Sirima Bandaranaike, la primera mujer que llegó a jefa de gobierno en el mundo

Hace sesenta años se convirtió en la primera ministra de lo que hoy es Sri Lanka

Hoy nos parece algo normal, pero hace sesenta años el hecho de que una mujer llegara a dirigir las riendas de un país suponía un paso revolucionario. Eso fue lo que hizo Sirima Bandaranaike, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar la jefatura de un gobierno al convertirse en primera ministra de lo que entonces era Ceilán, así llamado hasta su independencia de Reino Unido en 1972, y hoy conocido como Sri Lanka.

Bandaranaike llegó al poder por la vía de las urnas, después de que su esposo y primer ministro, Solomon R. Dias Bandaranaike, fuera asesinado el 26 de septiembre de 1959 a manos de un monje extremista budista. En mayo de 1960 fue elegida presidenta del Partido para La Libertad (fundado por su esposo) y en las elecciones del 20 de julio obtuvo para su partido 75 escaños, justo la mayoría absoluta, de manera que al día siguiente se convirtió en la primera jefa de Gobierno de la historia.

Desde su puesto de primera ministra, Bandaranaike quiso seguir la estela de su marido en el Gobierno, donde se mantuvo hasta 1965. Años después volvería a ocupar el cargo de 1970 a 1977 y de 1994 a 2000, cuando su hija Chandrika Kumaratunga fue presidenta.

En su mandato, Bandaranaike intentó preservar el equilibrio entre las dos grandes comunidades del país: la mayoría cingalesa, de fe budista, cuya lengua declaró como la única oficial en 1961, y la minoría tamil, de religión hindú, lengua propia y cultura entroncada en la civilización de India meridional.

En 1965, su partido, el SLNP, perdió en las urnas pero ella volvería al poder cinco años después, esta vez sí con el apoyo de los votos, para formar un gobierno de coalición con los partidos Comunista de Sri Lanka (CPSL) y de la Sociedad Igualitaria (LSSP, trotskista), en el que ella se reservó las carteras de Asuntos Exteriores, Defensa, Planificación y Asuntos Económicos.

Desde el punto de vista económico, Bandaranaike se deslizó por una vía de tinte socialista y proteccionista. En su programa incluyó la industrialización del país, financiado en gran medida por los países del bloque soviético. En su vuelta al poder en 1970, nacionalizó la banca, las principales empresas y las plantaciones de té y caucho, decretó el control de los cambios financieros,En política exterior, llegó a un entendimiento con India, en cuya guerra fronteriza con China en 1962 Ceilán intervino como mediador.

Bandaranaike, que participó en la I Conferencia en la cumbre del Movimiento de países No Alineados (MNA) en Belgrado en septiembre de 1961, se adelantó a muchas mujeres que después llegarían a liderar gobiernos nacionales, como fue el caso de Indira Gandhi, en India en 1966.