Gente

Adela González, ‘Sálvame’ y el trampolín que no pudo ser

La presentadora no ha conseguido alcanzar los niveles de popularidad de sus compañeros

Adela González, presentadora de 'Sálvame'
Adela González, presentadora de 'Sálvame' FOTO: Jesus Briones GTRES

Hace meses que ‘Sálvame’ comenzó un proceso de lavado de cara y llevó a cabo algunos cambios en todos los niveles. Carlota Corredera fue cesada como presentadora, y Alberto Díaz corrió la misma suerte en su papel de director. Además, se anunció a bombo y platino un nuevo fichaje. La periodista Adela González se uniría al equipo de presentadores, igual que Terelu Campos, que regresaba al magacín de Telecinco en calidad de conductora. La de Guipúzcoa afrontó con mucha ilusión este nuevo reto, probándose en un registro completamente ajeno a ella: “un tono desenfado con el que aportar datos e informar de historias que entretienen y emocionan”, explicó en el comunicado que difundió la cadena.

Además, para Adela González, ‘Sálvame’ supuso el salto a la televisión nacional. Por primera vez se ponía al frente de un programa líder en su franja horaria, y todo parecía indicar que su nuevo puesto le abriría otras puertas y oportunidades laborales diferentes. Sin embargo, pasados tres meses de su aterrizaje en el formato de La fábrica de la tele, su progreso en lo que a popularidad y notoriedad pública se refiere sigue estancado. No hay más que echar un vistazo a sus redes sociales para comprobarlo. Mientras que sus compañeros presentadores cuentan en Instagram con más de 100.000 de seguidores, ella apenas supera los 3.500.

No se trata de un asunto baladí, puesto que las redes sociales suponen hoy una importante herramienta de trabajo y de llegar a más personas. De hecho, sus compañeros obtienen jugosos ingresos extra gracias a la colaboración publicitaria con diferentes marcas, marcas que, de momento, no parecen interesadas en Adela González por su escaso número de seguidores.

Por desgracia para ella, aunque de momento no puede probar las dulces mieles del éxito en las redes sociales, sí que debe lidiar con la parte negativa de estas plataformas. Su nuevo trabajo en ‘Sálvame’ ya le ha valido su primera horda de ‘haters’, personas que, escondidas bajo el anonimato que Internet les ofrece, cargan contra ella en su cuenta de Instagram. Comentarios como “Lástima que haya acabado en ‘Sálvame’. Ya se ve como pierde la imparcialidad” o “te estás pareciendo a Jorge, y eso no es bueno” ya pueden leerse entre algunas de sus publicaciones. En cualquier caso, ya saben lo que dijo el gran Salvador Dalí: “Que hablen bien o mal; lo importante es que hablen de mí”.

Sigue aquí el directo de Eurovisión:

https://www.larazon.es/television/20220514/dsixb2mqjvfehkfpl3gjspa7pa.html