MENÚ
sábado 23 marzo 2019
04:46
Actualizado

La L9 costará 9000 millones más de lo que previó el tripartito

La obra, sin fecha de inauguración, languidece por falta de dinero

  • La L9 costará 9.000 millones más  de lo que previó el tripartito
    La L9 costará 9.000 millones más de lo que previó el tripartito

Tiempo de lectura 4 min.

27 de noviembre de 2011. 23:49h

Comentada
28/11/2011

Barcelona- La Línea 9 del Metro de Barcelona tiene algo de Sagrada Familia, se sabe cuando comenzó a construirse pero no cuando se acabará. Y, a la vista del coste estratosférico de la obra, ni siquiera el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, es capaz de ponerle fecha. No en vano, su conselleria ha sido una de las más afectadas por la política de recortes de la Generalitat.  El baile de cifras desde su gestación es considerable y Recoder explicó ayer que el coste final de la obra, con intereses incluidos, será de 16.000 millones de euros. Una cifra muy por encima del presupuesto inicial del gobierno  de CiU, de 2.600 millones; de los  3.700 presupuestados por el tripartito  y de su posterior revisión, 6.900 millones, por parte del mismo gobierno.
La construcción de la L9 se inició en 2003, y ocho años después sólo están inauguradas 12 estaciones de las 52 estaciones proyectadas, después de que en septiembre entrara en servicio la estación de Santa Rosa, en Santa Coloma de Gramenet, que supuso una inversión de 31,7 millones de euros.

Dos tuneladoras paradas
Dos de las tres tuneladoras siguen paradas y el conseller de Territorio, en declaraciones a Ep, reconoció que no sabe cuándo se podrán retomar las obras. Por ahora, sólo la que trabaja en la Zona Franca sigue operativa mientras que las otras dos esperan su turno, y la financiación necesaria, a la altura de la calle Manuel Girona en el barrio de Sarriá y en la plaza Lesseps.
Con un futuro tan incierto, el conseller mantiene que al menos el tramo que conecta el aeropuerto con la Zona Franca estará acabado en 2014. Del resto, poco se sabe. «Para mí, el gran problema que tenemos no es retomar el tramo central, sino ver cómo salimos del lío financiero que tenemos organizado», destacó Recoder, ya que retomar las obras supone un coste alto, aunque aún resulta más caro no retomarlas. Según el conseller,  los contratos que firmó el anterior gobierno tripartito con las empresas que gestionan el proyecto son draconianos. «Nos tienen pillados por todos los lados», señaló el conseller de Territorio.

Reprogramar estaciones
Recoder aseguró que el objetivo del Govern es acabar la L9, pero advirtió de que se reprogramarán todas las estaciones que lleven a sitios donde no haya actividad o las que estén situadas a menos de 500 metros de distancia la una de la otra, hay varias situadas a 250 metros. Se trata de paradas que se encuentran en lugares con poca demanda o con posibilidad de acceso al transporte público a pocos metros de ellas. Es el caso de Muntanya y de Manuel Girona, que aún no han empezado a construirse y se encuentran relativamente cerca de otras estaciones. Las otras estaciones que se reprogramarán están en zonas de desarrollo urbano como el área residencial estratégica (ARE) de El Prat –Eixample Nord–, que por ahora no tiene mucho futuro, o de Motors, en el futuro barrio de la Marina del Prat Vermell en la Zona Franca, que no tiene visos de arrancar debido a la precaria situación económica en la que se encuentran la mayoría de las inmobiliarias.
Con las estaciones sucede más de lo mismo. Las rebajas también afectarán al diseño y a los acabados de las estaciones en construcción. Si las que se inauguraron hace un tiempo en Santa Coloma y Badalona destacan por su carácter futurista –disponen de seis ascensores de acceso a las vías– las próximas en entrar en servicio serán mucho más modestas.
Los únicos tramos que a día de hoy funcionan de la L9 es el que va desde Sagrera Meridiana hasta la estación de Can Zam, en Santa Coloma de Gramenet, y también está operativa la L10 desde Sagrera Meridiana hasta el Gorg, en Badalona.

350.000 usuarios
La Línea 9 contará con 52 estaciones, de las que 20 serán intercambiadores, conectará, además, con Ferrocarriles de la Generalitat, Cercanías de Renfe, el Trambaix y el AVE. Se prevé que cada día 350.000 ciudadanos la utilicen para desplazarse entre los cinco municipios. Además, la línea 9 hará paradas en puntos claves como el aeropuerto de El Prat, la Zona Franca, el recinto de Fira Barcelona en Gran Vía, la ampliación del puerto de Barcelona, la Ciudad de la Justicia, el campus universitario de Diagonal, la Sagrera (AVE) o el Camp Nou.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs