¿Confunde la noche a Kiko Rivera?

Testigos confirman una discusión entre el hijo de Isabel Pantoja y su mujer la noche en la que inauguraron la discoteca que ahora regenta.

  • Kiko Rivera y su mujer Irene Rosales
    Kiko Rivera y su mujer Irene Rosales

Tiempo de lectura 2 min.

17 de octubre de 2019. 21:32h

Comentada
Pepe del Real.  17/10/2019

La primera bronca entre Kiko Rivera e Irene Rosales provocada por su nueva faceta como empresario de la noche no se ha hecho esperar. El día 24 de septiembre, el DJ hizo una fiesta a la que convocó a amigos y a la Prensa para inaugurar su nuevo proyecto, la discoteca Hoyo. Unos días más tarde, el 28, se abría el local al público. Aquella noche Irene estuvo al lado de su marido. Además de su mujer, amigos y muchos conocidos se acercaron hasta el local para acompañarle.

Todo salió como se esperaba. Buen ambiente, gente guapa y música de la mano de Kiko y algunos de sus colegas. La presencia del hijo de Isabel Pantoja fue el reclamo perfecto para todos y también para todas. Un séquito de chicas impresionantes se acercaron para hablar con los más íntimos del DJ y también con el propio Kiko.

Al parecer, él no se cortó. Comentan los asistentes que Kiko puso el ojo en una de las jóvenes y bromeó con ella durante un buen rato. Los minutos pasaron volando para él pero se convirtieron en horas para su mujer. Cuentan los testigos que, cansada de la situación, Irene se plantó. Hizo saber a Kiko que estaba incómoda con lo que ocurría y la respuesta de Kiko no gustó a Irene. La llamada al orden no sirvió de mucho y solo consiguió caldear el ambiente y hacer evidente el enfado entre el matrimonio. La situación era tan incómoda que, para evitar males mayores, Kiko decidió volver a casa con su esposa.

No es la primera vez que la sombra de la infidelidad les persigue. Hace pocas semanas el rumor de un presunto encuentro íntimo entre Kiko Rivera y Sofía Suescun hizo que Irene Rosales tuviese que dar la cara en “Viva la Vida”, el programa en el que colabora. La nuera de Isabel Pantoja lo dejó claro: "Estoy muy tranquila porque tengo total confianza en mí marido y estamos muy enamorados. Desde que empecé con él sabía que podían pasar cosas así”.

La situación terminó salpicando a su cuñada Isa Pantoja, a la que acusaron de haber filtrado esta información con la intención de dinamitar el matrimonio de Kiko e Irene. Sin embargo, estas acusaciones nunca se han podido demostrar y todavía sigue siendo una incógnita quiénes fueron realmente los que expandieron los detalles. Pero, ¿es cierta la aparente calma que la pareja vende? Sólo el tiempo nos dejará conocer la verdad y sabremos si las bases de este matrimonio son tan sólidas como quieren hacernos ver los protagonistas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs