La derecha se impone por la mínima en las elecciones de Uruguay

Una diferencia de 28.666 votos obliga a un nuevo recuento

En el malecón de Montevideo se respira tranquilidad, la propia de un país que muchos tildan de aburrido en comparación a sus vecinos. Sin embargo, Uruguay se enfrenta a una de las mayores pruebas a su elogiada estabilidad: la polarización. Una «foto finish» donde Luis Lacalle Pou, del conservador Partido Nacional, el favorito para ganar de manera amplia según todas las encuestas, terminó en empate técnico con su rival de izquierdas, Daniel Martínez, del gobernante Frente Amplio. De todas formas y por el estrecho margen, habrá que esperar hasta hoy para saber los resultados definitivos. La diferencia es de solo 30.059 votos. Con el 99,5% de los votos escrutados, Lacalle Pou obtuvo 1.161.990 (50,5%) y Daniel Martínez 1.131.931 (49,3%).

En su discurso, Martínez no reconoció su derrota: «Los resultados muestran que no era cierto que el 60% de la población quería que nos fuéramos». Solo lo hará cuando se conozcan los resultados oficiales definitivos. «Siempre respetamos la voz del pueblo. Lo correcto es esperar los resultados de la corte electoral. Sea cual sea va a existir un diálogo con @LuisLacallePou así lo exige nuestra rica tradición democrática. Cuando se confirme que él es electo voy a ir personalmente a saludarlo», escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Lacalle Pou declaró que «en Uruguay casi una mitad votó a un candidato y la otra mitad más un poquito a otro candidato. Este resultado de hoy confirma que el próximo Gobierno debe unir a la sociedad y a los uruguayos y estoy seguro de que todos van a colaborar en su debido término».

Entre las causas de la remontada de la izquierda, muchos analistas señalaban anoche a un responsable, el ex general Manini Ríos, quien habría hecho que miles de votantes colorados se volcaran a última hora hacia Martínez. El viernes se difundió por las redes un vídeo donde Manini exhortaba a los militares a votar por Lacalle Pou. «Son los mismos que despectivamente llegaron a llamarlos carne con ojos. Hoy les piden sus votos», dijo en referencia a los detractores de las Fuerzas Armadas. Hay que tener en cuenta que en Uruguay todavía existe cierto resquemor hacia el Ejército, ya que la mayoría de los crímenes cometidos durante la dictadura no fueron perseguidos.

En cualquier caso, este vídeo generó una gran polémica, reforzada por una publicación del Centro Militar que también llamó a votar a Lacalle Pou «para extirpar el marxismo».

Para «The Economist», «con Chile, el otro modelo de estabilidad en Suramérica, convulsionado por los disturbios, Uruguay se ve todavía mejor». Los gobiernos del Frente Amplio se dividen en tres etapas. Los primeros diez años fueron de mucho crecimiento económico y recuperación del salario real. Luego, a partir de 2014, empieza un periodo de crecimiento mucho más lento y, durante el último año y medio, de estancamiento económico generalizado.