Maduro excluye a Leopoldo López de su amnistía a 110 presos políticos

En un intento de legitimar las legislativas del 6 de diciembre, el régimen chavista asegura que los opositores tiene la oportunidad de concurrir

Nicolas Maduro lleva años diciendo que no tiene presos políticos, pero ayer inició la semana haciendo público un decreto en el que condona las causas judiciales de 110 personas que permanecían encarceladas, con prisión domiciliaria o en el exilio. La lista fue leída por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, como un gesto que «persigue la reconciliación nacional».

Entre los incluidos en la lista están decenas de dirigentes políticos, incluyendo a 26 diputados nacionales, equivalentes al 15% del Parlamento, que permanecían perseguidos. Entre los amnistiados no se encuentra ningún militar. Tampoco fue incluido Leopoldo López, que permanece como «huésped» en la embajada española en Caracas tras haberse evadido de su arresto domiciliario hace más de un año.

Tampoco se levantaron las medidas judiciales contra Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente interino por casi 60 países, sobre quien pesan cuatro procesos judiciales abiertos y ninguna orden de captura. Tampoco a Julio Borges, diputado que ha asumido el rol de canciller del Gobierno interino, y que permanece fuera del país, ni de personas acusadas de conspirar con el líder opositor para «despojar a Venezuela de sus activos internacionales», como José Ignacio Hernández o Yon Goicoechea.

Con la amnistía de Maduro se reconoce que en el país hay presos de conciencia, y se disminuye en casi un tercio el registro que lleva la ONG Foro Penal, que hasta el 24 de agosto contabilizaba 384 personas encarceladas por motivos políticos.

Rodríguez informó que «los órganos policiales, militares y de servicios penitenciarios deberán implementar de manera inmediata las medidas de libertad acordadas por los tribunales competentes nombradas en este decreto», un mensaje para los cuerpos represores que han mantenido tras las rejas a personas con órdenes de excarcelación de tribunales, pero desatendidas por uniformados. Se espera que las celdas se abran hoy.

La decisión de Maduro sería consecuencia de un proceso de negociación con un sector de la oposición liderado por el ex candidato presidencial Henrique Capriles con respaldo de actores internacionales. Ya el viernes se había dado un primer paso con la excarcelación del diputado Juan Requesens, quien, sin embargo, no fue «indultado» por el régimen y continuará con arresto domiciliario su juicio por atentar contra la vida del gobernante chavista.

El ministro dijo que «no existe de parte de Maduro ninguna intención de que estas personas decidan participar en las elecciones, es una decisión muy personal, no hay ningún tipo de acondicionamiento», pero adelantó que «la intención es que aprovechemos esta oportunidad estelar para que en diciembre demostremos al mundo la solidez de la democracia en Venezuela».

Al menos cuatro españoles entre los indultados

En la lista de los 110 presos políticos indultados por sorpresa por el régimen de Nicolás Maduro, se encontrarían cuatro con nacionalidad española, según confirmó nuestra embajada en Caracas. Se trataría de Antonia Turbay, vinculado al “caso Simonovic”, Demóstenes Quijada, un asesor de Guaidó; Sergio Termini, amigo Julio Borges, y Yorfran Quintero