Actualidad

La prometida de Khashoggi pide justicia por el asesinato del periodista

Un tribunal alemán permite exportar equipos militares a Arabia Saudí pese al embargo del Gobierno

Cengiz, the fiancee of murdered journalist Jamal Khashoggi, attends a news conference in Brussels
Hatice Cengiz, la prometida del periodista asesinado Jamal Khashoggi, durante una conferencia de prensa en Bruselas REUTERSFRANCOIS LENOIRReuters

Más de un año después de la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, el responsable de su muerte sigue en libertad y las circunstancias bajo las que fue asesinado continúan sin esclarecerse. Khashoggi era residente norteamericano y crítico con el príncipe saudí, Mohammed Bin Salman, conocido como MBS. Su muerte causó un gran revuelo mundial, empañando la imagen del príncipe heredero. Tanto la CIA como algunos gobiernos occidentales han dicho que creen que MBS ordenó el asesinato del periodista, algo que ha sido desmentido completamente por Arabia Saudí.

Hatice Cengiz, ex prometida de Khashoggi, acompañó a la relatora de Naciones Unidas para las ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, durante la conferencia en Bruselas sobre la investigación del asesinato del periodista. Callamard ha pedido una mayor implicación por parte de la Unión Europea y Estados Unidos en la investigación del asesinato. A su vez, insta a que el príncipe heredero y otros oficiales saudíes de alto rango sean investigados.

La relatora de la ONU aclaró que el asesinato fue una “ejecución premeditada” y criticó que “la comunidad internacional haya fallado al enviar ese mensaje de respecto a Arabia Saudí, dando la impresión de que es posible no pagar las consecuencias de cometer un crimen”. El objetivo de Callamard es conseguir que se lleve a cabo una investigación a nivel internacional en vez de una a cargo de un tribunal saudí. Sin embargo desde Riad se ha rechazado esta propuesta.

“Ante la falta de respuesta de la comunidad internacional, me siento presionada para actuar. Esto es un asesinato no solo de un periodista, sino de un ser humano, que ha sido cometido por un Estado", manifestó la activista tras incidir en que va a “seguir presionando, ya que hay muchos compañeros periodistas de Jamal que siguen en prisión". Callamard criticó a Turquía por su escasa implicación, ya que está ante la oportunidad de “llevar el caso a juicio y no lo ha hecho todavía”.

Por otro lado, en noviembre del año pasado, Alemania paralizó temporalmente la entrega de un pedido armamentístico a Arabia Saudí tras el asesinato de Khashoggi. De hecho, un tribunal alemán ha anulado hoy la prohibición interpuesta a la empresa Rheinmetall sobre la exportación de vehículos blindados a Riad, después de que las autoridades no siguieran los procedimientos correctos.

Este dictaminó que las autoridades no siguieron los procedimientos adecuados a la hora de revocar una licencia aprobada con anterioridad que autorizaba la venta de 110 vehículos blindados a Arabia Saudí, de los cuales 20 habían sido enviados ya a finales de octubre. El tribunal señala que el procedimiento seguido a la hora de revocar la licencia indica que las autoridades trataron de evitar el hecho de verse obligados a pagar una compensación. El Gobierno alemán por su parte puede apelar el fallo.