Las librerías belgas no echarán el cierre durante la cuarentena

Las únicas salidas permitidas hasta el 5 de abril serán para ir al médico, a determinados comercios como tiendas de alimentación o para hacer deporte al aire libre

Coronavirus/ COVID-19 outbreak in Belgium
La emblemática Grand Place de Bruselas permanece desierta/EFESTEPHANIE LECOCQEFE

Los ciudadanos de Bélgica deberán permanecer en sus casas desde hoy hasta el 5 de abril para contener la propagación del nuevo coronavirus, anunció ayer la primera ministra belga, Sophie Wilmès. Las únicas salidas permitidas serán para ir al médico, a determinados comercios como tiendas de alimentación o para hacer deporte al aire libre, indicó en rueda de prensa Wilmès, que sigue los pasos de otros países como Italia, España y Francia.

Con 1.243 casos de contagio y 10 decesos en este país de 11 millones de habitantes, la primera ministra que la semana pasada ya decretó el cierre de bares, restaurantes y comercios, aseguró que la situación les “obligó” a adoptar estas “medidas severas”. “Si las reglas no se respetan, se adoptarán medidas más estrictas”, advirtió, no obstante, Wilmès, quien también anunció la prohibición de las reuniones y de los viajes no esenciales al extranjero durante los próximos 20 días.

Los belgas podrán así salir de sus casas para ir al trabajo, siempre que no puedan hacerlo a distancia, para ir a hacer la compra, a correos, al banco, a la farmacia, a poner gasolina o para atender personas dependientes. Librerías, tiendas para animales y peluquerías también podrán abrir, pero respetando las reglas de distanciamiento social. La entrega de comida a domicilio y las comidas para llevar también están permitidas.

“La actividad física al aire libre está autorizada, incluso recomendada”, agregó la jefa del Gobierno belga, precisando que esta podrá practicarse acompañado de alguien que resida en la misma casa o de un amigo, si se respeta la distancia.