MENÚ
domingo 18 agosto 2019
15:26
Actualizado

No hay omegas sino dosis por Miguel Ángel ALMODÓVAR

  • No hay omegas, sino dosis, por Miguel Ángel ALMODÓVAR
    No hay omegas, sino dosis, por Miguel Ángel ALMODÓVAR

Tiempo de lectura 2 min.

04 de diciembre de 2010. 12:09h

Comentada
5/12/2010

En un simposio recientemente celebrado en Madrid se han puesto sobre el tapete varias y muy esperanzadoras novedades sobre los salutíferos efectos de los ácidos grasos omega-3. El profesor norteamericano Kenneth Honn ha expuesto sus investigaciones sobre su potencial para ralentizar el crecimiento tumoral y la evitación de metástasis, mientras que nuestro científico José Ordovás apuntaba que los omega-3 pueden ser capaces de reducir sustancialmente el estrés metabólico que sufre el sistema celular, como consecuencia de los rápidos cambios en los estilos de vida y en los ritmos circadianos. Se unen estos hallazgos a todo lo ya sabido sobre otros innumerables beneficios, pero ante la benéfica avalancha conviene recordar que esos efectos tienen lugar si la dosis diaria es la oportuna y terapéutica, porque si sigue valiendo el viejo aforismo médico de que no hay venenos sino dosis, lo mismo cabe decir en contraposición positiva. Lo que en «roman paladino» equivaldría a decir que menos «enriquecimientos» y mucho más pescado azul, nueces y suplementos calibrados.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs