Un superviviente del accidente aéreo en Pakistán: "Desperté y todo eran gritos. Estaba rodeado de llamas”

Apenas han podido ser identificados los restos de una veintena de pasajeros del vuelo siniestrado en un barrio residencial de Karachi

Mohamed Zubair, de 24 años, ha vuelto a nacer. Sin embargo, no ha conseguido conciliar el sueño. En su cabeza se repite una y otra vez los gritos de espanto de los pasajeros antes de que se estrellara el avión. “Había gritos por todas partes. Gritos de niños, adultos, ancianos", recuerda Zubair en una corta entrevista de 52 segundos desde su cama del hospital, y que se ha hecho viral en las redes sociales.

En un primer momento, Zubair pensó que eran turbulencias. Cuando el Airbus A320 con destino a Karachi, comenzó a temblar violentamente, “pensé que era solo una turbulencia. Después, el piloto anunció por el intercomunicador que el aterrizaje podría ser problemático”, continua el superviviente antes de agregar: “De repente, el avión se sacudió violentamente, una y otra vez".

Momentos mas tarde, el avión de la compañía nacional Pakistán International Airline (PIA) se estrellaba contra una manzana de casa en el barrio de Model Town, aledaño al aeropuerto de Karachi, con sus 99 personas a bordo.

Zubair perdió la conciencia y cuando se despertó todo estaba en llamas. “Vi mucho humo y fuego. Escuché personas gritando, niños llorando", cuenta angustiado Zubair.

El superviviente se quitó el cinturón y logró salir de entre los escombros y el humo y fue rescatado por los servicios de rescate y trasladado al hospital, donde fue ingresado por quemaduras pero se encuentra en condición estable.

El otro superviviente es Zafar Masud, presidente del Banco de Punyab, uno de los más importantes del país.

La última transmisión de intercambio entre el piloto y la torre de control de tráfico aéreo, publicado en el sitio web LiveATC.net, indicó que no había aterrizado y estaba dando vueltas para hacer otro intento.

“Estamos procediendo directamente, señor, hemos perdido el motor”, dijo el piloto.

“Confirme su intento de aterrizaje de panza”, señaló el controlador de tránsito aéreo, proporcionando una pista de aterrizaje. ”Señor, mayday, mayday, mayday, mayday Pakistan", imploró el piloto antes de que terminara la transmisión. A las 14:37 horas local, el vuelo PK8303 perdió el contacto con el control aéreo.

Por horas, el barrio de Model Town se volvió un infierno entre el fuego, columnas de humo, gritos de pánico de los vecinos y sirenas de las ambulancias.

“Vi a un pasajero fuera del avión Estaba vivo. Hablaba. Me pidió salvarle pero sus piernas quedaron bloqueadas en la salida de socorro”, relató Raja Amjad, un testigo que antes había visto a un cuerpo caer encima de su automóvil.

Las tareas de rescate se alargaron hasta la madrugada de este sábado. Según el testimonio de Sarfraz Ahmed, un bombero, numerosas víctimas mortales todavía llevaban puesto su cinturón cuando fueron rescatadas de dentro del aparato. Hasta ahora al menos 19 cadáveres fueron identificados tras practicarles el test de ADN en la universidad de Karachi para determinar quiénes eran las otras víctimas.

Muchos de los pasajeros viajaban para reunirse con sus familias para celebrar la fiesta del Aid al Fitr, la fiesta del fin de Ramadán, una de las más importantes para los musulmanes, después de cerca de un mes de ayuno.

El siniestro aéreo tuvo lugar unos días después de que las autoridades paquistaníes autorizaran la reanudación de vuelos comerciales internos, suspendidos durante más de un mes por el confinamiento impuesto para luchar contra la propagación del coronavirus.

El presidente de PIA, Arshad Malik, dijo a la Prensa en Karachi que se realizaría una investigación independiente, aunque alegó que el avión estaba en buen estado de funcionamiento. El piloto tenía experiencia, según el ministro de la Aviación, Ghulam Sarwar Khan.

La multinacional europea Airbus dijo que el avión fue puesto en servicio en 2004, pero no usaba los colores de PIA hasta 2014. El aparato había registrado un total de 47,100 horas de vuelo y 25,860 trayectos aéreos hasta el viernes. El aparato tenía dos motores CFM56-5B4.

El último accidente importante ocurrió en diciembre de 2016. Un avión de la PIA que efectuaba un vuelo interno se estrelló en el norte montañoso del país, matando a 47 pasajeros. La compañía estatal aérea fue una de las grandes aerolíneas mundiales hasta los años setenta. Pero años de pérdidas financieras, mala gestión y retrasos afectaron a su reputación. PIA estuvo implicada en numerosas controversias. Entre marzo y noviembre de 2007 toda su flota, excepto ocho aviones, fueron puestos en una lista de la Unión Europea de compañías no seguras