Se vende Cantora con bicho dentro. ¿Es posible?

De todas las opciones que podría barajar Kiko Rivera para vender su parte de Cantora ha anunciado la más desagradable para Isabel Pantoja. “Igual pronto tiene inquilinos por allí tomando café con ella” ha bromeado el Dj tras anunciar que ya tiene ofertas en firme.

Isabel Pantoja en un paseo a caballo en Cantora/Foto: Gtres
Isabel Pantoja en un paseo a caballo en Cantora/Foto: Gtres

Es, sin duda, el golpe definitivo para Isabel Pantoja. Kiko Rivera ha anunciado que ya tiene ofertas sobre la mesa para comprar su parte de la finca Cantora y que está dispuesto a hacerlo para recuperar lo que le queda de la herencia de su padre.

Kiko Rivera ha confirmado este domingo en Telecinco, en una edición especial del Deluxe, que ha ido avanzando en las negociaciones tras confirmar que es posible venderla en proindiviso. Para hacer posible la operación ha rebajado el precio de su parte de la finca sin dar detalles de cuánto dinero le ofrecen los compradores.

“Pensaba que no se podía hacer, pero me he reunido con mis abogados, y sí. Tengo un comprador interesado, lo asume todo” ha dicho el hijo de la tonadillera. El Dj está dispuesto a amargar la existencia de su madre y ha bromeado ante la posibilidad de que Pantoja tenga que compartir la finca con un nuevo propietario: “Igual pronto tiene inquilinos por allí tomando café con ella”.

Según ha explicado se trataría de la misma persona que, hace unos años, visitó la propiedad e hizo una oferta de siete millones de euros que su madre rechazó. Su negativa a vender la finca que les dejó en herencia Paquirri es la causa de que haya surgido este conflicto entre madre e hijo. Pero... ¿puede vender Kiko Rivera su parte sin contar con el beneplácito de Isabel Pantoja?.

Entrevista en Sálvame Deluxe a Kiko Rivera
Entrevista en Sálvame Deluxe a Kiko Rivera FOTO: Telecinco Mediaset

La situación en la que se encuentra Kiko Rivera en lo que afecta a la herencia que recibió de su padre es más habitual de lo que parece. Para los propietarios que tienen una vivienda en proindiviso puede resultar especialmente complicado vender su parte ya que, esta operación requiere unanimidad de todos los copropietarios. Aún así hay formas de hacerlo y les explicamos cómo podría actuar Kiko Rivera para deshacerse de su 47,60 de Cantora.

¿Qué opciones tiene Kiko para vender en desacuerdo con Isabel Pantoja?

Un proindiviso es la expresión jurídica que se refiere al derecho de propiedad sobre un bien cuya titularidad es compartida con otras personas. En ocasiones, a raíz de un divorcio, una herencia o una donación, la propiedad de un bien acaba en manos de varias personas y surgen problemas entre los copropietarios.

Si un copropietario se niega a vender su parte de proindiviso, como es el caso de Isabel Pantoja, la otra parte está en su derecho de hacerlo por diferentes vías. Una de ellas sería plantear una demanda de cese de proindiviso para que se decidan las condiciones de venta o previo a la demanda, en un acto de conciliación, comunicar formalmente a la otra parte su voluntad de poner fin al proindiviso. Esto podría ser, o bien vendiendo la totalidad de la propiedad a un tercero o bien proponiendo a la otra parte que compre la cuota en el proindiviso.

Si Isabel Pantoja persistiese en su idea de no vender la finca ni comprar la parte de su hijo, no habría más remedio que ir a juicio con el agravante de que ya quedaría demostrada su negativa a la venta y, en consecuencia, tendría que hacerse cargo de todas las costas del proceso judicial por obstaculizar la venta del proindiviso.

El comprador está interesado en firmar con Kiko Rivera aunque la finca tenga “bicho”

Pero, dado que el DJ es consciente de que su madre no está dispuesta a desprenderse de Cantora, la solución es vender su porcentaje de propiedad a un tercero, tal y como ha anunciado que va a hacer. Para ello deberá notificar a su madre formalmente esta intención, ya que tiene derecho de adquisición preferente ante cualquier otro interesado. Si Isabel Pantoja tampoco quiere comprar la parte de su hijo, éste podría ofrecérsela a un tercero. En cualquier caso, vender el proindiviso sin acuerdo entre las partes será más complejo y costoso, ya que a la dilatación del proceso se une el costo del mismo y el pago de impuestos más gravosos.

Los toros de Ángel Vilariño y la finca Cantora, que tenía arrendada, al fondo.
Los toros de Ángel Vilariño y la finca Cantora, que tenía arrendada, al fondo. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Una vez vendido el 47,60 % que Kiko posee de Cantora, el nuevo titular de la finca podría negociar la compra de la parte de Isabel Pantoja o proceder a la división de la cosa común mediante un procedimiento en el juzgado. Antes podrían intentar llegan a un acuerdo, de dividir la finca o repartirse el uso y disfrute de la totalidad de la finca por temporadas. En el caso de que no hubiera acuerdo, el nuevo propietario de Cantora instaría un proceso para que se adjudique a cada uno una parte de la propiedad sí la misma es divisible y cuando no lo es, instando a la venta del bien y reparto de las ganancias entre todos los titulares de la propiedades a razón de su participación.

Vender en proindiviso cambiaría la plácida vida de Isabel Pantoja en Cantora

Lo que está claro es que cualquiera de estas opciones complicaría la plácida vida de Isabel Pantoja y sus seres cercanos en este bello paraje gaditano. Teniendo en cuenta que la tonadillera se enfrenta a graves problemas económicos por el impago del préstamo hipotecario que, a nombre de Pantomar S.L, solicitó en 2002 y a la deuda que aún mantiene con Hacienda, la mejor opción para la tonadillera sería vender su parte al nuevo propietario y así, evitar la subasta de Cantora.