Toros

El Cordobés ante su nuevo negocio: “Mis hijos me llaman Míster Voltio”

El diestro se rebela contra la dictadura de las grandes eléctricas: «Es más fácil aprender chino que entender una factura de la luz»

El Cordobés en una imagen de archivo
El Cordobés en una imagen de archivoChema MoyaEFE

«La electricidad es un toro difícil, pero también tiene su lidia». El diestro lleva al argot taurino su incursión en su nueva andadura profesional: el mundo de las eléctricas. «Mis hijos me vacilan: Cuando llego a casa, dicen: mira ahí llega Mister Voltio». Motes familiares aparte, la vida del diestro ha dado un giro de 180 grados en los últimos tres años. La pandemia, por un lado, y los tres años de parón en su carrera por otro, han hecho que el diestro se replantee su horizonte profesional. Eso y varias operaciones de cadera (lleva dos prótesis) pusieron en perspectiva al torero, que durante el confinamiento decidía abordar un nuevo futuro profesional, muy alejado de toro. Su nuevo discurso como empresario se centra ahora en la defensa de las energías renovables. «España es un pulmón a nieve energético mundial. Tenemos 3.000 horas de sol al año, es como si hubiéramos descubierto una veta de petróleo, pero mejor aún, porque se trata de energía limpia», asegura.

En diciembre de 2020 «El Cordobés» materializaba ese giro en su vida al constituir junto a varios socios ADI Energía. Entraba en un mercado tan apasionante como desconocido. «Me da más miedo cambiar un enchufe que enfrentarme a un toro. Somos una empresa pequeña, echamos más horas que un reloj, pero estamos trabajando bien, y estoy convencido de que esto al final va a acabar dando sus frutos».

Con un capital social de 6.000 euros –completados a los pocos meses hasta los 45.000–, el torero constituía junto a varios socios, entre ellos Antonio Limón, ADI Energía. La empresa, que tiene licencia como compañía eléctrica y también capacidad para operar como comercializadora de energía, está radicada en Tomares (Sevilla) y tiene vocación generalista, con permiso para operar en la península, Islas Baleares, Islas Canarias, Ceuta y Melilla.

Manuel Díaz, 'el Cordobés', presenta su nuevo proyecto eléctrico FOTO: La Razón La Razón

Con sedes operando ya en Játiva, Extremadura, Sevilla, Granada y Málaga, ADI Energía nace al mercado tras fusionar la empresa una operadora anterior con un número propio de clientes. Con esta base y los conocimiento técnicos de sus socios, que provienen del mundo de las energías renovables, montaban la empresa con una idea clara: crecer poco a poco pero con la clara intención de hacerse un hueco en el proceloso mercado de las eléctricas.

Una factura de chinos

Su interés es posicionarse en el mercado como una empresa fiable al consumidor. El propio «Cordobés» se pone de ejemplo: «Es mejor aprender chino que intentar entender una factura de la luz, yo lo he intentado y es imposible. Yo creo que la gente –continúa–, tiene que saber lo que paga y por qué lo paga. Esto yo lo comparo con cuando compras un zapato: quien lo compra tiene que saber por qué vale lo que vale y esa es nuestra idea». Respecto a su papel en la compañía, reconoce que entró por amistad con sus socios y sin saber nada del mercado pero que trabaja duro para ponerse al día. «Mis socios son los que saben, mi papel dentro de la compañía está relacionado con la parte de la imagen, tenemos la idea de lanzar el proyecto en breve, pero mi interés es que la gente conozca qué hay detrás de la factura de luz que paga y que lo hagan de forma clara y sencilla».

El Cordobés en una imagen de archivo

El diestro se siente orgulloso de los orígenes humildes de la empresa, con lo que se identifica de pleno: «Empezamos de forma humilde en las oficinas de uno de mis socios, ahora ya tenemos sede y oficina propia. Cada día crecemos un poco más, tenemos más clientes, y más empleados propios».

El caballo de batalla de la empresa ahora es encontrar un hueco en el mercado aprovechando el momento convulso que vive la electricidad con las nuevos tramos de discriminación horaria. «Ahora estamos ocupados en la oferta de nuevas tarifas, con el cambio de regulación queremos ofrecer a la gente tarifas de luz para ayudarles a pagar menos, que es de lo que se trata. No queremos sólo tener clientes, queremos darles confianza». Manuel Díaz reconoce ser un conejillo de indias para la empresa, «yo tengo puesto de todo en mi casa. El ejemplo hay que darlo en casa de cada uno ». «El Cordobés» empresario, además, empieza a verle salidas a la empresa en su propio sector. «Hablo con compañeros de profesión y ganaderos, y veo que la energía solar puede tener muchas aplicaciones prácticas para ahorrar dinero para el ganado bravo y manso».

La ecología es otro punto importante del discurso del diestro, que ve en la energía fotovoltaica un modo de energía limpio y sostenible. «Llegue a esta empresa porque soy padre y estoy comprometido en dejar a mis hijos y la generaciones que vienen por detrás un país más limpio y más sostenible». El matador se muestra exultante. «Soy feliz –asegura–, estoy metido en esto a tope. Voy por la calle y la gente ya no me pregunta por toros, me pregunta por la luz. Me dicen: oye tu luz es como la de los otros o no; yo les digo: mete el dedo en el enchufe y verás si es igual o no», se ríe.