Isabel Pantoja viajó a Venezuela en 1986 para hacerse con la fortuna de Paquirri en América

Tras la aparición en Viva la Vida de una documentación que prueba la existencia del dinero de América de Paquirri, LA RAZÓN desvela que su viuda, Isabel Pantoja, viajó a Venezuela en 1986 para reunirse con Salvador Salvatierra, el banquero que tenía en sus manos la fortuna en America de Paquirri.

La cruda verdad del toreo. Postrado en la camilla de la enfermería, Paquirri conversa con el doctor sobre su cornada

La documentación que prueba la existencia de una fortuna, hasta ahora secreta, de Paquirri en Sudamérica comienza a ver la luz 36 años después de la muerte del torero. Era en el programa “Viva la Vida” de Telecinco dónde José Antonio Avilés, hacía públicos los “papeles de la verdad”, una documentación inédita sobre la herencia de Paquirri, en la que por primera vez se prueba que “el dinero de América” existía y que se lo repartieron sus herederos.

Según esta documentación, fue Ramón Calderón, defensor judicial de Kiko Rivera en el reparto de la herencia y abogado durante años de la tonadillera, quién comunicó al contador partidor de la herencia, Juan Moya García, que obraban en su poder los documentos relativos al dinero depositado por el diestro en América. El letrado sevillano nombrado por el difunto en su testamento para repartir su herencia, fallecido hace años, guardaba entre sus archivos, las conversaciones con Salvatierra y Calderón para la repatriación de parte del dinero de América.

Ramón Calderón durante la presentación de la Feria San Isidro.GDGGTRES

Así, mecanografiado en documentos que nunca se hicieron oficiales ni figuraron en las escrituras del reparto de la herencia de Paquirri, Juan Moya dejó por escrito la evidencia que todos los herederos de Paquirri han negado durante décadas por miedo al fisco: que había una fortuna en América y que, en 1985, ya estaba detallado cuánto correspondía a cada uno.

Juan Moya, repartidor contador de la herencia, dejó por escrito el dinero cómo debía repartirse el “dinero de América”

Día 30 de Mayo de 1986: celebro conferencia telefónica con Ramon Calderón desde el Hotel Alfonso XIII y me dice que han llegado los documentos. Estos son: 271.761 dólares, 266.923 dólares, 116.562 dólares. Todo esto suma 655.246 dólares. Me dice Ramón Calderón que compruebe con mis datos por si falta algo. Compruebo con mis memorias.”

Juan Moya comprueba la información que le transmite Ramón Calderón con sus archivos y hace referencia a una reunión que tuvo lugar el día 6 de julio de 1985, comprobando que no concuerdan las cantidades que le da el abogado palentino que tenía que defender los derechos hereditarios del hijo de Isabel Pantoja. “En dicha reunión a la que asistió Salvador Salvatierra, informó que había los siguientes certificados o documentos: 185.605 dólares a nombre de todos los herederos y legatarios (o sea, padre y hermanos Rivera Pérez, Rivera Ordóñez, Isabel Pantoja e hijo). 272.786,99 a nombre de Isabel y herederos o hijos que tuviere. 272.786,99 a nombre de Rivera Ordóñez. Asimismo existía a nombre de Felipe Proper 50.000 dólares. Total en América: 781.160 dólares aproximadamente”.

Francisco Rivera, "Paquirri", durante sus bodas con Carmina e Isabel Pantoja.EfeGtres

Tras calcular la cantidad total del dinero de Paquirri, revisa su documentación y deja por escrito que el “Día 2 de diciembre de 1985, me informa por teléfono Ramón Calderón de que lo que corresponde a los Rivera es 109.000 dólares. El día 4 de diciembre de 1985 en conversación telefónica a las 10 de la noche con Salvador Salvatierra me dice que el dinero de la familia Rivera es de 112.753,70 dólares y que el certificado de depósito vence el 16. El día 5 de diciembre de 1985 hablo con Filpo y me dice que, en su conversación con Salvatierra, le ha indicado que la cantidad que corresponde a los Rivera Ordóñez es 263.091,70. Le digo que sumado lo que corresponde a los Rivera y a los hijos de Carmina, asciende a 375.844 dólares y que como el día 6 de julio de 1985 había 781.160 , al restarle los 50.000 dólares de Felipe Proper que ya se han enviado, quedan 731.160. Restando a dicha suma 375.844 dólares , quedarían 355.316 que es lo que quedaría a nombre de Isabel Pantoja e hijo, o es lo que debería haber.”

Teresa Rivera, hermana de Paquirri y madre de José Antonio CanalesTelecinco

El contador repartidor deja constancia en sus escritos que falta dinero y anota: “En síntesis. Si tenia que haber 731.160 dólares y ahora en la documentación enviada hay 655.264 dólares, faltan 75.914 dólares”. Una cantidad, que representaba aproximadamente un 10% del dinero de Paquirri, que desaparece misteriosamente y del que nadie da explicaciones. Podría ser que la cantidad desaparecida fuera la comisión que cobrara el encargado de hacer llegar ese dinero a España o que, por alguna extraña razón, el dinero hubiera desaparecido en mayo de 1986 cuándo, teóricamente, nadie que no tuviera poderes sobre estas cuentas podría haberlo hecho. Según se detalla en la documentación, “que los bienes dejados en América a su fallecimiento están en poder de Don Salvador Salvatierra Quintero.”

No queda constancia en la documentación desvelada por José Antonio Avilés, cuándo y cómo llegó ese dinero a España. Pero lo cierto es que, en 1985, ya había llegado a España 50.000 dólares y se buscaba la fórmula para traer el resto. De hecho, tras conocerse la existencia de más de 700.000 dólares en Venezuela, el 20 de noviembre de 1985, se reclama por burofax al banquero que facilite la entrega del dinero.

Fue la propia Teresa Rivera quién, por primera vez, confesó en Telecinco el pasado viernes, que “nosotros recibimos 20 millones de pesetas.” Teresa no descubre, sin embargo, ni quién ni en qué fecha le hacen entrega de los millones. Pero en LA RAZÓN les desvelamos en exclusiva como Isabel Pantoja, 17 meses después de la muerte de su marido, viaja a Venezuela para hacerse con el control del dinero que había en América.

Salvador Salvatierra tenía la llave de la incalculable fortuna en dólares de Paquirri

Parte del dinero que el torero tenía en América estaba en varias cuentas corrientes del Banco Unión, presidido por la familia Salvatierra, en sus sedes de Panamá y Venezuela. En Venezuela además, tenía varios negocios con el banquero y magnate venezolano al que Paco había conocido en sus giras americanas y con quién había trabado una gran amistad.

Prueba de ello es que Salvador Salvatierra fue testigo del testamento que firmó el torero, horas antes de casarse con Isabel Pantoja, en la notaría de Don Ángel Olaverría Téllez en 1983. Francisco Rivera Pérez era consciente de la importancia de nombrar albacea y administrador de sus bienes al hombre que controlaba su incalculable fortuna al otro lado del Atlántico. Allí, en cuentas corrientes en Panamá, Caracas, Nueva York y Miami, tenía el dinero procedente de una década toreando como máxima figura del toreo en Sudamérica. Además de dinero en metálico, el diestro tenía sociedades en Venezuela, propietarias de negocios y fincas en el que entonces, era uno de los países más ricos y prósperos de Sudamérica. La llave de su fortuna americana la tenía, por tanto, Salvador Salvatierra, íntimo amigo del torero y con quién Paco se había asociado para hacer varias inversiones y negocios que dieran aún mayor rentabilidad a su millonaria fortuna en dólares.

Isabel viajó a Caracas acompañada de Ramón Calderón para reunirse con Salvador Salvatierra, presidente del Banco Unión, dónde Paquirri tenía varias cuentas.

Isabel conocía a los Salvatierra desde antes incluso de su boda. La cantante disfrutó con el torero de la hospitalidad de los millonarios, cuando tras la grave cogida de Paquirri en Bogotá, pasaron una convalecencia de lujo en una de las residencias del magnate. Fue allí, desde donde la pareja anunció en exclusiva en 1982, su intención de casarse en Sevilla en abril del año siguiente.

Tras quedarse viuda, Isabel no cejó en su empeño de viajar a Venezuela para controlar el dinero que dejaba en herencia el torero. Lo haría a mediados de mayo de 1986, antes de que se cumplieran los dos años de la muerte del torero.

Un viaje relámpago a Venezuela de difícil justificación

La revista “Lecturas” recogía en su publicación del 20 de mayo de 1986, el viaje de la “viuda de España” a Venezuela. Según la mencionada revista, “se trata de un viaje de promoción”, ya que no tenía previsto dar ningún concierto. Algo extraño ya que Isabel no tenía previsto viajar hasta tierras americanas hasta octubre. Aquel inesperado viaje a Latinoamérica obligó a Isabel a separarse por primera vez del pequeño huérfano que se quedó al cuidado de Doña Ana. Otros medios, como “Semana”, recogían en su portada las lágrimas de Isabel Pantoja despidiéndose de “su pequeño del alma” en el aeropuerto de Barajas. Era el primer viaje de la viuda de España al extranjero y tuvo una gran repercusión mediática.

Una lluvia de billetes cae sobre Isabel PantojaLa Razón (Custom Credit)

A su llegada al aeropuerto de Caracas la expectación era máxima. A la terminal internacional acudía a recogerle el mismísimo Salvador Salvatierra, un hombre importante y muy reconocido en Venezuela, ya que además de ser uno de los hombrees más ricos del país estaba casado con Josefina Palacios, V Condesa de Tovar. El matrimonio acudió a recoger a la artista acompañados de sus hijas mayores.

Las imágenes muestran el cariñoso reencuentro del magnate venezolano e Isabel Pantoja, que lucía una gran sonrisa a pesar de su reciente viudez. La tonadillera estuvo en Caracas cuatro días y regresó a España. Según las anotaciones de Juan Moya, el 30 de mayo, Ramón Calderón y él hablan por conferencia telefónica. El hecho de que, el contador repartidor anote que se trataba de una conferencia telefónica, hace suponer que el abogado designado por Isabel para defender los intereses judiciales de su hijo, se encontraba fuera de España. Quizás en Venezuela a donde habría acompañado a la tonadillera para ocuparse de los asuntos legales, una vez que ella se hiciera con el poder de las cuentas americanas del viudo.

Mientras la cantante regresa a Madrid, Ramón Calderón informaba, una semana después de su partida a Juan Moya que tenía en su poder los documentos: mas de 700.000 dólares, el dinero de Paco en Venezuela. ¿Desmentirá ahora el abogado y ex presidente del Real Madrid que más que defensor judicial de Kiko Rivera, actuó como abogado de Isabel Pantoja? Continuará...