“El Partido Comunista Chino es cada vez más autoritario en China y cada vez más asertivo en el extranjero”

Nace una alianza internacional para hacer frente a China. Políticos de doce países distintos se unen para abordar las relaciones con Pekín

La bandera nacional china ondea en la plaza de Tiananmen
La bandera nacional china ondea en la plaza de TiananmenAndy WongAP

Políticos de Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Lituania, Noruega, Suecia, Reino Unido, República Checa, así como del Parlamento Europeo se han unido para formar una alianza internacional para hacer frente a China. El nuevo organismo, formado por legisladores de varios partidos y países democráticos, pretende reformar el modo en el que sus países se relacionan con China.

Lo han bautizado como “La Alianza Interparlamentaria sobre China” (IPAC) y está compuesta por políticos de los principales partidos de todo el mundo. En la IPAC reconocen que este reto, cómo relacionarse con Pekín, trascenderá a los gobiernos y las administraciones actuales, de ahí el alcance de este recién estrenado foro. Les preocupa que el Partido Comunista Chino declare repetida y explícitamente su intención de expandir su influencia global.

Cuando los países se han enfrentado a Pekín, lo han hecho solos. En lugar de montar una defensa común, de principios compartidos, los países han tenido en cuenta sus propios intereses nacionales que dependen cada vez más de China para obtener minerales, piezas para móviles y otros productos cruciales”, sostienen en la IPAC.

Así, recalcan que “ningún país debería tener que soportar solo la carga de defender las libertades fundamentales y la integridad del orden internacional”.

Andrew Lawrence, al frente de las Operaciones Globales de la Alianza Interparlamentaria sobre China, explica a LA RAZÓN que se trata de un grupo internacional compuesto por políticos de los principales partidos de todo el mundo que trabajan para “reformar el modo en el que los países democráticos abordan China. La Alianza se formó a partir del reconocimiento de que los supuestos que una vez sustentaron nuestro enfoque hacia China ya no se corresponden con la realidad”.

Según Lawrence, “China, bajo el Partido Comunista Chino, es cada vez más autoritaria en el país y cada vez más asertiva en el extranjero”. De ahí que la Alianza Interparlamentaria sobre China se haya creado “para promover una respuesta coordinada entre los estados democráticos a los desafíos planteados por la conducta actual y las futuras ambiciones de la República Popular de China”.

Como explica Lawrence, la IPAC “está formada por una red de legisladores globales y liderada por un grupo de co-presidentes que son veteranos políticos, una muestra representativa de los partidos políticos más importantes del mundo”. Lawrence añade que “de momento, nuestros co-presidentes representan a 12 parlamentos distintos, incluido Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Canadá, Japón y varios países europeos”.

Al preguntarle a Lawrence si la pandemia de coronavirus, originada en Wuhan, China, ha acelerado la creación de la IPAC, el encargado de las Operaciones Globales responde que “no. Nuestras preocupaciones preceden el brote de coronavirus. China no ha acatado las leyes internacionales en Hong Kong y no ha respetado los derechos humanos de los musulmanes uigures en Xinjiang”.

Es más, Lawrence reconoce que “en los años recientes, ha aumentado la presión contra los valores y las prácticas democráticas pues China trata de interferir en la política de países democráticos como Australia y Canadá. Estos asuntos han existido antes de la pandemia de coronavirus”.

Precisamente, resulta muy difícil investigar los orígenes del virus, ante el férreo bloqueo de China. A este respecto, Lawrence asevera que “a pesar de que han surgido evidencias crecientes sobre la notificación tardía e inexacta de China de los primeros brotes de coronavirus a la Organización de la Salud, no es nuestro objetivo comentar sobre los orígenes del virus o la posterior respuesta a la pandemia”.

De momento, Lawrence reconoce que ningún político español ha mostrado su interés aún en la IPAC. Eso sí, “estamos expandiendo rápidamente nuestros miembros. Tenemos representantes del Parlamento Europeo (como Miriam Lexmann, del Partido Popular Europeo o Reinhard Bütikofer, de Los Verdes europeos), pero en la actualidad no contamos con ningún miembro español".

"Creemos que está en el interés común de todos los países democráticos mantenerse unidos para proteger nuestros valores compartidos”, concluye Lawrence.