Publicidad
Publicidad
Gente

Inglaterra, en vilo, ante el desafío de los Sussex a la Reina Isabel II

La reunión que se celebra hoy para abordar el futuro de Harry y Meghan, será tensa.

A pocas horas de que se celebre la reunión que ha convocado la reina Isabel II en su residencia de Sandringan, los británicos esperan con expectación las decisiones que se tomen en cuanto al futuro de los duques de Sussex dentro de la familia real británica, tras la decisión de los duques de renunciar a parte de su estatus real.

Publicidad

En la reunión estarán presentes, ademas de la Reina y sus asesores, el Príncipe Carlos y sus dos hijos , William y Harry. También se espera que Meghan participe vía telefónica ya que la actriz continúa con el pequeño Archy en Canadá.

La información fue confirmada el domingo por un portavoz del palacio de Buckingham tras ser adelantada en exclusiva por la BBC. El encuentro, de vital importancia para el futuro de la monarquía inglesa, tiene como objetivo diseñar un plan para establecer la progresiva desvinculación de la pareja como representantes de la monarquía inglesa. La hoja de ruta que marcará el futuro de los Sussex está siendo coordinada por funcionarios del Gobierno británico y el de Canadá, lugar dónde pretenden establecer su residencia.

La decisión de los Duques de Sussex , anunciada sorpresivamente la semana pasada, de renunciar a sus actividades institucionales y empezar a “trabajar para ser financieramente independientes”, se ha convertido en una cuestión de Estado.

Se debate no sólo sobre el rol que desempeñara la pareja a partir de ahora y su financiación, quién pagará sus gastos de seguridad y el coste que conlleva el mantenimiento de sus residencias oficiales y si, tras la renuncia, tienen derecho a seguir percibiendo los ingresos que recibe el matrimonio a través del ducado de Cornualles, la amplia cartera de propiedades e inversiones del príncipe Carlos. Unos emolumentos que superaron en 2019 los seis millones de euros según el diario The Guardian y a los que no estarían dispuestos a renunciar.

Publicidad

El dinero, no es, el problema-dicen los expertos-ya que el Príncipe Harry y Meghan ya son muy ricos. Según David McClure, autor de Royal Legacy, Harry heredó 7 millones de libras cuando su madre murió y las finanzas de Meghan, están muy saneadas teniendo en cuenta que ha ganado medio millón de dólares por cada una de las temporadas de la serie televisiva Suits en las que ha participado.

Pero la pareja, que pretende ser independiente financiera, deberá tener especial cuidado para emprender cualquier negocio o aceptar un empleo en el sector privado para sortear las inevitables críticas de explotar o monetizar la marca real “Royal Sussex” que la pareja ha creado para vender productos con su imagen y recaudar fondos de caridad. Su renuncia, en caso de que se produjera, a utilizar sus títulos reales podría significar que pierdan el uso de esta marca.

Publicidad

La familia real británica, triste, furiosa y decepcionada con los Duques de Sussex

La decisión de los duques de Sussex de abandonar progresivamente el primer plano como representantes de la familia real británica ha sacudido los cimientos de una monarquía en sus horas más bajas tras el escándalo Epstein que ha provocado que el Príncipe Eduardo haya sido apartado de sus funciones. La familia real, especialmente la Reina y su hijo Carlos, están furiosos y decepcionados por no haber sido informados previamente por la pareja de sus intenciones. Y es que, al parecer, el matrimonio no consultó su decisión de hacerlo público con ningún miembro de la familia, ni siquiera con su hermano Guillermo, el duque de Cambridge.

Según The Times el príncipe William ha expresado su “tristeza” a su entorno más cercano por el hecho de que la familia real ya no es un “equipo”. William, asegura esta fuente, le habría confesado a un amigo su decepción: “He rodeado a mi hermano con el brazo durante todas nuestras vidas, pero ya no puedo hacerlo más, somos entidades separadas”.

En el comunicado emitido por el Palacio de Buckingham pocas horas después de que la pareja anunciara en Instagram su renuncia de funciones, no se ocultó la “complicada situación” que habían provocado los Sussex con su decisión. Y en un intento de calmar al pueblo británico, desde palacio se aseguraba que "las conversaciones con el duque y la duquesa de Sussex están en una etapa temprana”.

Sin embargo, hoy se espera que se adopten decisiones que despejen todas las dudas sobre el papel que desempeñarán a partir de ahora Harry y Meghan dentro de la monarquía británica. Un papel que, a tenor del mensaje subliminal enviado por la Reina Isabel II en su último mensaje navideño, parece claro: los Sussex, como ya ocurriera con el Príncipe Eduardo, serán apartados del núcleo duro de la familia como ya se dejó entrever en la foto oficial en la que aparecieron sólo ella, su hijo Carlos, su nieto William y su bisnieto George.