Paz Padilla: la verdadera razón por la que se SEPARÓ de su marido Antonio antes de morir

Se conocieron cuando eran jóvenes y tras muchos años separados, decidieron darse una segunda oportunidad que duró hasta el último momento.

Paz Padilla y su marido
Paz Padilla y su marido FOTO: La Razón (Custom Credit)

El año 2020 fue el más duro para Paz Padilla. Tras perder a su madre en febrero, su marido Antonio también falleció a mediados de verano a consecuencia del tumor cerebral que padecía y que la presentadora de ‘Sálvame’ quiso mantener en secreto hasta el último momento. A pesar de tan duro bache, la gaditana quiso afrontarlo de la mejor manera posible, apoyándose en el profundo amor que sentían el uno por el otro. “No se ha muerto mi marido, se ha muerto mi alma gemela, el amor de mi vida. Es lo único que le he podido dar. Amor del bueno. Le decía te quiero y gracias, 24 horas al día”, señaló en su primera entrevista en ‘Sábado Deluxe’ tras el fallecimiento de su esposo.

Lo cierto es que su historia de amor bien podría haber salido el guion de una película de Hollywood. Paz Padilla y Antonio se conocieron cuando todavía eran adolescentes y tenían 14 y 17 años, respectivamente. Iniciaron una relación sentimental que se alargó durante una buena temporada, pero la cosa no fue del todo bien y terminaron rompiendo cuando la presentadora se mudó a Madrid. Fue entonces cuando ella comenzó su romance con Albert Ferrer, el padre de su hija Anna, aunque su vínculo no cuajó y también se divorciaron.

Paz Padilla y su marido
Paz Padilla y su marido FOTO: La Razón (Custom Credit)

Tras casi dos décadas después de haberse conocido, Paz Padilla se encontró de nuevo con Antonio y el amor volvió a surgir entre ellos. Es como si fueran almas gemelas que estaban destinadas a estar juntas, y así sucedió. Pero, ¿por qué separaron sus caminos durante tanto tiempo? ¿Cuál fue el detonante de la primera y única ruptura? La humorista por fin ha aclarado los motivos en una entrevista con Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’.

Paz Padilla ha nacido para ser artista y desde muy joven ha perseguido su sueño. Cuando su carrera empezaba a despegar en Madrid y se codeaba con todo tipo de personalidades, Antonio no estaba del todo contento con el estilo de vida de su pareja, y así se lo hizo saber. “Me dijo que dejara de ser artista, ¡pero si yo era feliz! Saliendo por ahí, conociendo toreros... El poco tiempo que teníamos para vernos lo pasábamos discutiendo, así que dije: ‘se acabó'”, explica la presentadora de ‘Sálvame’. Cerca de 20 años después, sus vidas volvieron a unirse hasta que la muerte le separó una vez más, en esta ocasión de forma definitiva, hasta que se encuentren de nuevo allá donde Antonio esté.