Casa Real

El enfado “royal” de Victoria Federica por el vestido de Gunilla

Se le propuso a la influencer para desdramatizar, posar con la aristócrata y esta se negó.

Victoria Federica y Gunilla von Bismarck
Victoria Federica y Gunilla von Bismarck FOTO: Gtres

Fue la epifanía del glamour, como reza la propia marca del vestido, que ha disparado los rayos y los truenos en la idílica vida de Victoria Federica. Fue el pasado domingo, en la gala Starlite, donde la sobrina del rey Felipe VI y la condesa alemana Gunilla Von Bismark, coincidían en la fiesta con el mismo traje de la firma, Amen Style y que han sido inmortalizadas en todas las portadas del papel couché.

Gunilla von Bismarck y Luis Ortiz at photocall Starlite Festival de Marbella
Gunilla von Bismarck y Luis Ortiz at photocall Starlite Festival de Marbella FOTO: KJM GTRES

Pues bien, según ha sabido La Razón, este pequeño altercado que Gunilla, sin duda la reina del saber estar y del glamour en Marbella, se lo ha tomado con total simpatía, no ha sido así en el caso de Victoria Federica. La celebrity no aceptó de buen gusto la coincidencia.

Victoria Federica
Victoria Federica FOTO: Instagram Instagram

Preguntando ¿Pero como ha podido ocurrir esto? Según fuentes del entorno de la gala, “la nieta del rey se enfadó señalando que solo ella debía posar con el vestido”. Pero en el protocolo de orden de aparición en la alfombra roja, la diosa valquiria Gunilla von Bismarck, era la primera en acceder al photocall, y así lo hizo como una divinidad. Y Victoria Federica, la última celebrity de aparición, al considerarla la organización como el personaje mas mediático. Así que todo el mundo vio primero a la musa marbellí luciendo espectacular, al lado de Luis Ortiz y por ultimo a Vic que se aposto en el recinto con el ceño fruncido oyendo a su alrededor “le ha copiado el vestido a Gunilla” y sin querer pararse nada mas que para la foto de rigor.

Victoria debería aprender de su tía, la Reina Letizia

Para quitarle hierro al asunto, personas cercanas a la musa marbellí, propusieron que se hiciera un simpático posado juntos las dos para “desdramatizar el asunto”. “Así parecería, como un divertido momento, tras darse cuenta de que iban vestidas iguales. Algo liviano y sin importancia posando juntas. Como ya hizo su tía la reina Letizia, cuando en un acto publico apareció con el mismo traje de otra asistente. “Vic debería ser mas humilde y aprender de su tía la reina Letizia y de su reacción al el mismo traje puesto en otra mujer” nos dicen. La referencia versa sobre el día en el que en una entrega de premios la Reina Letizia, fue la encargada de otorgar el premio a Inmaculada Vivas, catedrática de Derecho que apareció en el escenario con el mismo vestido. Cuando la premiada acudió a recibir su premio, la reina no pudo más que sonreír por la curiosa coincidencia. Después la cogió por los hombros en un gesto de cariño cuando vio que Inmaculada Vivas parecía algo avergonzada por la situación. La reina quiso ir un paso más allá y ambas posaron juntas para dejar retratada la divertida coincidencia.

Gunilla compro el vestido, a Vic se lo prestaron

El vestido de la discordia de ambas mujeres, tuvo una adquisición muy diferente. El diseño de inspiración setentera, de tiras de colores combinadas con tul elástico y formando dibujos geométricos, fue adquirido según nos cuentan, “hace muchos meses” en la tienda de que Simona Gandolfi, esposa de Hubertus de Hohenlohe tiene en Marbella Club, y a la que Gunilla es asidua. La alemana ya sostenía, a la redactora que escribe este articulo, a principio de verano que: “Este año me vais a ver mucho con Luís, he comprado vestidos nuevos, vamos a ir a todos los actos que nos gusten porque queremos celebrar la vida. Son muchos los que se han ido en este tiempo y nosotros queremos seguir desfrutando de todo lo que tenemos”. Y uno de los trajes que adquirió fue de este diseño que le enseño su intima Simona y que pertenece a la última colección Pre Fall 2023 de Amen Style.

La adquisición del vestido por parte de Victoria Federica fue un proceso totalmente diferente. Fue prestado por la marca para que lo portara a precio cero. Una cesión para que le diera publicidad y que escondía sin saberlo, un dardo envenado entre sus pliegues, que desato el enfado de la influencer.

“Las malas pulgas” de Vic

Victoria Federica diva de photocall.
Victoria Federica diva de photocall. FOTO: Sergio R Moreno GTRES

En la publicidad de la marca AENM se escenifica su ropa como un “elemento catalizador” de buena energía, hecho que no ocurrió en esta ocasión por parte de Victoria Federica. Tras este suceso, muchos son los que han criticado la actitud de Victoria Federica por “su altanería”. Uno de los empleados de Starlite, comentaba a este medio que: “cada vez que viene al “after” hay problemas con ella. Estamos todos cansados de su habitual prepotencia y el: ¿Y tú no sabes quien soy yo? Cuando todos sabemos perfectamente que ella es la sobrina del rey, y por respeto a su tío que es un gran señor Felipe VI, debería dar ejemplo y no portarse así. Yo es el ultimo año que trabajo aquí, porque esto parece el ranchito de ella y de sus amigos”. Las numerosas transgresiones a las normas de la ciudad de Marbella han provocado que la socialité no cause muchas simpatías en la ciudad. En redes sociales, todos aplauden la actitud de Gunilla y critican la de Victoria Federica. Porque sin duda, Marbella tiene una reina sin corona, que se ha ganado con su sencillez el cariño incondicional del pueblo.