Johnson hace “running” en Buckingham Palace con permiso de Isabel II

El primer ministro británico está preocupado por su forma física después de haber padecido la covid-19

Britain's Prime Minister Boris Johnson enjoys a cream tea while touring 'Rodda's Clotted Cream', in Redruth
El primer ministro, Boris Johnson, en una foto de archivo, está ahora preocupado por su forma físicaPOOLReuters

La reina Isabel II ha permitido que el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, haya hecho ejercicio en los jardines del palacio de Buckingham. Johnson padeció la covid-19 y tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Saint Thomas, de Londres. Durante ocho días, se temió por la vida del “premier”. Tras superar la enfermedad por el nuevo coronavirus, Johnson decidió cuidarse más.

En pleno escándalo por su asesor, el polémico Dominic Cummings, la prensa británica ha hecho público hoy que Johnson “el primer ministro del pueblo”, practica deporte en el Palacio más emblemático de Reino Unido.

Imagen del Palacio de Buckingham, en Londres
Imagen del Palacio de Buckingham, en LondresStefan RousseauAP

Medios como “The Telegraph” explican que por razones de seguridad, al “premier” ya no se le permite correr en zonas públicas. También, que después recuperarse de la covid-19 en abril, Johnson ha puesto más énfasis en su estado de salud y en su forma física.

Como recoge la agencia EFE, con pantalones cortos y zapatillas, Johnson fue visto bajarse de un vehículo todoterreno ante una de las entradas laterales del palacio, residencia oficial de la familia real británica, antes de entrar en los jardines, donde hay también una pista de tenis, un deporte, que también gusta al “premier”. Con una camiseta roja y vestido de deporte, así entró Johnson a Palacio.

Según los medios, Johnson cree que la razón por la que debió ser trasladado a la UCI de Saint Thomas fue por su exceso de peso.

La reina Isabel II, de 94 años, hace la cuarentena en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, donde su marido, el duque de Edimburgo, de 98 años, también cumple con el confinamiento.

Las últimas cifras oficiales indican que el Reino Unido alcanzó 37.048 muertos por COVID-19 en residencias, hogares y domicilios, tras sumar ayer 134 fallecidos.