La clase obrera gira a la derecha

Tim Oliver, investigador del Institute for Diplomacy and International Governance en la Universidad de Loughborough de Londres

¿Quiénes son los nuevos votantes del Partido Conservador? ¿Han ganado los «tories» apoyos de la clase trabajadora?

El voto «tory» solo aumentó un 1,2% con respecto a las elecciones de 2017. Lo crucial de estas elecciones ha sido el colapso del voto laborista, que ha caído un 7,8%. Muchos votantes de la clase trabajadora y de la clase media han abandonado al partido de Jeremy Corbyn. Los laboristas también han sufrido una caída de la participación en zonas donde tradicionalmente tenían el voto asegurado, lo que significa que algunos de los que se decantaban por el laborismo se quedaron en casa. Este hecho es el que ha dado la victoria al Partido Tory. El nuevo escenario indica que muchos escaños históricamente laboristas han ido a parar a manos de los conservadores. En realidad, este fenómeno supone un problema para el ala más radical y libertaria del Partido Conservador, al que le gustaría usar el Brexit para convertir Reino Unido en una especie de Singapur en medio del Támesis, algo con lo que muchos de esos nuevos diputados «tories» no están de acuerdo.

¿Existe una brecha en el voto entre el campo y la ciudad?

Lo que resalta de este resultado es la existencia de una brecha entre las zonas urbanas. Grandes ciudades como Londres o Liverpool siguen siendo bastiones del Partido Laborista. Éstas son zonas que respaldaron en su día la permanencia del país en la Unión Europea. Los conservadores, sin embargo, lograron avances relevantes en ciudades y pueblos del norte de Inglaterra.

A Boris Johnson se le ha retratado como a alguien frívolo y sin un plan claro. ¿Ha tenido alguna consecuencia en el votante?

Se podría decir que ésta ha sido una elección en la que la mayoría de la gente quería que tanto Corbyn como Johnson perdieran, pero cuando tuvieron que elegir, decidieron que Johnson era un candidato más soportable que Corbyn.

¿La herida social del Brexit seguirá abierta por mucho tiempo?

En estos comicios, los laboristas han perdido votos de la gente que quería salir de la UE, pero también de los que deseaban seguir en Europa. Al mismo tiempo, la suma de los votos del Partido del Brexit y del Partido Conservador es del 47%, menos de la mitad de los votantes que respaldaron la permanencia en la UE. A partir de ahora, tras la seguridad de que habrá un Brexit el 31 de enero, el verdadero desafío radica en lo que sucederá después, cuando se negocie cómo será la relación comercial entre Reino Unido y la Unión Europea. Sobre esto se ha dicho muy poco. Boris Johnson ha sido especialmente ambiguo al respecto. Así que parece que el Brexit seguirá siendo un factor de división muy profundo y doloroso en la sociedad británica.