Julie, 16 años, la víctima más joven por coronavirus en Francia

No tenía patologías previas, y pasó de una pequeña tos a un estado de máxima gravedad en apenas unas horas. Había dado negativo en dos test del Covid-19

One day at the resuscitation intensive care service of the Ambroise Pare clinic
Personal sanitario en un hospital de Neuilly-sur-Seine, cerca de ParísCHRISTOPHE PETIT TESSONEFE

Conforme avanza el Covid-19 se empiezan a conocer más y más casos de víctimas jóvenes, en contra de la idea generalizada de que solo afectaba a los mayores. Julie, una adolescente de apenas 16 años, se ha convertido en la víctima francesa más joven por la pandemia de coronavirus hasta el momento, una enfermedad que empieza a hacer estragos. Murió el pasado miércoles, en el prestigioso hospital Necker de París, adonde había sidio trasladada desde Longjumeau.

Julie, originaria de Morsang-sur-Orge, había sido ingresada días atrás en el centro hospitalario de Longjumeau, en Essonne, una localidad al sur de la capital, aquejada de problemas respiratorios. Sufrió varios altibajos de salud y pasó varias veces por la unidad de cuidados intensivos.

Sin patologías previas

La estudiante no tenía ningún antecedente médico. Según Sabine, su madre, en declaraciones recogidas por “Le Figaro”, todo comenzó con una pequeña tos de apariencia leve, aparecida una semana antes, que había tratado de curar con jarabe, inhalaciones y plantas.

Pero la situación empeoró rápidamente. “Empeoró este pasado fin de semana con mocos y el lunes fuimos a ver a un médico general. Fue allí donde le diagnosticaron dificultad respiratoria. Ella no tenía enfermedades previas antes”, declaró Manon, su hermana mayor, al rotativo.

El martes, ya en el Hospital Necker, se le informa a la familia que las dos pruebas de coronavirus practicadas a Julie resultan negativas, cuando en el primer hospital dio positivo. “Abrimos la puerta de la habitación, las enfermeras ya no usaban bata en esos momentos y el médico levanta el pulgar para decirme que está bien”, asegura su madre. Por la noche, en cuestión de horas, su estado empeoró rápidamente y tuvo que ser entubada.

“Sus pulmones han fallado. Los médicos hicieron todo lo posible, pero despertarla hubiera sido inútil”, declaró su hermana a “Le Figaro”, donde lanzó un aviso: “Debemos dejar de creer que solo afecta a los ancianos. Nadie es invencible contra este virus mutante”.

Este pasado jueves, durante su conferencia de prensa, el director general de Salud, Jérôme Salomon, ya hizo referencia a este caso. Esta muerte, dijo, supone una “información importante”, “las consecuencias graves en los jóvenes” son “extremadamente raras”. “Ocurren de vez en cuando por múltiples razones. Lo vemos en particular en ciertas infecciones virales (con) formas excepcionalmente severas”, explicó.

Homenajes

La joven era alumna de una escuela secundaria en Corbeil-Essonnes. “A Julie le gustaba bailar, cantar, hacer reír a la gente... Todo excepto quedarse quieta sin hacer nada”, dijo una de sus amigas al periódico francés. La niña, que iba a tomar su bachillerato profesional, quería ir a estudiar eventos.

Solo diez personas podrán asistir a su funeral, que tendrá lugar el próximo lunes. La ciudad de Morsang-sur-Orge, en la que residía Julie, pidió a sus habitantes que le rindieran homenaje. “Esta noche, a las 8 pm, (...) llamamos a los vecinos a encender las velas de la vida en las ventanas y balcones. Con este gesto, demostremos nuestro afecto y nuestra solidaridad ”, instó el alcalde de la ciudad en Facebook.