La fulminante decisión de Mediaset tras la detención de Carlos, de ‘La Isla de las Tentaciones’, por abuso sexual

Ha sido arrestado en Canarias, donde estaba de viaje, junto a dos amigos suyos, en Sevilla

Carlos, concursante de la tercera edición de "La isla de las tentaciones"
Carlos, concursante de la tercera edición de "La isla de las tentaciones" FOTO: Mediaset

En plena tercera edición de “La isla de las tentaciones”, agentes de la Guardia Civil de Canarias han detenido a Carlos Algora, el joven sevillano que participa como tentador en el programa de Mediaset, según adelanta “El Confidencial”. Su arresto se ha producido mientras estaba de viaje en Canarias, donde permanecía acompañado de otros tentadores. Pero él no ha sido el único: mientras le ponían las esposas, han detenido en Sevilla a dos amigos suyos, dos hombres con pareja y uno de ellos con hijos menores.

A los tres se les está investigando por haber abusado sexualmente y en grupo de una joven francesa el pasado 13 de febrero, durante una fiesta ilegal celebrada en Colmenarejo (Madrid). Se trata, como admite la publicación citada, de una conducta presuntamente delictiva en su ámbito privado, sin tener nada que ver con su participación en el programa de Telecinco ni con la productora.

Mediaset España y la productora del programa (Cuarzo Producciones) han publicado un comunicado conjunto en el que se desvinculan del delito por el que se le acusa al participante del ‘reality’. “Hasta que la investigación concluya, hemos decidido eliminar su presencia en el programa”, explica la declaración. El programa encara la recta final de su emisión ante el próximo estreno de ‘Supervivientes’, pero la grabación finalizó hace meses. Ambas empresas han mostrado su “condena y tolerancia cero ante cualquier tipo de agresión sexual”.

La joven francesa ha denunciado ante la Guardia Civil que fue drogada y víctima de abusos sexuales en grupo por parte de los jóvenes, que conoció durante la fiesta. Manifiesta haber sufrido abusos sin su consentimiento, sospechando que la hayan intoxicado con algún tipo de sustancia, según informa “El Mundo”.

Ante esto, los agentes recogieron los testimonios de los que estuvieron presente en la fiesta, pudiendo evidenciar que el joven sevillano podría haber cometido el delito mencionado. Ayer, los investigadores se desplazaron a dos municipios de Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria, donde se produjeron las detenciones. Se les imputaría un delito de abuso sexual, ya que no habrían ejercido ni violencia ni intimidación contra la víctima.

Fiesta desalojada

El pasado 13 de febrero en Madrid, en plena pandemia del coronavirus, la fiesta comenzó en la discoteca Tiffanys, donde la joven conoció a un grupo de sevillanos que había viajado a la capital. El propio Carlos fue el encargado de alquilar el chalet donde se produjo, más tarde, la fiesta multitudinaria e ilegal. Según “El Mundo”, al dueño le engañaron diciendo que era un evento de coches.

Según la Guardia Civil, cuando el propietario de la casa vio por las cámaras de videovigilancia que se trataba de una fiesta ilegal, avisó. Los agentes acudieron y desalojaron el lugar, denunciando a varias personas por incumplir las medidas sanitarias.

Dos días después, el problema aumentó cuando la joven denunció los abusos sexuales. Contó que se tomó una copa en un vaso que dejó unos momentos para bailar y, más tarde, comenzó a perder la consciencia. Solo recordaba flashes: que le proponían tener relaciones sexuales, el pene de un chico en la cara y a otro tocándole los genitales.