Isabel Pantoja «trataba de inútil» a Kiko Rivera según su ex representante

Álex Suárez avanzaba ayer en «Sálvame» que se avecinan «curvas muy heavys» en la guerra entre madre e hijo

Kiko RiveraInstagram

El programa de Telecinco sigue desgranando poco a poco cuál sería la verdadera relación entre Isabel Pantoja y Kiko Rivero. A la espera de la que promete ser la segunda entrega del gran culebrón del año en el cuché, «Sálvame» hablabla ayer con Álex Suárez, ex representante de Kiko Rivera, que contaba cómo vivió él la situación cuando trabajaba con el DJ, que solía sincerarse con él y le contaba parte de sus problemas con su madre.

Suárez arrancaba apuntando la obsesión con el dinero de la tonadillera, pero sus declaraciones más impactantes vinieron después, cuando afirmaba que «trataba de inútil» a su hijo. Aseguraba que cuando Kiko llegaba a casa y le contaba a su madre sus nuevos proyectos, ella no le mostraba su apoyo: «Isabel le decía continuamente “olvídate, tú no vales para eso”, y le trataba de inútil».

Para evitar malas interpretaciones, el conductor del programa, Jorge Javier Vázquez, ahondaba en la cuestión: «¿Isabel Pantoja no ayudaba a Kiko Rivera emocionalmente en su carrera?», preguntaba incisivo, ante lo que Suárez respondía que nada.

El presentador ha querido saber si la causa de esta actitud era una posible «pelusilla», a lo que el ex representante de Kiko contestó: «Yo pude ver cómo cogió un cierto recelo y tuvo un detalle muy feo difamando sobre mi persona». También ha aludido al supuesto control que la tonadillera intentaba tener sobre su hijo y que eso suponía que «todo lo que fuera salirse del tiesto: movida de las gordas».

Como muchos otros cercanos a Pantoja y a Kiko, Suárez avanzaba, además, que lo que está ocurriendo actualmente entre madre e hijo es solo el principio y que vienen «curvas muy heavys», al tiempo que recordaba en directo una cena que tuvo con Kiko en la que el DJ se puso a llorar por la falta de confianza de su familia: «Me dijo que no podía ser que él quisiera buscarse la vida, pero tuviera que estar sometido a que su tío y su madre le dijeran que no vale para nada». De este modo concluía que, en su opinión y desde un punto de vista psicológico, «en casa no le han arropado mucho. Ha tenido mucha falta de cariño». Una afirmación confirmada ya en varias ocasiones por el propio Kiko desde que empezó el enfrentamiento con su madre por Cantora.