Gente

Las tres mujeres (y los motivos) que distanciaron a Alba de su padre, Manolo Santana: Otti, Mila y Claudia

La hija pequeña del tenista despide a su padre, seis meses después de perder a su madre, Mila Ximénez

Alba Santana, hija de Manolo Santana y Mila Ximénez, llega a la capilla ardiente del ex tenista en la Caja Mágica de Madrid, a 13 de diciembre de 2021, en Madrid (España).
TENIS;FALLECIDO;DEPORTISTA;MANOLO SANTANA;FAMOSOS;CAJA MÁGICA
José Oliva / Europa Press
13/12/2021
Alba Santana, hija de Manolo Santana y Mila Ximénez, llega a la capilla ardiente del ex tenista en la Caja Mágica de Madrid, a 13 de diciembre de 2021, en Madrid (España). TENIS;FALLECIDO;DEPORTISTA;MANOLO SANTANA;FAMOSOS;CAJA MÁGICA José Oliva / Europa Press 13/12/2021 FOTO: José Oliva Europa Press

Veinticuatro horas antes de que Manolo Santana sufriera el infarto que le llevó a la tumba, su hija Alba reconocía a Kiko Matamoros que seguía sin tener contacto con él. Desde la llegada a la vida del tenista de la colombiana Claudia Rodríguez, su esposa desde 2014, ni las alegrías, ni las enfermedades, tampoco las desgracias, consiguieron que padre e hija olvidaran sus diferencias. Ni el nacimiento de sus nietos, Alexander y Charlotte, las muertes de su consuegro, el padre de Avid Mirón, el marido de Alba, los achaques de salud de Santana ni tampoco la reciente muerte de Mila Ximénez, provocaron que uno de los dos, se decidirá a levantar el teléfono e intentar la reconciliación.

Pero Alba no es la única que no mantenía contacto con su padre. El deportista, una leyenda del tenis, ha fallecido sin hablarse con cuatro de sus cinco hijos: Manel, Borja, Beatriz, Bárbara y su favorita, Alba. Los motivos del distanciamiento familiar se callan aunque casi todos señalen a la misma persona: Claudia, su viuda, la mujer que se hizo fuerte en la vejez del famoso tenista.

Alba sobre Claudia: «No tengo relación con la viuda. No he venido a darle el pésame a ella, he venido a despedirme de mi padre». En sus primeras declaraciones a la Prensa que se congregaba en el homenaje póstumo a Manolo Santana, realizado en la Caja Mágica de Madrid, la hija de Mila Ximénez no ha esquivado la polémica. Con su innata elegancia ha dejado clara su posición ante Claudia, a quien no ha saludado, al igual que su hermana Beatriz.

«Mientras mi padre estaba entre nosotros hemos tenido dificultad para vernos pero le he querido muchísimo y ahora sé que está en paz -decía, tranquila y serena, a los compañeros de programa de Mila Ximénez-. Mi hermano mayor no ha podido estar pero estamos todos los demás y eso a mi padre le hubiera encantado».

La periodista Mila Ximénez y el tenista Manolo Santana con su hija Alba
Santana
La periodista Mila Ximénez y el tenista Manolo Santana con su hija Alba Santana FOTO: Korpa ©KORPA

Quedarse huérfana en apenas seis meses ha sido un duro golpe para la pequeña de los Santana, pero no poder despedirse de su padre hace aún más dura la pérdida de la figura paterna.

Padre e hija no se veían desde 2008, cuando, tras la ruptura del matrimonio del tenista con la modelo sueca Otti Glanzielus, comienza una relación con su última mujer, Claudia, íntima amiga de Otti. Alba, que consideraba a Otti como una segunda madre, nunca vería con buenos ojos a la colombiana.

Los últimos coletazos de la vida en común de su padre y Otti, los vivió Alba desde una relativa distancia. Instalada en Holanda con Aviv Mirón, un millonario de origen judío, con quién se casó en junio de 2006 en Marbella, Alba sufrió la intromisión de Claudia, íntima amiga de Otti, que provocó la ruptura del matrimonio. A diferencia de su padre, que ya no ocultaba su amor por Claudia, y apenas le dedicaba tiempo a su familia, Mila Ximénez estaba cada día más presente en la vida de Alba. Los viajes de la colaboradora a Amsterdam se intensificaron, sobre todo, a raíz del nacimiento de sus nietos, Alexander y Charlotte, a los que adoraba. Manolo ni siquiera llegó a conocerlos lo que provocó la furia de Mila y una gran tristeza en Alba.

Relación irrecuperable

La hija favorita del campeón sería una de las grandes perjudicadas de los brutales ataques de Mila a la última mujer del tenista, a quien acusaba de distanciar a Manolo de sus hijos, sus nietos y sus amigos. Aquello acabaría pasando factura a Alba que, desde entonces, no consiguió recuperar la especial relación que le unía a su padre. La hija de Mila, al igual que los tres hijos que tuvo Santana con Fernanda Dopeso, se negaron a acudir al enlace de su padre y Claudia, celebrado en Marbella, en julio de 2013. Sí han acudido, a excepción de Manel, su primogénito, por motivos de salud, a despedirle a Madrid, aunque han evitado acercarse a su viuda. Tan sólo Bárbara, la hija que el tenista tuvo con una azafata de vuelo, se ha mostrado cómplice y cariñosa con Claudia.