Isabel II sigue estando al frente

La familia real británica protagoniza su primer posado del año. Es la segunda vez en la historia que vemos una imagen oficial de la reina junto a sus futuros herederos

A pesar de las dudas, la reina Isabel II sigue estando a la cabeza de la familia real británica. Así lo manifiesta el primer posado del año de los Windsor, en el que la monarca aparece junto a su hijo el príncipe Carlos, su nieto el príncipe Guillermo y su bisnieto, el príncipe Jorge. Los tres varones está llamados a suceder en el trono a Isabel, pero parece que tendremos que esperar.

El escenario que se ha elegido para fotografiar al presente y futuro de la realeza de Inglaterra ha sido la sala del trono del palacio de Buckingham. Ella aparece en el centro de la imagen, llevando un vestido blanco y su inseparable bolso, en esta ocasión, negro en el brazo. Carlos, con traje azul de rayas, está a la izquierda de la reina con su nieto Jorge al lado, al que pone cariñosamente la mano en el hombro. A la derecha de Isabel posa Guillermo, vestido a su vez con colores azulados. Los cuatro se muestran sonrientes y desenfadados, a pesar de que no ha sido una Navidad fácil para ellos, ya que sufrieron el ingreso hospitalario del príncipe Felipe de Edimburgo y las consecuencias de los escándalos del duque de York.

La forma en la que los cuatro protagonistas están colocados demuestra que reina solo hay una y esa sigue siendo Isabel. Este año los rumores sobre su posible abdicación han sido constantes, pero lo cierto es que en cada aparición pública que ha protagonizado se ha mostrado segura y fuerte, como si sus 93 años y el hecho de que distintos miembros de la familia hayan ocupado el foco mediático infinidad de veces a lo largo del año pasado no le afectaran.

La última vez que vimos una instantánea de la reina junto a sus herederos fue en 2015, para conmemorar sus 90 años. Los cuatro posaron sentados, con el pequeño Jorge subido a una pila de libros y de la mano de su padre, dominando nuevamente el color azul en la vestimenta de todos. En esa fotografía la figura de la reina destacaba menos sobre el resto, quizá porque en ese momento no era necesario dejar tan explícito el poder de la monarca. A pesar de que han pasado cuatro años desde entonces, el paso del tiempo solo es notable en el pequeño Jorge, que en esa época era un bebé y que ahora ya posa como todo un hombrecito.

Aunque la imagen se tomó el 18 de diciembre, los «royal» británicos han esperado a los primeros días de este nuevo año para difundirla y dar así comienzo a una nueva década. 2020 será un año de inquietudes para la realeza de Inglaterra. Aunque el marido de la soberana salió del hospital el 24 de diciembre, su estado de salud está debilitado. También está por ver cuándo se produce la vuelta de Harry y Meghan, que se retiraron de la vida pública y cuyo regreso se espera para estos primeros días del año. Otra cuestión a despejar es qué ocurrirá con el príncipe Andrés, que apartado de la familia por su implicación en el «caso Epstein», tendrá que decidir si acudir o no a la boda de su hija, la princesa Beatriz. Veremos si la fuerza de la reina se mantiene intacta ante el que parece que será un año decisivo.