... Y las reinas irán en vaqueros

Greta Garbo no andaba muy lejos de la reina Cristina de Suecia en cuanto a personalidad se refiere. Ambas inteligentes, independientes, celosas de lo suyo, lesbianas silenciadas. Ninguna de las dos se casó. En el filme de Rouben Mamoulian de 1933, el gran taquillazo de la Garbo, la reina Cristina de Suecia, que vemos al principio escapar de palacio travestida de hombre –guiño del Hollywood del código Hays–, deja el trono por amor al embajador español, Antonio Pimentel de Prado, un romance que nunca existió en realidad o no más allá de las habladurías palaciegas.

Lo cierto es que Cristina se negó a contraer matrimonio y fue uno de los motivos por los que abdicó en 1654, un episodio que ha hecho correr ríos de tinta y sorprendió a todas las cortes de la época. «Con el tiempo se entenderán mis motivos», dijo al estupefacto Consejo del Reino. El libro «Princesas en jeans. Historia, significado y vigencia de la monarquía» (Edaf) se interroga sobre este caso concreto y muchos otros ligados a las casas regentes de Europa para, a través de numerosas anécdotas, preguntarse por el sentido de esta institución milenaria en el siglo XXI.

Las historiadoras María y Laura Lara iluminan episodios tan variopintos como el de León V, rey armenio destronado por los mamelucos que acabó siendo nombrado Señor de Madrid en el Medievo, o el brevísimo reinado (solo 13 días) del ruso Boris I en Andorra en 1934. «Deporte, mucho deporte» era una de sus recetas para el pequeño principado. Cinco guardias civiles que no encontraron resistencia se lo llevaron prendido a Barcelona. Ahí acabó la aventura. De la leyenda a la historia, y vuelta, las autoras buscan poner «sobre el tapiz los hilos que entretejen un sistema», la monarquía, siempre cuestionada y comparada con la república, «y los factores que avalan su perdurabilidad más allá de las centurias».

Figuras tan destacadas como las de Balduino y Fabiola en Bélgica, los Grimaldi, con más de 700 años al frente de Mónaco, o los regentes de Liechtenstein, los más ricos del continente, desfilan por un libro que analiza el futuro de las casas reinantes. Cinco de las doce monarquías europeas estarán en manos de princesas en los próximos años, incluida la de España casi con seguridad, a pesar de que en nuestro país, al igual que en Monaco y Liechtenstein, rige la prevalencia del varón. También del pasado, presente y futuro de la ley sálica se habla en «Princesas en jeans». Y de mujeres que, en tiempos tan recientes, caminaron por el filo de la leyenda, como Lady Di, enterrada con un rosario de la Madre Teresa de Calcuta. Decía hace unos meses Ida Vitale en Madrid, tras recoger el Premio Cervantes, que «la monarquía es la solución perfecta para los países educados, como España». En traje regio o en jeans.