MENÚ
sábado 19 enero 2019
08:47
Actualizado

El president negociará con Zapatero la reforma de una decena de leyes para «salvar» el Estatut

Zapatero tendría que cambiar diez leyes para dar a Montilla su Estatut

¿Y ahora qué? Es la pregunta que muchos catalanes se hicieron tras la manifestación del 10-J en Barcelona para protestar por la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut. Para el PP, la respuesta es clara: hay que acatar el dictamen. Para ERC, en cambio, la única salida «digna» que le queda a Cataluña es la independencia.

  • Zapatero tendría que cambiar diez leyes para dar a Montilla su Estatut
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de julio de 2010. 01:16h

Comentada
Barcelona. 19/7/2010

El presidente de Cataluña, José Montilla, rechaza la salida radical de ERC y, aunque comparte con el PP el principio de que hay que acatar la sentencia, tiene un plan para que el Estatut no se vea trasquilado.

Montilla avanzó un resumen durante su intervención en el pleno extraordinario en defensa del Estatut que el viernes se celebró en el Parlament de Cataluña. Tal y como le aconsejan los juristas del Govern, para burlar la sentencia, negociará con el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero la modificación de una decena de leyes estatales o el uso de los artículos 150.1 y 150.2 de la Constitución, que permiten el traspaso de competencias.   No va a ser fácil y los socialistas saben que con una reunión no será suficiente, pero ayer Montilla dijo de nuevo que «no vamos a renunciar a nada» porque el Alto Tribunal, a su juicio,  deslegitimado «política, ética y moralmente», ha hecho una sentencia «con calificativos y expresiones, sin sentido, que son una ofensa gratuita».

Las instituciones

La sentencia sobre el Estatut declara inconstitucionales el Consejo de Garantías Estatutarias y el Síndic de Greuges. Ambas instituciones están ya constituidas y operan con normalidad en Cataluña. El TC ve inconstitucional que el Consejo de Garantías Estatutarias pueda bloquear las leyes del Parlament a través de dictámenes vinculantes. Para burlar la resolución, Montilla defenderá un acuerdo entre los partidos para respetar en el Parlament los informes del Consejo sin una norma que obligue a ello.
Para evitar que la figura del Síndic de Greuges pierda las competencias exclusivas que le otorga el Estatut, propondrá cambios en la Ley Orgánica del Defensor del Pueblo para pactar las competencias de ambas instituciones en Cataluña.

Las veguerías

Respecto al despliegue territorial de siete veguerías en sustitución de las cuatro provincias, la sentencia es clara, las provincias no pueden desaparecer. El trueque está en reconocer un régimen especial para Cataluña en esta materia. La Ley de Bases de Régimen Local ya reconoce situaciones singulares como las comarcas o los regímenes especiales de Barcelona y Madrid.

La justicia
Para recuperar el Consejo del Poder Judicial de Cataluña,  Montilla propondrá reformas de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de las leyes de enjuiciamiento penal, civil, de procedimiento laboral y de la jurisdicción contenciosa administrativa.  Con la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial se busca concretar las funciones del Consejo de Justicia con tal de que dejen de ser inconstitucionales.

La financiación

La conquista más importante de la que se ha beneficiado Cataluña desde que entró en vigor el Estatut también ha sufrido la estocada. El Estatut no ha logrado ser la norma básica del sistema de financiación de la Generalitat porque prevalece lo que diga la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Queda en manos del Estado diagnosticar cuál debe ser el esfuerzo fiscal que deban realizar Cataluña  y el resto de autonomías, puesto que es el único garante de la solidaridad.

Montilla puede agarrarse a la interpretación de los juristas catalanes que sostienen que la LOFCA «se sitúa por encima de los Estatutos de Autonomía». Sin embargo, es más sencillo defender la financiación  catalana  formulando leyes orgánicas. Si el conseller de Economía, Antoni Castells, no ha puesto el grito en el cielo tras la resolución del TC es porque lo que se quería obtener a través del Estatut se puede plasmar debidamente con las correspondientes leyes estatales. Si la financiación ya protagonizó la guerra más cruda entre el Gobierno y la Generalitat, antes de aprobarse, ahora no será menos.

Competencias

El informe que los juristas catalanes elaboraron para el Govern lamentaba que el TC ha convertido en humo el objetivo del Estatut de ampliar el techo competencial de Cataluña. Para recuperar las competencias exclusivas de Cataluña que dilapida la sentencia, la única salida que puede proponer Montilla a Zapatero es que las instituciones del Estado se autolimiten. La misma táctica puede aplicar para recuperar autonomía sobre las competencias compartidas. En cuanto a competencias ejecutivas, Montilla puede defender el uso de los artículos 150.1 y 150.2 de la Constitución, que permiten el traspaso de competencias.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs