismos de salud oficiales para que puedas contribuir a que no se sigan difundiendo falsos mitos sobre lactancia materna.

Será que tu leche no alimenta.

Sería difícil contabilizar el porcentaje de madres lactantes que han escuchado esto al menos una vez, si han tenido problemas con el crecimiento del bebé. Por desgracia, poner en duda la calidad de la leche materna es bastante habitual en estos casos, pero no es el origen del problema. Normalmente se relaciona con la herencia familiar (“Es que en mi familia no tenemos buena leche”) o con la dieta de la madre (“Debes comer por dos y beber mucho agua”)

¿Cómo podemos responder ante un comentario de este tipo?:

Según la ciencia, la calidad de la leche materna es indudable en todas las mujeres. La dieta de la madre no influye en que la leche sea de mayor o menor calidad. Es una cuestión biológica, la leche materna es el alimento óptimo para asegurar la supervivencia de nuestra especie. Cuando hay problemas con el peso o la talla del bebé, lo primero que se debe mirar es que la transferencia de leche sea la correcta, incluso que no se deba a un problema de producción, pero en ningún caso de calidad.

Al principio duele, pero hay que hacer callo.

Uno de los mitos más extendidos y que más perjudican a la lactancia y a las madres es el de que amamantar duele, al menos al principio. Dar el pecho es la forma que los mamíferos tenemos de alimentar a nuestras criaturas recién nacidas, ¿tiene sentido que sea una experiencia dolorosa?

No, dar el pecho no debe doler, ni al principio, ni nunca. Si duele es porque algo no está funcionando correctamente, normalmente se soluciona con corregir el agarre o la postura, y asistir a un grupo de apoyo o a una asesora de lactancia puede ayudarnos a identificar la causa del problema.

Te usa de chupete.

¿Qué fue antes: la teta o el chupete? ¿Tiene sentido acusar a un bebé de usar la teta de chupete cuando estos son un invento relativamente moderno?

Realmente no, y la respuesta a esto es fácil:

El bebé no actúa en base a pensamientos sino a instintos. El bebé hace lo que la biología espera de él. Mamar del pecho continuamente es necesario para el correcto funcionamiento de la lactancia: A mayor succión, mayor producción. De esta forma, no sólo se asegura que el pequeño reciba todo el alimento que necesita, sino que también se fabrique para futuras tomas. Y para asegurarnos de que esto se cumple, es preciso dejar que sea el bebé el que se retire del pecho por sí mismo. Además, el pecho no es solo fuente de alimento, también es una forma de conciliar el sueño, de consolarse y de recibir amor, y es tan importante como nutrirse.

¿No es hora de que tome otros alimentos?

Cuando el bebé ronda los cuatro o cinco meses, es habitual que se hagan estas preguntas. Gran parte de la culpa la tiene el etiquetado de productos de alimentación infantil que recomiendan potitos y cereales a partir de 4 meses.

¿Qué dicen las pautas oficiales?:

La OMS, la AEPED y el resto de organismos oficiales de salud recomiendan mantener la lactancia materna en exclusiva hasta los seis primeros meses de vida del bebé, y combinada con otros alimentos hasta los 12 meses. Hasta entonces, la leche materna sigue siendo el alimento principal y es un error sustituir tomas.

Seguro que tu leche ya es agua.

¡Claro que sí! Realmente, el porcentaje de agua en la leche materna es muy elevado... pero cuando escuchamos esto lo que nos están queriendo decir es que a partir de los 6,8,10 meses la leche se convierte, por arte de magia, en agua

No existe evidencia científica alguna de que en determinado período de tiempo la leche se convierta en agua o se evapore de la nada, al igual de que no existe ningún caso documentado de mujeres que expulsasen por el pecho otro alimento que no sea leche materna. Sencillamente es ridículo.

La lista de comentarios podría ser eterna, en cualquier caso, ante la más mínima duda, es mejor consultar con una persona profesional que pueda arrojar información certera.

Macarena Ruíz es asesora de lactancia. En su grupo de facebook puedes encontrar toda la información que precises de manera gratuita.



Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs