Hungría no participará en 2020 en Eurovisión por ser “demasiado gay”

El Gobierno ultraconservador de Viktor Orban no reconoce los derechos de la comunidad LGTBI

A falta medio año para Eurovisión, la polémica está servida. Hungría no participará en el próximo concurso del 2020 donde España estará representada por Blas Cantó.

La decisión no está exenta de discrepancias, ya que no se debe tanto a criterios musicales, sino a que el Gobierno del primer ministro Viktor Orban considera el certamen eurovisivo con excesivo tinte gay, tal y como publicaba el diario británico "The Guardian" tras unas declaraciones de los representantes de la cadena pública estatal, MTVA, que afirman que entre los empleados la creencia es que la asociación con la cultura gay del festival está detrás de la retirada.

El Gobierno ultranacionalista húngaro apuesta por las familias tradicionales y se opone al matrimonio de parejas del mismo sexo. Aunnque sin pronunciamiento de Orban, esta decisión se suma a la línea de no apoyar los eventos del Orgullo en Budapest ni los que estén relacionados con la comunidad LGTBI+Q. El pasado verano, los diputados del partido oficialista Fidesz, suspendido temporalmente del Partido Popular Europeo (PPE), llamaron a un boicot a la multinacional Coca-Cola por utilizar a una pareja gay en sus marquesinas publicitarias en Hungría.