La ‘HERENCIA’ más especial de Mila Ximénez ya tiene dueño

La que fuera colaboradora de ‘Sálvame’ falleció el pasado miércoles 23 de junio.

Mila Ximénez
Mila Ximénez FOTO: Gtres

Ha pasado casi una semana desde que Mila Ximénez perdiera la vida en su casa de Madrid, rodeada de sus seres queridos, a consecuencia del cáncer de pulmón que le fue diagnosticado un año antes. La tertuliana luchó con todas sus fuerzas hasta el último momento, aunque el duro tratamiento al que tenía que someterse se le hizo cuesta arriba en algunas ocasiones y llegó a pensar en tirar la toalla, tal y como ella misma reveló en ‘Sálvame’ en una de sus últimas intervenciones públicas: “A mí me gusta vivir, pero con calidad de vida. A mí si me dicen que me queda x tiempo, me quiero organizar. Saber cómo quiero pasarlo. Mientras pueda estar así, bien, pero si esto va para larguísimo y no saben si voy a salir.... Lo dejo, me cojo una casa en el campo, me voy de viaje o lo que sea, pero se acabó”.

Lo cierto es que Mila Ximénez llegó a pasar por momentos muy complicados a raíz del tratamiento y de la soledad que sentía a consecuencia de las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus. Echaba tanto de menos a sus nietos que le podía el dolor de corazón al de su enfermedad, y solo su compañera más especial era capaz de sacarle una sonrisa en sus horas más bajas: su perrita Ova. “Cuando llegó no podía parar de llorar preguntándome si tendría fuerzas para cuidarla. Ella se ocupa de disipar mis dudas. Claro que lo haré. Hacía tiempo que no me sentía tan responsable de alguien”, explicó en la revista Lecturas.

Mila Ximénez con su perrita Ova
Mila Ximénez con su perrita Ova FOTO: Mila Ximénez Instagram

Ova llenó de alegría y cariño sus días más difíciles, y por pequeños instantes le hacía olvidarse de la realidad a la que se enfrentaba. Cuando los médicos confirmaron que su marcha era inevitable, a Mila Ximénez le atormentaba la idea de que su fiel compañera se quedara sola, y de hecho no se fue hasta estar segura de que encontraba para ella un nuevo hogar. “Hasta que por fin salió una familia con unos niños, que la perrita es ideal para una familia con unos niños, y en ese momento, cuando vinieron a recogerla, al poco tiempo después Mila se fue. Parecía que quería esperar hasta ver con quién dejaba a Ova”, explicó Marisa Martín-Blázquez en ‘El programa de Ana Rosa’.

En este momento, su perrita Ova disfruta en un nuevo y feliz hogar, aunque echando de menos a Mila Ximénez tanto como el resto de sus seres queridos. Sin duda, se trata del legado más especial de la tertuliana, un legado que a punto estuvo de caer en manos de su compañero Víctor Sandoval. Tal y como él mismo reveló, quería proponerle quedarse con la perrita en cuanto se enteró de la triste noticia de que la sevillana se marcharía tarde o temprano, pero nunca se atrevió a lanzarle la petición. “No quería verbalizarlo, porque era hacerse a la idea de lo que iba a ocurrir y no quería pensarlo, estoy que no me lo creo todavía”, confesó, visiblemente emocionado, en ‘Sálvame’.