El “hijab” y el velo musulmán van a dejar de ser tabú en el Parlamento israelí

La diputada de la Lista Árabe, Iman Yassin Khatiyahu. b, de 55 años, reivindica el uso de esta prenda religiosa en las instituciones del Estado judío

Iman Yassin Khatib, poised to become the first lawmaker in Israel's history to wear a hijab or head scarf, which she does as a Muslim, following results of her Arab Joint List party in Israel's election, takes a selfie with a friend in Nazareth
Iman Yassin Khatib posa para un selfie con un seguidor en NazaretAMMAR AWADReuters

Mujer, musulmana de 55 años y madre de cuatro hijos. Así es Iman Yassin Khatib, la diputada del Partido Árabe que quedó como tercera fuerza en las elecciones del martes con el 21% de los votos. Una subida espectacular. Khatib representa a La Lista Unida uno de los partidos árabes que acudieron en coalición, que representan a los palestinos de origen pero con la ciudadanía israelí. La mujer ha saltado a los medios de comunicación porque se va a convertir en la primera parlamentaria que use el “hijab” o el velo dentro la sede de la soberanía del Estado judío.

Antes de meterse en política, Khatib dirigía una comunidad de Galilea a las afuerzas de Nazaret, la ciudad en la que vivió Jesucristo. “No hay forma de que el “hijab” no llame la atención. Pero lo realmente importante es ver qué hay más allá. El avance de nuestra comunidad”, asegura Khatib mientras recibe las felicitaciones de sus vecinos de Nazaret y acepta tomarse selfies con ellos.

“Cada desafío al que me he enfrentado en mi vida ha sido más duro por el uso del “hijab”” , asegura. Por eso pide a las personas que “miren más allá del velo”.

La minoría árabe en Israel está compuesta en gran parte por la población palestina residente en la zona durante el imperio Otomano y la colonia británica antes de la creación del Estado de Israel en 1948. En su mayoría son musulmanes pero también hay cristianos y drusos.

Muchos de ellos denuncian la situación de discriminación en las instituciones públicas durante los mandatos de Benjamín Netanyahu.

Pese a ser la tercera fuerza en la Knesset (Parlamento) y haber logrado dos diputados más que respecto a las elecciones de septiembre, -el mejor resultado en 20 años- no tienen un papel relevante en la política israelí. El Partido Árabe siempre ha quedado excluído de las negociaciones para la formación de Gobierno.

Kathib es la cuarta mujer en su partido. Pertenece a la facción islamista de Ra’am, que aboga por más servicios y derechos de los árabes en Israel. También respalda la creación del Estado de Palestina.

“Hay una concienciación cada vez mayor entre las mujeres árabes de que pueden tomar las riendas de su futuro”, asegura. “Mi mensaje para las jóvenes: hay oportunidades. Hay un camino. No limites tus sueños ni tus metas”.